Bogotá requiere cambio en política ambiental: López

Archivo
La candidata de los verdes propone: aumentar el pie de fuerza de la Policía, la integración con la Sabana, más metrocable y sistemas de transporte eléctrico

_____________

Para la candidata del partido Alianza Verde a la Alcaldía de Bogotá, Claudia López, la capital necesita un cambio estructural en su política ambiental. Por esta razón, en sus propuestas se incluye la construcción de dos grandes cordones ambientales para sembrar un millón de árboles en los próximos 20 años.

La Agencia Anadolu habló con López sobre sus principales propuestas de campaña, en las que también destacan la construcción del metro y la atención a la población venezolana migrante.

¿Cuál es su plan para descontaminar a Bogotá?

La actual administración ha sido nefasta en su política ambiental. Ha hecho una tala indiscriminada de árboles y además quiere pavimentar zonas verdes o reservas forestales. De manera que si en algo requiere Bogotá un cambio estructural es en la política ambiental y de desarrollo sostenible.

Nosotros queremos construir dos grandes cordones ambientales donde podemos sembrar un millón de árboles en los próximos 20 años que permitirán emitir oxígeno y capturar partículas contaminantes en la ciudad. Esto se hará en los cerros, la reserva Van Der Hammen, la ronda del río Bogotá hacia el norte, la zona rural de Usme y Ciudad Bolívar, y la ronda del río Tunjuelo al sur.

La mala calidad del aire hoy en Bogotá es un arma letal. Por enfermedades respiratorias se mueren en esta ciudad tres veces más personas que por armas de fuego o por armas blancas.

Así que para solucionar esta problemática, hay que frenar la tala indiscriminada ejecutada por la administración de Peñalosa y sembrar en el área urbana cerca de 60.000 árboles.

¿Y la combustión de los vehículos?

Eso es lo segundo y esencial. Mientras en Bogotá y en el mundo sigamos dependiendo de las energías fósiles, no hay manera de tener calidad de vida, calidad de aire y sostenibilidad. Una de las cosas absurdas que ha hecho la actual administración es comprar más buses de transporte público y de TransMilenio que funcionan con diésel.

Desafortunadamente como ya se compraron algunos de esos buses, pues no los vamos a poder devolver. Pero la política de nuestra administración asegurará que cada bus de servicio público que podamos comprar nuevo, será eléctrico. Asimismo, vamos a dar incentivos tributarios concretos para la gente que adquiera vehículos eléctricos o que transforme su carro de diésel o gasolina a uno movido por energía limpia.

Los carros que tengan energía limpia no tendrán pico y placa.

¿Qué ocurrirá con la Reserva Van Der Hammen?

Peñalosa quiere destrozar la reserva Van Der Hammen. Nosotros vamos a frenar todo eso y protegeremos la reserva ecológica. Además, el modelo de Bogotá de este siglo XXI no debe ser de ciudad, sino de región.  

Así las cosas, Bogotá tiene que integrarse con los 23 municipios de la Sabana en la que está ubicada, para que esa región pueda mejorar la protección de la estructura ecológica, la provisión de agua, el suministro de servicios públicos, el ordenamiento del territorio y la infraestructura de vivienda y movilidad.  

¿TransMilenio por la Séptima?

En la Séptima, Peñalosa pretende una cosa absurda. Yo soy vecina de esa vía y sé perfectamente que requiere una intervención. La Séptima no necesita un TransMilenio con buses porque eso dañaría el patrimonio arquitectónico de la ciudad en varios tramos. 

Lo que nosotros estamos proponiendo es optimizar el carril exclusivo que hay, comprar buses eléctricos, mejorar los espacios públicos, elaborar paraderos seguros y adelantar la arborización. Creemos que eso es suficiente para poder mejorar el transporte de los cerca de 15.000 a 20.000 pasajeros hora/sentido que hay sobre la Séptima. 

Vamos a hacer el Transmicable del Codito, para que las personas que ahí viven puedan bajar al Ferrocarril del Norte, que viene por la carrera Novena y puedan llegar al centro. Esto que le digo cuesta una fracción del costo de los 2,6 billones de pesos que se quiere gastar Peñalosa en la Séptima con TransMilenio. 

Otras entrevistas: Concretaré lo bueno y corregiré lo que va mal: Galán

 

¿El metro para cuándo? 

El metro para ya. Bogotá es la única ciudad en la escala de 8 millones de habitantes en Latinoamérica que no tiene metro, una vergüenza. Trataré de insistir en que por lo menos el tramo de la Caracas sea subterráneo. Pero lo digo con toda claridad, si lo contratan elevado completo, lo hacemos como está planeado hasta la 72 con Caracas. Ahí estamos hablando solo de medio metro.  

