Escuchar

¿Sabremos escuchar? ¿Encontraremos la sensatez para entender qué es lo que gritan tantos jóvenes? Algo nos están diciendo y tiene que ser muy importante desde que hayan arriesgado sus vidas para decirlo. Su grito habla del presente y de un futuro que no encuentra eco en el silencio de los que se niegan a escuchar. Su grito adolorido duele y retumba en el corazón de un país.

¿Sabremos escuchar? ¿Encontraremos la sensatez para entender qué es lo que gritan tantos jóvenes? Algo nos están diciendo y tiene que ser muy importante desde que hayan arriesgado sus vidas para decirlo. Su grito habla del presente y de un futuro que no encuentra eco en el silencio de los que se niegan a escuchar. Su grito adolorido duele y retumba en el corazón de un país.

Los jóvenes y la protesta

La actual protesta social en Colombia ha expuesto muchas cosas a la luz pública nacional, y sobre todo internacionalmente. Una de ellas, sin duda, la persistente y cada vez más grave crisis de protección y respeto a los derechos humanos por la fuerza pública. Y de otro lado, la masiva y pacífica protesta como nunca antes se ha sentido en el país.

La actual protesta social en Colombia ha expuesto muchas cosas a la luz pública nacional, y sobre todo internacionalmente. Una de ellas, sin duda, la persistente y cada vez más grave crisis de protección y respeto a los derechos humanos por la fuerza pública. Y de otro lado, la masiva y pacífica protesta como nunca antes se ha sentido en el país.

El tiempo apremia

En un insólito y tardío pronunciamiento de un connotado “grupo de ciudadanos con trayectoria profesional en los sectores público, privado y académico”, a través de un comunicado post morten, le dan un inesperado e inane espaldarazo a la reforma de marras.

En un insólito y tardío pronunciamiento de un connotado “grupo de ciudadanos con trayectoria profesional en los sectores público, privado y académico”, a través de un comunicado post morten, le dan un inesperado e inane espaldarazo a la reforma de marras.

La revolución del fútbol por streaming

El fútbol no es un deporte. El fútbol es una industria. Una industria que se equipara, actualmente, a la de los contenidos o a la de los juegos en línea. Precisamente, la gran amenaza que tiene el fútbol para su subsistencia son los eGames. La competencia del fútbol ya no es con las salas de cine, ahora el rival es Free Fire o League of Legends.

El fútbol no es un deporte. El fútbol es una industria. Una industria que se equipara, actualmente, a la de los contenidos o a la de los juegos en línea. Precisamente, la gran amenaza que tiene el fútbol para su subsistencia son los eGames. La competencia del fútbol ya no es con las salas de cine, ahora el rival es Free Fire o League of Legends.

Nos están mirando

El mundo está mirando lo que está pasando en Colombia. El planeta entero es testigo a través de internet y las redes sociales de lo que pasa en el país. Muchos dirán que lo que se muestra es solo una de las facetas de lo que vivimos, pero más allá de cuál sea la mirada que se tenga, hace mucho no teníamos tal atención internacional. Durante años hemos luchado contra la percepción que existió en el mundo de Colombia como un país fallido, lamentablemente me temo que está imagen está de vuelta. 

El mundo está mirando lo que está pasando en Colombia. El planeta entero es testigo a través de internet y las redes sociales de lo que pasa en el país. Muchos dirán que lo que se muestra es solo una de las facetas de lo que vivimos, pero más allá de cuál sea la mirada que se tenga, hace mucho no teníamos tal atención internacional. Durante años hemos luchado contra la percepción que existió en el mundo de Colombia como un país fallido, lamentablemente me temo que está imagen está de vuelta. 

El asedio

No mucho tiempo después del inicio de una brutal pandemia, que mata a millones de personas a través del mundo, una serie de marchas multitudinarias desestabilizan a un gobierno débil e indeciso. Un líder de orígenes socialistas que, durante años, ha buscado el máximo poder en nombre del “pueblo”, quiere imponer su versión sui generis del colectivismo.

