Cerca de ocho mil niños trabajan en la industria del chocolate en Brasil

Foto Anadolu.

La industria de chocolate en Brasil está manchada por el trabajo infantil: cerca de ocho mil niños trabajan en la cadena productiva del cacao en el gigante sudamericano.

Así lo evidenció un trabajo de Marques Casara, periodista, investigador y director de ‘Papel Social’, una organización que investiga los impactos socioambientales en las cadenas productivas.

Según Casara, los menores se dedican principalmente a obtener las semillas para la fabricación del chocolate. 

En declaraciones a un diario local, Casara afirmó que “todo el chocolate que se vende en Brasil está contaminado por trabajo infantil”, pues no hay monitoreo alguno del origen de dicho cacao. “Incluso el que no fue producido por mano de obra infantil es indistinguible”, añadió.

El investigador también manifestó su preocupación por la grave situación de abandono de las familias productoras de cacao, el principal actor de la cadena de producción, pese a las significativas ganancias que deja el sector.

A través de un trabajo de campo de un año y de entrevistas con trabajadores rurales de los estados de Bahía y Pará, dos de los ocho estados en los que se da el cacao, Marques Casara hizo un mapeo de la cadena productiva y la identificación de sus eslabones.

Su principal conclusión, además de violaciones a derechos humanos, que son comunes, es que la “práctica del trabajo infantil es recurrente en la base de la cadena productiva”. 

Esto beneficia de forma directa a grandes compañías procesadoras de cacao vinculadas con multinacionales e industrias alimenticias, pues adquieren el producto más económico cuando las familias usan a sus hijos en las primeras etapas de producción, afirma el periodista.

El estudio se logró gracias a un esfuerzo conjunto entre la Fiscalía Federal de Trabajo de Brasil y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Pará, al norte del país, provee un 49,3% del total de la producción que se da en Brasil, el séptimo productor mundial de cacao y el segundo en Latinoamérica, después de Ecuador, según la Organización Internacional del Cacao.