Off the récord

Pronostican sesiones extra

 

A menos de tres meses para que se termine el primer tramo de la legislatura, ya hay algunos senadores y representantes que consideran que paquetes de proyectos como los relacionados con la anticorrupción, radicado el martes pasado, ya tienen el tiempo muy ajustado, sobre todo en lo relativo a las Comisiones Primeras conjuntas, ya que las iniciativas llegaron con mensaje de urgencia a bordo. “…Habrá trancón en las comisiones primeras y será necesario que en más de una ocasión se cancelen las plenarias… Sin embargo, creo que es mejor ir entendiendo que en algunas semanas habrá que priorizar el trámite de algunos proyectos e incluso empezar a pensar en sesiones extra del Congreso para las últimas dos semanas de diciembre o la segunda quincena de enero”, precisó un senador de La U.

 

Priorización electoral

 

La misma fuente parlamentaria trajo a colación que “…deberían priorizarse también los proyectos que tienen relación con cambios en materia política o electoral… La eliminación del voto preferente debe ser prioritaria si la idea es que en las elecciones regionales y locales de octubre de 2019 ya no opere este mecanismo y todas las listas para concejos municipales y asambleas sean cerradas… Si se decide, por el contrario, que la eliminación de voto preferente solo empiece a funcionar para 2022, entonces el proyecto podría esperar”. Según el Senador, no se puede tocar el voto preferente si paralelamente no se avanza en la aprobación de los proyectos para aumentar la democratización de los partidos, sobre todo en cuando a mecanismos para la conformación de listas.

 

Tutela, igual que prensa

 

El proyecto de reforma a la justicia, radicado hace una semana por el Gobierno, plantea una reforma el artículo 86 de la Constitución sobre la acción de tutela, con el fin de exigir legitimidad de quien la ejerce, que no sea en cualquier tiempo y que el juez que conozca el recurso de amparo pertenezca a la jurisdicción y especialidad del asunto objeto de amparo. A ello se suma que el proyecto oficial delega a la ley la regulación del plazo, competencia, procedimiento y las causales de la tutela contra providencias judiciales. El planteamiento ha generado muchas opiniones críticas y en el Congreso tiene más resistencias que apoyos. “La tutela es como la libertad de prensa, es mejor desbocada que censurada”, precisó un veterano Senador conservador.

 

Campanazo del Procurador

 

Sin embargo, para algunos parlamentarios el golpe más duro contra la posibilidad de ajustar la acción de tutela fue el campanazo dado al comienzo de la semana pasada por el propio procurador general Fernando Carrillo, quien dijo que quería saber “cuál es la base de la propuesta del Gobierno, en términos de evidencia de que eso va a reducir la descongestión o que va a racionalizar la tutela (…). Aceptar su restricción es admitir un retroceso de la democracia colombiana y por eso vamos a estar a la defensa de la tutela”.  Semejante advertencia del Jefe del Ministerio Público impactó a varios congresistas, ya que Carrillo y el presidente Duque venían, días atrás, de radicar en forma conjunta un proyecto de “ley de probidad” que, en el fondo, aumenta sustancialmente las facultades anticorrupción de la Procuraduría, incluyendo posibilidad de extinción de dominio y otras acciones propias de la Fiscalía.

 

No iría el Ministerio

 

La posibilidad de crear un Ministerio de la Familia se enreda cada vez más. Aunque el Gobierno y otros partidos de la coalición e incluso del sector de los independientes y hasta de la oposición están de acuerdo con esta posible cartera, el temor a que desde una entidad como esta se quiera instituir una idea y modelo particular de familia. “…Si me pregunta, ahí (en las propuestas para crear el Ministerio) no va a pasar nada”, precisó un Senador gobiernista.