No mucho tiempo después del inicio de una brutal pandemia, que mata a millones de personas a través del mundo, una serie de marchas multitudinarias desestabilizan a un gobierno débil e indeciso. Un líder de orígenes socialistas que, durante años, ha buscado el máximo poder en nombre del “pueblo”, quiere imponer su versión sui generis del colectivismo.

La democracia sustituida

En la democracia representativa elegimos libremente a quienes “nos representan” en el Congreso, donde se debaten los problemas nacionales para convertir en leyes sus soluciones; y también a quienes “nos gobiernan”, con el control político de los primeros y la vigilancia de unas entidades “de control”.

En la democracia representativa elegimos libremente a quienes “nos representan” en el Congreso, donde se debaten los problemas nacionales para convertir en leyes sus soluciones; y también a quienes “nos gobiernan”, con el control político de los primeros y la vigilancia de unas entidades “de control”.

“La culpa es de los jóvenes”

Son los jóvenes los que visiblemente se pronuncian en cada manifestación, son los que se relevan, ciudad por ciudad, la protesta con más gritos de amargura y desesperación que con una agenda seria de peticiones viables y cumplibles. 

Solo una cosa tienen en común todos ellos, al unísono responsabilizan al gobierno nacional de todos los males que hoy aquejan a este país. De manera unánime identifican al opresor en todo lo que representa el Estado. 

Son los jóvenes los que visiblemente se pronuncian en cada manifestación, son los que se relevan, ciudad por ciudad, la protesta con más gritos de amargura y desesperación que con una agenda seria de peticiones viables y cumplibles. 

Solo una cosa tienen en común todos ellos, al unísono responsabilizan al gobierno nacional de todos los males que hoy aquejan a este país. De manera unánime identifican al opresor en todo lo que representa el Estado. 

Fe y esperanza para Venezuela

Se cumplió la ceremonia de beatificación, el pasado 30 de abril del hasta ese momento Siervo de Dios José Gregorio Hernández Cisneros, de la Orden Franciscana Seglar, OFS, conocido como “el médico de los pobres”, quien murió atropellado en Caracas hace casi 102 años. El doctor Hernández se graduó, fue profesor e investigador en la Universidad Central de Venezuela y fue un innovador de la medicina. Su fiesta quedó incluida en el santoral para el 26 de octubre, fecha del nacimiento del médico.

Se cumplió la ceremonia de beatificación, el pasado 30 de abril del hasta ese momento Siervo de Dios José Gregorio Hernández Cisneros, de la Orden Franciscana Seglar, OFS, conocido como “el médico de los pobres”, quien murió atropellado en Caracas hace casi 102 años. El doctor Hernández se graduó, fue profesor e investigador en la Universidad Central de Venezuela y fue un innovador de la medicina. Su fiesta quedó incluida en el santoral para el 26 de octubre, fecha del nacimiento del médico.

Reforestación ¿éxito o fracaso?

Anuncian los noticieros de esta semana el hecho de que se llegó en Colombia a los treinta millones de árboles sembrados durante el periodo de gobierno del señor presidente Duque, de oído suena una cifra maravillosa, el único problema es que puesta en contexto solo significa que estamos produciendo mucho menos oxígeno del que consumimos y produciendo mucho más gas carbónico del que capturamos.

Anuncian los noticieros de esta semana el hecho de que se llegó en Colombia a los treinta millones de árboles sembrados durante el periodo de gobierno del señor presidente Duque, de oído suena una cifra maravillosa, el único problema es que puesta en contexto solo significa que estamos produciendo mucho menos oxígeno del que consumimos y produciendo mucho más gas carbónico del que capturamos.

