Incendios forestales mantienen en jaque zona sur de Chile

Foto AFP.

Una veintena de incendios forestales activos devoran miles de hectáreas en el sur de Chile, una emergencia que este martes sumó  la muerte de un bombero herido días atrás durante el combate de las llamas, confirmaron las autoridades locales.

La Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) reportó este martes 64 incendios a lo largo del país, la gran mayoría en el sur, de los cuales "26 se encuentran activos, 34 fueron controlados y 2 extinguidos".

Asimismo, el equipo de Coordinación del trabajo de bomberos confirmó a la AFP que uno de sus hombres falleció en la mañana del martes en Temuco (Región de La Araucanía) a causa de las lesiones sufridas en terreno 10 días atrás.

"Lamento profundamente muerte Bombero Nicolás Soto, quien perdió su vida combatiendo incendios forestales en La Araucanía. Mis sinceras y sentidas condolencias a familia, amigos y compañeros", publicó el presidente Sebastián Piñera en su cuenta de Twitter.

El bombero es la tercera víctima que se cobra la temporada de incendios en la región de La Araucanía.

Desde el 5 de febrero, las regiones del Biobío, La Araucanía y dos comunas de la región de Los Ríos permanecen bajo "Estado de Excepción Constitucional por Catástrofe", lo que permite al gobierno desplegar el Ejército en la zona.

La temporada de incendios suma unas 43.000 hectáreas afectadas a lo largo del país, un 42% más que la superficie dañada el año pasado, informó la Conaf.

Los miles de brigadistas forestales de la Corporación Forestal Nacional (Conaf), bomberos y personal del Ejército cuentan con el apoyo de helicópteros y aeronaves lanza agua que han permitido contener las llamas.

Entre enero y febrero de 2017 Chile vivió uno de los peores incendios de su historia que afectó la zona centro-sur del país dejando 11 fallecidos y casi 500.000 hectáreas de vegetación destruidas.

En las últimas semanas el país combatió en simultáneo los incendios en el sur con las inundaciones en el desértico norte, donde las inusuales e intensas precipitaciones cordilleranas provocaron la muerte a 6 personas y dejaron daños millonarios en infraestructura, minería y turismo.