Estrellas a las que los Olímpicos podrían llegar demasiado tarde

Foto cortesía

El aplazamiento de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio, decidido el martes por la pandemia del Covid 19, podría hipotecar la posibilidad de algunas estrellas veteranas, a las que la cita podría llegar demasiado tarde.

Algunos de ellos son:

Roger Federer: Veinte veces ganador de torneos del Grand Slam, el tenista suizo, que cumplirá 40 años en agosto de 2021, ganó el oro olímpico en dobles junto a su compatriota Stan Wawrinka en Pekín-2008, pero en individuales se quedó en cuartos de final. Cuatro años más tarde, en Londres, perdió la final ante Andy Murray y una lesión le privó de poder participar en Rio-2016.

En su primera participación olímpica, en Sídney-2000, quedó cuarto, pero guarda especial cariño a Australia porque fue entonces cuando conoció a la que hoy es su esposa, Mirka Vavrinec.

“En conjunto, fueron probablemente los Juegos más increíbles que he vivido”, admite Federer, que fue abanderado de la delegación suiza en Pekín-2008 y en Atenas-2004.

Serena Williams: La pequeña de las hermanas Williams cumplirá 40 años en septiembre de 2020, pero Serena no tiene la presión por ganar el oro olímpico, título que ya conquistó en Londres-2012... además de tres en dobles junto a su hermana Venus (2000, 2008 y 2012).

Pero seguro que Serena esperaba en Tokio sacarse el mal sabor de boca que le dejó Rio-2016, donde cayó en 'singles' al perder ante la ucraniana Elina Svitolina en tercera ronda.

Tiger Woods: El golfista californiano, que soplará 46 velas en diciembre de 2021, hubiera tenido dificultades para formar parte del equipo olímpico en 2020, ya que actualmente sólo ocupa la sexta plaza del ranquin norteamericano y sólo los cuatro primeros tienen asegurada su presencia.

Woods, ganador de 15 ‘grandes’, ha estado luchando contra una lesión persistente en la espalda, por lo que el aplazamiento de un año puede darle mayor margen para recuperarse y mejorar en el ranquin e ir a unos Juegos a conquistar el olimpo.

Lin Dan: La extravagante y polémica estrella del bádminton chino tendrá 37 años cuando se disputen los Juegos el próximo año, donde aspiraría a un tercer título olímpico (tras los logrados en Pekín y Londres) para añadir a un palmarés que cuenta también con cinco campeonatos mundiales.

Pese a su exitosa carrera, Lin tiene cuentas pendientes con los Juegos tras su derrota en las semifinales de Rio-2016 contra su gran rival, Lee Chong Wei.

Allyson Felix: La única mujer del atletismo en haber ganado seis medallas de oro quería ampliar su palmarés en Tokio.

Felix, que tendrá 35 años a finales de este año, irá contrarreloj con el fin de ampliar su colección de medallas en los que serán sus quintos Juegos Olímpicos.

Felix puede consolarse pensando que de ninguna manera se convertirá en la atleta más veterana en ganar una medalla. La jamaicana Merlene Ottey tenía 40 años cuando conquistó el bronce en el relevo 4x100 en Sídney-2000.

Justin Gatlin: El velocista estadounidense planeaba retirarse en 2020 tras competir en sus cuartos Juegos, con 38 años. Tras el aplazamiento, Gatlin ha anunciado que pospone su retiro para poder competir el próximo año en la capital japonesa.

“Creo que mucha gente piensa que el tiempo está en mi contra o en contra de los atletas mayores en esta situación, pero eso está lejos de la verdad”, dijo el polémico Gatlin, campeón olímpico en 2004, que en el pasado fue suspendido en dos ocasiones por dopaje.

Pau Gasol: El pívot español Pau Gasol, ganador de dos platas en Pekín-2008 y Londres-2012 y un bronce en Rio-2016, quiere llegar a Tokio pese al aplazamiento.

Para Gasol, los Juegos en 2021 son un alivio: “Ahora tengo un poquito más de tranquilidad porque tendré un poco más de margen para poder recuperar el pie”, afirmó.

Alejandro Valverde: El ciclista español Alejandro Valverde, que tras el campeonato del mundo en 2018 ansía la medalla olímpica, quiere estar en Tokio, en los que serían sus quintos Juegos Olímpicos.

“Si los Juegos al final son el verano del 2021, si todo va bien y yo sigo en condiciones, estaré, aunque por supuesto tendré 41 años y todo será más complicado”, aseguró.

Costos

Pero si el costo para algunos atletas va a ser alto, ni qué decir para los organizadores, quienes han anunciado la creación de un grupo de trabajo encargado de administrar las consecuencias de esta decisión histórica debido al coronavirus.

El aplazamiento de los Juegos de 2020 a 2021, como muy tarde al verano boreal del próximo año, representa un desafío logístico mayor para los organizadores, cuando las nuevas fechas del mayor evento deportivo del planeta no han sido fijadas todavía.

“Debemos asegurarnos que los problemas a los que nos enfrentamos pueden ser solucionados, uno por uno”, explicó este jueves el director general del comité de organización de Tokio-2020, Toshiro Muto, prometiendo decisiones “tan pronto como sea posible”.

“Pensamos que los costos adicionales generados (por el aplazamiento) van a ser muy importantes”, añadió, sin ofrecer una estimación en cifras.

Según el diario económico japonés Nikkei, el aplazamiento podría costar 300.000 millones de yenes (unos 2.500 millones de euros, alrededor de 2.700 millones de dólares), incluyendo los gastos de alquiler de los sitios, la modificación de las reservas hoteleras y el empleo prolongado del personal de la organización y de agentes de seguridad, entre otros.

Estos costos extraordinarios podrían evolucionar en función de las negociaciones a venir entre los diferentes actores del evento, en particular el comité de organización japonés, la ciudad de Tokio, el Estado japonés y el Comité Olímpico Internacional (COI), precisó el Nikkei, citando fuentes próximas al caso.

En diciembre de 2019, los organizadores habían evaluado el costo total de los Juegos de Tokio en 1,35 billones de yenes (11.500 millones de euros, 12.450 millones de dólares) para la parte japonesa.