Nuevo rifirrafe en Senado entre liberales y uribistas

Foto Senado

Nuevamente la plenaria del Senado terminó en enfrentamiento.

Anoche el presidente del Senado, Lidio García, del Partido Liberal, tomó la palabra para llamarle la atención al senador del Centro Democrático, Carlos Felipe Mejía, por supuestamente tildarlo de líder del paro nacional. Este último se defendió diciendo que era una broma.

La tensión se respiraba en el ambiente. Los senadores discutían el proyecto de ley por el cual se reglamenta el derecho a las manifestaciones públicas. García desde su púlpito ya había dicho que seguiría sirviendo al país para que se discutieran las cosas de manera pública. Sin embargo, abrió el debate advirtiendo que “hoy recibí una amenaza y un señalamiento que hoy quiero que me la hagan pública, por haber convocado a los líderes de la marcha social”.

Inmediatamente el senador Gustavo Petro, de Colombia Humana, le pidió a García que ampliara su denuncia: “Alguien lo ha amenazado y las circunstancias que está viviendo el país lo que menos podría suceder es que un miembro del Senado amenace a otro. Me parece que usted debería decirnos quién es y en qué circunstancias porque eso no se puede permitir independientemente de las diferencias que tengamos aquí. Yo le pediría que usted profundizara y se tomaran las medidas que dicta la ley”.

García bajó de su silla al atril, pidió la palabra: “Nosotros convocamos a los voceros de todas las bancadas donde se sentaron los líderes de la marcha social, para servir como facilitadores de una posible mesa de diálogo de negociación con el Gobierno del presidente Iván Duque (…) Hoy cuando empezamos el debate, llegó el senador Carlos Felipe Mejía a señalarme y a gritarme que, a su juicio, yo era el principal líder de la marcha en Colombia. Y quiero que me lo diga en público y que abramos el debate. Sea respetuoso, porque usted siempre quiere estar agrediendo a los colegas y yo le agradezco el favor. Yo no estoy en contra ni a favor de la marcha. Lo que quiero es un país mejor”.

Así mismo, dijo que “usted no puede ser tan irresponsable de tildarme de ser el líder del paro, por una noticia que salió en el Noticiero del Senado. Si quiere abrimos el debate, porque no puede ser posible que usted me venga a irrespetar en privado. Quiero que lo diga en público”.

A su turno, el senador Mejía increpó, dijo: “Yo sé que a usted no le gusta darme la palabra. He sufrido de ese problema desde que soy senador. A los presidentes del Congreso no les gusta darme la palabra. Pero cuando yo dije las cosas estaban la senadora Paloma Valencia, el señor Viceministro del Interior y el señor Secretario. Lo que sucedió es todo lo contrario a lo que usted dijo”.

Mejía sostuvo que “por el respeto y la dignidad que usted detenta como Presidente del Senado, hay cosas que se dicen en privado y no en público. Se lo dije como es mi forma de ser, con toda serenidad, para que no pase lo que no debería ocurrir y es esto. Le dije: ‘Vengo a saludar al líder del paro nacional’. Era una broma, pero también para mostrarle la inconformidad. Yo le pido que no maltrate de esa manera al Gobierno y que usted no termine haciéndole juego a quienes quieren incendiar el país”.

Luego de varias intervenciones que le bajaron la intensidad al enfrentamiento, el presidente García volvió a tomar la palabra. Esta vez más tranquilo, sereno, sostuvo que “mi llamado, muy respetuoso, y se lo digo a quienes han luchado por el paro y a quienes están en contra, que busquemos la manera de aunar esfuerzos entre todos para tener un país mejor. No me queda ninguna prevención con el senador Mejía. Tiene su estilo muy particular, pero las cosas nos las podemos decir con respeto. Hago un llamado a la concordia. Si las cosas aquí no mejoran aplicaré las sanciones establecidas en la Ley Quinta. Estén seguros”.