Botero desactivó intento de moción de censura

Diana Rubiano / El Nuevo Siglo

Con su intervención ante la plenaria de la Cámara, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, desactivó una intentona de moción de censura por parte de la bancada de oposición.

Tras el debate de este lunes, la moción será votada el jueves.

Botero aseguró que en el debate se le endilgaron los delitos de encubrimiento y corrupción, pero que “quienes afirman eso deben tener las sentencias ejecutoriadas para decir que he participado en esas acciones y me imagino que les consta que soy un corrupto y que debe existir otra sentencia por delitos contra la administración pública por actos de corrupción”.

Sobre las acusaciones publicadas el domingo en una columna de prensa, dijo que desde antes de su posesión “entregué la relación completa de mis bienes y la de la sociedad de control militar. Una periodista distribuye unas infamias. Les cuento que la sociedad que tengo nunca ha contratado con el Estado. Es una compañía que desde el 7 de agosto comencé a liquidarla prácticamente. Hoy solo tiene un cliente y estoy esperando que se vaya para no tener negocio. ¿Llamarme corrupto por eso?”.

El ministro Botero consideró que el caso del asesinato de Dimar Torres es lamentable y execrable, y que “por este crimen deberá responder ante la justicia ordinaria el excabo Daniel Gómez, quien fue retirado del servicio; lo mismo que un coronel vinculado. Desde el primer día fui claro que era la versión del cabo la que entregué, una realidad procesal que ha venido cambiando y que puede seguir cambiando, en la medida en que se conozcan los hechos”.

Debate

Durante el debate, se escucharon las voces de los Representantes a favor y en contra.

La mayoría de partidos le mostró su apoyo a Botero, quien se sabe de entrada que saldrá victorioso de la discusión.

El debate inició con polémica. Los Representantes que solicitaron la presencia del Ministro pidieron que se declarara sesión informal para permitir la intervención del ciudadano José del Carmen Abril, quien estuvo presente en el momento del asesinato del campesino Dimar Torres. La plenaria negó la solicitud.

El debate comenzó con la intervención de la congresista verde Juanita Goebertus quien dejó claro que “este no es un debate contra la Fuerza Pública. Este es un debate para proteger a los miembros de la Fuerza Pública de un Ministro que está atentando contra su legitimidad y contra su seguridad jurídica”.

Según ella, “la política de evaluación de resultados operacionales introducida por el ministro Botero y el Comandante del Ejército ha estado correlacionada en el pasado –en Colombia y el mundo– con graves violaciones de derechos humanos”.

La Representante aseguró que la directiva que presuntamente realiza operaciones militares con el 60% o 70% de credibilidad y exactitud, “es una directriz que revive el Ministro de Defensa, en la que no se exige la perfección para realizar operaciones. Han dicho que esta directiva viene desde el 93, pero desde el caso de Santo Domingo, la Fuerza Aérea dio el paso a exigir que la certeza en la inteligencia fuera mucho más cercana al 85% porque es la única manera de proteger el principio de distinción”.

Así mismo, acusó al ministro Botero de que “conocía y avaló el sistema de evaluación de resultados operacionales de las Fuerzas Militares. Un sistema de evaluación de operaciones militares que ha generado violaciones a los derechos humanos en el pasado”.

Excelente gestión

El Centro Democrático, partido de gobierno, defendió la gestión del Ministro y la calificó como excelente: “Un jefe de cartera con capacidad y resultados contundentes, hay que mostrarle al país los resultados, hay que decir que gracias al liderazgo del ministro Botero en 2018 se erradicaron más de 60.000 hectáreas, un incremento en 14,5% con respecto al año pasado. Gracias Ministro, honor y gloria para las fuerzas armadas”.

En ese sentido, el también uribista Juan Manuel Daza sostuvo que se han publicado artículos con voces de miembros de la Fuerza Pública que le guardan una lealtad excesiva a “quienes fueron sus comandantes. Este es un ejercicio gerencial con objetivos y metas, sí hay aritméticas de afectaciones presentaciones voluntarias capturas y muertes militares e incluyen propias tropas, el ejército no quiere bajas propias para aportarlas en este documento, es un documento que fue leído de manera descontextualizada”.

A su turno, Nicolás Echeverry, del Partido Conservador, aseguró que su bancada ha buscado la defensa de los líderes sociales, “ha rechazado los falsos positivos, este ha sido un partido responsable en la defensa de lo público, un partido coherente. Yo he tenido que defender la JEP, pero este debate es incoherente cuando se trata de buscar artimañas contra un compatriota que ha hecho empresa y busca con amor defender las Fuerzas Militares”.

Y agregó que “no son coherentes cuando tratan de criticar personas en el estado social de derecho, este no es un debate contra el Ministro, es contra el Estado y quienes han querido construir Estado. Ha faltado claridad y coherencia, defendemos las fuerzas militares. Este sí es un debate contra las fuerzas militares que desmoraliza a la tropa”.