Especial EL NUEVO SIGLO: La pandemia desde mi ventana

Este Diario realizó más de 30 entrevistas a personas de 19 países para entender el impacto que día a día produce el coronavirus. Hoy la primera entrega. 

_____________

Afuera hay un enemigo, muy poderoso, que no se ve, pero que se apoderó de las calles, de los parques, las escuelas y los centros comerciales, de los cines y bares, de la alegría y hasta el aire de todo un planeta, y que solo puede ser vencido por todos estando en la comodidad del hogar.

El día a día entre países es incomparable, no solo por los contagiados o las víctimas que ha dejado el Covid-19 a su paso, además del desorden en las economías. El virus, de una u otra forma ha logrado abrir las heridas que se creían cerradas, incluso hablando de unas muy viejas, como la de las guerras.

En Europa el coronavirus trajo nuevamente a la portada de los diarios y a la memoria de los viejos el dolor del confinamiento en casa y el miedo a volver a ser adoctrinados, mientras que en Estados Unidos y China se ha convertido en una codiciada prueba de supremacía. Es decir, quien logre dar con la respuesta, se reafirmará como el todopoderoso,  o bueno, eso es lo que dicen los ciudadanos.

Hace tres meses no se tenía idea alguna de que este enemigo invisible obligaría a las naciones más poderosas, emergentes y apartadas a refugiarse en casa, a apagar los motores de días apresurados por el capitalismo y a replantearse lo que es realmente importante, como la conexión con la familia y volver a dar importancia a lo esencial. Hoy existe la plena certeza de que aquel día, cuando se pueda volver a respirar en libertad, sin un tapabocas, el mundo será distinto. ¿De qué forma? Ojalá no sea para mal.

En el entretanto, el diario, construido con más de 30 entrevistas en 19 países distintos por EL NUEVO SIGLO, buscará armar un retrato claro, real y humano de los cambios, tragedias, alegrías y reflexiones que ha dejado este incomprensible virus.

 

Disfrute esta noche la primera crónica de 'La pandemia desde mi casa': "La fiesta española... ahora en el balcón"