Los límites entre diálogo y negociación

Las declaraciones exultantes de los grupos que han visitado el palacio de Nariño por estos días tienen todas un mismo estribillo: “diálogo por favor, diálogo rápido”. Lo que está bien. Pero dan a entender con ese estribillo que diálogo es equivalente a negociación. Y que iniciado lo primero se llega automáticamente a lo segundo.

Las declaraciones exultantes de los grupos que han visitado el palacio de Nariño por estos días tienen todas un mismo estribillo: “diálogo por favor, diálogo rápido”. Lo que está bien. Pero dan a entender con ese estribillo que diálogo es equivalente a negociación. Y que iniciado lo primero se llega automáticamente a lo segundo.

Nuestro escaso sentido práctico

Tal vez por ser herederos de la retórica castellana, de los delirios del Quijote y del realismo mágico, los latinos tenemos casi ningún sentido práctico. Esto ocasiona que nos cueste muchísimo resolver los problemas de cada día y de tal modo que ya se han acumulado en una cantidad tan grande, que la montaña amenaza con caer encima de todos por igual. Venezuela, Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y toda Centroamérica, Haití y ahora Colombia, se hunden lentamente en un desgano increíble por solucionar los problemas reales.

Tal vez por ser herederos de la retórica castellana, de los delirios del Quijote y del realismo mágico, los latinos tenemos casi ningún sentido práctico. Esto ocasiona que nos cueste muchísimo resolver los problemas de cada día y de tal modo que ya se han acumulado en una cantidad tan grande, que la montaña amenaza con caer encima de todos por igual. Venezuela, Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y toda Centroamérica, Haití y ahora Colombia, se hunden lentamente en un desgano increíble por solucionar los problemas reales.

Conflictividad y diálogo

Ante las difíciles circunstancias por las que atraviesa Colombia, ciertamente hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para volver a conectar a la ciudadanía con instituciones, autoridades y, en general con el Estado, resulta fundamental.

Ante las difíciles circunstancias por las que atraviesa Colombia, ciertamente hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para volver a conectar a la ciudadanía con instituciones, autoridades y, en general con el Estado, resulta fundamental.

El paro y la república del sur

Sufrimos una revuelta con paro de corte revolucionario contra el orden democrático. Atacan al gobierno de Iván Duque, desde todos los frentes, como del exterior. Por cada concesión oficial a las solicitudes de los promotores del paro, piden más. Tienen algunas razones para protestar, más lo único que buscan es desestabilizar el sistema y forzar al gobernante a tranzar la ley. Están contra el gobierno, contra la sociedad en general y la clase trabajadora, que sufrirá los despidos de las empresas que se quiebren.

Sufrimos una revuelta con paro de corte revolucionario contra el orden democrático. Atacan al gobierno de Iván Duque, desde todos los frentes, como del exterior. Por cada concesión oficial a las solicitudes de los promotores del paro, piden más. Tienen algunas razones para protestar, más lo único que buscan es desestabilizar el sistema y forzar al gobernante a tranzar la ley. Están contra el gobierno, contra la sociedad en general y la clase trabajadora, que sufrirá los despidos de las empresas que se quiebren.

La otra oferta china

Es cuestión de hecho, y no de opinión, que el mundo está entrando de lleno en un periodo de rivalidad entre grandes potencias, protagonizado principal (pero no exclusivamente) por Estados Unidos y China. Esa rivalidad podrá desarrollarse en diversos terrenos; y podrá manifestarse de muchas maneras:  como rivalidad competitiva, como rivalidad cooperativa, o como rivalidad conflictiva -incluso simultáneamente-.

Es cuestión de hecho, y no de opinión, que el mundo está entrando de lleno en un periodo de rivalidad entre grandes potencias, protagonizado principal (pero no exclusivamente) por Estados Unidos y China. Esa rivalidad podrá desarrollarse en diversos terrenos; y podrá manifestarse de muchas maneras:  como rivalidad competitiva, como rivalidad cooperativa, o como rivalidad conflictiva -incluso simultáneamente-.