Alertan que arrecifes de coral podrían dejar de existir a finales de siglo

/Tomada de ONU Medio Ambiente

Los arrecifes de coral son una de las verdaderas maravillas del mundo, ecosistemas extraordinarios por derecho propio; animales vivos que respiran y que son una parte increíblemente importante de nuestro mundo natural. Unas 4 000 especies de peces y alrededor del 25 % de la vida marina dependen de los arrecifes de coral en algún momento de su vida. También ayudan a formar otros ecosistemas.

En la actualidad cubren más de 284.000 kilómetros cuadrados, sobre todo en las aguas ecuatoriales más cálidas del Mar Rojo, el Océano Índico y el Pacífico. 

Además, como señala David Obura, del Grupo de Especialistas en Coral de la UICN, las comunidades locales dependen de los arrecifes de coral para su subsistencia. “Proporcionan muchos servicios ecosistémicos a las personas, como alimentos, protección de las costas, medicinas, pasos y puertos seguros y actividades recreativas”, afirma. 

Añade que “la mayoría de los países con arrecifes de coral son de bajos ingresos, y los servicios de los ecosistemas son desproporcionadamente importantes para sus comunidades costeras, por lo que los arrecifes proporcionan bases esenciales para el bienestar humano y las economías nacionales”.

Los científicos empezaron a darse cuenta de que algo iba mal en los años 80, cuando se registraron los primeros episodios de blanqueamiento del coral, según la Dra. Helen Fox, directora Científica de Conservación de la Alianza para los Arrecifes de Coral. "En 1994, un grupo de buceadores se dio cuenta de que el impacto humano estaba teniendo un efecto real en la salud de los arrecifes de coral y quiso hacer algo al respecto, y ahí es donde entramos nosotros. Se reunieron y formaron la Alianza para los Arrecifes de Coral (CORAL), e inmediatamente nos pusimos a trabajar para movilizar a la comunidad de submarinistas en torno a la reducción del impacto humano en los arrecifes”.

Los corales sanos dependen de las algas microscópicas que viven en sus tejidos y son la principal fuente de alimento del coral, además de darle su color. Cuando se produce el blanqueo – generalmente debido al aumento de las temperaturas del mar – las algas abandonan el coral, por lo que queda blanco o pálido y más susceptible a las enfermedades. Entre 2014 y 2017 se produjo un blanqueamiento sin precedentes que afectó a más del 75 % de los arrecifes tropicales del mundo.


Le puede interesar: “Savia, una escuela de formación ambiental desde lo público” Duque


“Los corales tienen un rango de temperatura muy específico en el que prosperan”, dice la Dra. Fox. “Si los océanos se calientan demasiado, pueden blanquearse, y si la decoloración se prolonga demasiado pueden acabar muriendo. Nuestra investigación demuestra que los corales pueden sobrevivir a algunos aumentos de temperatura a largo plazo si están sanos, porque tienen una fuerte respuesta evolutiva y pueden adaptarse a estos cambios. Pero si no frenamos rápidamente nuestras emisiones de carbono y disminuimos el ritmo del cambio climático, los corales no podrán seguir el ritmo”.

Los arrecifes también tienen un papel que desempeñar a la hora de reducir las emisiones. Aunque los arrecifes no son un absorbente neto de CO2, tienen un papel vital que desempeñar. “(Los arrecifes de coral] están estrechamente asociados con las praderas marinas y los bosques de manglares, que son importantes sumideros de carbono, y con muchas lagunas y plataformas profundas donde el carbono puede ser secuestrado a través de la sedimentación”, dice Oburo. “La pérdida de los arrecifes de coral no sólo puede socavar estos sistemas, sino que tal vez libere el carbono almacenado, como en el caso de que las praderas marinas y los manglares pierdan la protección contra las tormentas que proporcionan los arrecifes de coral [al amortiguar el litoral contra las tormentas y las olas)”.

El último informe del PNUMA sobre los corales, publicado a principios de octubre, reveló la pérdida del 14 % del coral mundial desde 2009. Inger Andersen, directora Ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que prestó apoyo financiero, técnico y de comunicación al informe, declaró: “Desde 2009 hemos perdido más coral, en todo el mundo, que todo el coral vivo de Australia. Se nos acaba el tiempo: podemos revertir las pérdidas, pero tenemos que actuar ahora". En la próxima conferencia sobre el clima que se celebrará en Glasgow y en la conferencia sobre biodiversidad que se celebrará en Kunming, los responsables de la toma de decisiones tienen la oportunidad de mostrar su liderazgo y salvar nuestros arrecifes, pero solo si están dispuestos a tomar medidas audaces. No debemos dejar que las generaciones futuras hereden un mundo sin coral”.

Sin embargo, se han hecho algunos progresos. “Ahora podemos cartografiar los arrecifes con resoluciones más finas y a escala mundial, tenemos sensores y satélites que pueden suministrarnos información sobre los arrecifes que nunca antes fue posible”, afirma Obura.