Yo, como alcaldesa, no voy a permitir que se deje a 2,5 millones de personas que viven en Suba y Engativá por fuera de la primera línea del metro. Durante 40 años esta primera línea se planeó empezando en Bosa y Kennedy, pasando por el borde oriental y bajando hasta Suba y Engativá.  

De manera que lo más grave no es que se pretenda hacer elevado -que no es lo más conveniente, sobre todo en la Caracas-, sino que nos quieren robar la mitad del metro. Le repito, la primera línea debe ir como se proyectó siempre durante 40 años. 

¿Cómo atenderá a la población venezolana que llega a Bogotá?

Pues hombre, esa es una política que le corresponde al Gobierno nacional. Aunque yo tengo muchas diferencias con el presidente Iván Duque, lo he respaldado en su política de rechazo y condena a la dictadura en Venezuela. 

Ahora, en lo que se refiera a Bogotá digo: solidaridad y cero xenofobia. Yo soy consciente de que cuando Colombia estaba en una situación difícil Venezuela recibió a 4 millones de colombianos, de manera que cuando nos toca a nosotros devolver el favor lo debemos hacer con solidaridad. 

Pero las oportunidades deben ser para todos, porque los colombianos y bogotanos necesitan empleo y educación. Y, justamente, si esto se vuelve una rapiña por empleos lo que ocurrirá es que se disparará la xenofobia. 

Para mejorar la seguridad usted habla de duplicar el número de policías de 1.600 a 3.000. ¿No cree que esa es una propuesta populista que no surte efecto?

No. Bogotá tiene 10 violaciones de mujeres al día, tiene más de tres niños agredidos o violentados sexualmente al día. Eso implica que tenemos un problema estructural de seguridad y convivencia. 

Aunque hay que resaltar que somos un ejemplo en reducción de homicidios. Hace 25 años Bogotá tenía 80 homicidios por cada 100.000 habitantes, hoy son 13 en relación a la misma cantidad de ciudadanos. Pero desafortunadamente en violencia intrafamiliar, violencia de género y hurto, estamos disparados. 

En ese sentido, necesitamos más y mejor policía. Por eso he dicho con toda claridad que el primero y segundo año de mi gobierno no podremos incrementar la cantidad de uniformados, porque no hay suficientes graduados en la Escuela General Santander. Pero en el tercer y cuarto año, con una inversión adicional de 60.000 millones de pesos, podremos llegar a 3.000 policías. 

Mi orden como alcaldesa será que a la Policía se le concentre en capturar atracadores, sobre todo al que mata por robar. A ese le vamos a caer con toda. También le caeremos a los violadores y a los narcotraficantes. 

El espacio público, los problemas entre vecinos y los vendedores ambulantes, no se manejarán con policías y bolillo, sino con gestores de convivencia. 

Lo que sigue, cuando la Policía logre capturar al delincuente, es que vamos a hacer una inversión profunda en justicia con fiscales 24 horas. El esquema de seguridad y convivencia funcionará todo el día. Y, finalmente, con inversión de Bogotá, aumentaremos los cupos en la cárcel Distrital y en la Modelo.  

Otras entrevistas: Propongo Metro por la Calle 80 y la Avenida Ciudad de Cali: Miguel Uribe

 

¿Cuál es su modelo de educación?

Ese es un tema increíble en Bogotá. Aquí hay un problema serio en preescolar. A los niños de 0 a 5 años no les estamos ofreciendo los cupos necesarios en jardín, prejardín y transición. Hay que incrementar la cobertura y, la misma, debe ser escolarizada y especializada. 

De primero de primaria a octavo de bachillerato el problema central no es la cobertura, el problema es la calidad. Allí vamos a trabajar con los maestros dándoles más oportunidades de formación, investigación y aplicación pedagógica en aula; vamos a ofrecerles formación en maestría, seguiremos disminuyendo el número de niños por grupo y mejoraremos la infraestructura educativa. 

El tercer gran drama en la ciudad es la deserción escolar en noveno grado. De manera que se hará una inversión enorme de casi 500.000 millones de pesos para llegar a 20.000 cupos de educación superior profesional gratuitos con conexión directa a empleo o emprendimiento.  

Para terminar, ¿su temperamento puede dividir las fuerzas políticas y administrativas si llega al Palacio Liévano? 

Mi temperamento unirá a Bogotá. Mi temperamento ha derrotado la corrupción. Yo nunca he usado la violencia, en cambio, por medio de la justicia y la movilización ciudadana metí a 52 políticos corruptos a la cárcel. Ese récord, con humildad lo digo, no lo tiene ningún otro colombiano.  

De manera que con ese carácter y con mi liderazgo convertiremos a Bogotá en un ejemplo de ciudadanía del siglo XXI.