ViveLab y Alcaldía de Bogotá premiadas por innovación pública digital

Imagen de referencia.

Una aplicación desarrollada por este proyecto de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) y la Alcaldía Mayor de Bogotá para darle mayor transparencia a las votaciones de colegios públicos distritales, ganó uno de los “Premios a la innovación de gobierno digital índigo”.

Así mismo la herramienta diseñada para el proceso de restitución de tierras estuvo entre los finalistas en dos categorías de este premio que otorga el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Para Mauricio Tovar, codirector del Grupo de Investigación InTIColombia y quien forma parte del equipo de ViveLab Bogotá, este es uno de los mayores reconocimientos a entidades territoriales interesadas en desarrollar soluciones digitales para mejorar la interacción de los ciudadanos con el Gobierno.

El premio fue otorgado como reconocimiento al uso de una estrategia creada a partir tecnologías emergentes, con el que se buscan soluciones efectivas a problemas reales de la ciudad y además posibilita el acceso de estudiantes y docentes a las nuevas tecnologías.

“Con el uso de estas aplicaciones estamos potencializando el uso de las TIC y las nuevas tecnologías que marcan la tendencia y el desarrollo digital”, destacó el investigador Tovar al recibir el premio entregado por el alto consejero distrital TIC, Sergio Martínez Medina.

Le puede interesar: Gobierno invita a los estudiantes a retomar mesa de diálogo el lunes.

 

Elecciones estudiantiles

Gracias al trabajo realizado por ViveLab Bogotá para desarrollar una aplicación que permitiera programar un “contrato inteligente”, se adelantaron las elecciones de líderes estudiantiles de tres instituciones educativas distritales, con el fin de optimizar el tradicional sistema de urnas y tarjetones.

Para votar bastaba con que el estudiante ingresara a la página e introdujera el código que lo identificaba como alumno previamente registrado en el sistema, para ver las fotos de los distintos aspirantes y seleccionar el de su preferencia.

La tecnología blockchain, o cadena de bloques, se cuenta con una gran base de datos descentralizada, en la que el voto queda registrado en múltiples nodos de distintos puntos del planeta, por lo que el fraude es imposible, debido a que hacer una modificación implicaría alterar toda la red.

La programación de un “contrato inteligente” garantiza la transparencia del proceso, ya que este programa informático facilita, asegura, hace cumplir y ejecuta acuerdos registrados entre dos o más partes sobre el que se fundamenta este tipo de tecnología.

“La Alcaldía Mayor de Bogotá trabaja con los colegios distritales en la incorporación de procesos de innovación y tecnología; por tal razón, con el apoyo del ViveLab hicimos un piloto para propiciar procesos de participación transparentes”, destacó el Alto Consejero Distrital de TIC.

Un sistema con características similares está en proceso de ser implementado con el fin de agilizar y garantizar los procesos de votación en las asambleas de corporaciones con gran cantidad de afiliados.

Con la financiación del Ministerio y Colciencias, tanto ViveLab Bogotá como el grupo de investigación InTIColombia de la U.N. también desarrollaron una herramienta para apoyar el proceso de restitución de tierras que en la actualidad adelanta la Agencia Nacional de Tierras (ANT).

“El principal objetivo de este proyecto es realizar un proceso de investigación y de transferencia de conocimiento a partir de la articulación entre ViveLab Bogotá y UST Global, junto con equipos de Davivienda y Minka (una empresa local) a través de un prototipo para el registro de la propiedad de tierras en blockchain”, explicó el codirector de InTIColombia.

El usuario podrá hacer el respectivo registro del predio a partir de la cédula catastral y el folio de matrícula, además de su ubicación en el departamento y municipio, para luego entregar esta información a los demás nodos en un archivo binario, conocido como hash, cuyo contenido es inalterable.

Una vez se ha registrado el predio y el hash que soporta su propiedad, el usuario recibe una contraseña única e irrepetible que permitirá ver el documento solo si se tiene la clave apropiada.

“El prototipo asegura un documento por medio del cual se le entrega la tierra al ciudadano luego de ser asignada por un juez de la República”, destacó Juan Sebastián Valencia, arquitecto empresarial de la ANT.