Caleidoscopio

Foto youtube

¿Economía idealista?

 

“En este libro sostengo que buena parte de la explicación de la debacle de la economía está en que la teoría se basa en concepciones idealistas de lo que los economistas quisieran que fuera esta ciencia y no de lo que es en realidad”, expresó el economista y consultor Eduardo Sarmiento a propósito del libro “Teoría del crecimiento y la distribución para una nueva era”, publicado por la Editorial Escuela Colombiana de Ingeniería y que será presentado esta tarde a las 6 en la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, de Bogotá. Según los editores, Sarmiento ilustra cómo el proceso de desarrollo favorable de la economía colombiana en los últimos años ha llegado a su fin y resalta que muchos de los paradigmas redentores que se exponen desde hace más de medio siglo no se estén cumpliendo en el mundo real.

 

“Teorías idílicas”

 

En efecto el autor llama nuevamente la atención sobre este tema que ya había comenzado a exponer en su libro “Distribución del ingreso con crecimiento es posible”. Ahora, Sarmiento pone en evidencia las teorías económicas idílicas que desestiman el hecho de que “este es un sistema complejo, en desequilibrio, en desorden, e incluso en caos, que desde ningún punto de vista debe ser analizado como ordenado, en donde las personas se mueven dentro de un marco de equilibrio y disposición, porque no corresponde a la realidad y lleva a los gobiernos a tomar decisiones equivocadas sobre la economía del país”.

 

“Equilibrio ideal”

 

“En cuanto al equilibrio, sostengo que los grandes pensadores económicos se basaron en una concepción que, en cierta manera, proviene de la física, que dice que cuando a usted lo perturban, se generan fuerzas que lo vuelven a donde estaba”, explicó, agregando que “sin embargo, en economía, cuando usted tiene perturbaciones se generan fuerzas que tienden a mantenerse e incluso a agrandarse, de manera que esa concepción de equilibrio, que yo defino en términos de sistemas de igual número de variables y ecuaciones económicas, da lugar a un mundo irreal; así los resultados son diferentes a los previstos”.