Frenan un proyecto crucial para la movilidad de la ciudad: Peñalosa

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, aseguró que “no hay Estado de Derecho” y tildó de “asombrosa” la decisión del juez 49 administrativo de oralidad del Distrito que ratificó la orden que dio el 23 de abril de este año de suspender la adjudicación del proyecto Transmilenio por la Séptima.

“Aquí no importa que un Alcalde haya sido elegido por los ciudadanos, que un Concejo haya aprobado la obra, no importa que los estudios y diseños se hayan hecho por dos de las firmas más importantes de ingeniería y diseño que hay en Colombia, no importa que se hayan invertido $29.000 millones en estos estudios (…) Aquí lo que importa es lo que piensa un juez que frena este proyecto crucial para la movilidad de la ciudad y sin ningún sustento técnico ni legal”, dijo el Alcalde.

Asimismo indicó que “aquí hay un caso asombroso con la decisión del juez y es que lo particular prima sobre el general. No hay otra opción de transporte para esta vía. No hay posibilidad que en 40 o 50 años se haga un metro subterráneo sobre esta vía”.

Según el juez que dictó la sentencia la decisión se mantendrá hasta que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) haga modificaciones técnicas y económicas, o hasta que se dictamine una sentencia de fondo.

Y es que asegura que “no se cuenta con los debidos y completos estudios del suelo y la geotecnia para la construcción de los puentes” que se construirían sobre la Calle 85.

La sentencia reza que los reglamentos sobre los andenes que deben ser de 3.5 metros de ancho no se respetan, ya que en esa zona serían de entre 1.70 y 2.40 metros. Además señala que no se garantizan los al menos 28 metros de ancho que deben existir entre el edificio Altos de La Cabrera y la obra.

A esto Peñalosa respondió: “Ahora resulta que un juez sabe más sobre el diseño de un puente que las firmas más importantes de ingeniera en el país, dice cosas tan poco serias técnicamente como argumentar que los estudios de suelo que se hicieron no sirven, usar Google Earth y no los planos de Catastro o del mismo proyecto, y desconocer la experiencia que tienen estas firmas y los estudios sólidos que tiene este proyecto”.

A la respuesta también se sumó el IDU, que antes de emitir su opinión indicó que respeta el fallo y que acatará las medidas que se tomen. No obstante, sí hizo público el descontento de la dirección del Instituto: “A todas luces, es contradictorio que en su fallo el juez reconozca que el edificio Altos de la Cabrera se construyó invadiendo la zona de reserva vial, dejando un andén de apenas 60 centímetros”.

“Pero ahora, que la Alcaldía de Bogotá busca ampliar ese andén entre 1.75 y 2.40 metros, se favorezca al privado diciendo que la ciudad ya no puede hacer la construcción porque el espacio se redujo producto de la invasión de Altos de la Cabrera”, explicó el IDU.

El Burgomaestre continuó apuntando que “se dejan de generar más de 20.000 empleos, los bogotanos perderían más de $500.000 millones, es decir, lo que costaría construir 25 colegios. Esto es lo que se ha invertido en predios, diseños y lo que costarían las demandas de los proponentes por el costo que implicó para ellos la presentación de sus propuestas”.

Según información oficial, el edificio Altos de La Cabrera fue construido en la zona de reserva vial, espacio que no se podía utilizar con estos fines. Este último fallo advierte que sí son 60 cm los que hay entre la obra privada y el espacio público, lo que quiere decir que de hecho la edificación sí habría invadido la zona de reserva vial.

La obra Transmilenio por la Séptima estaba para ser adjudicada el 2 de mayo y ya son varios los problemas jurídicos que se le han presentado a la Alcaldía. La decisión inmediatamente anterior fue impuesta por el mismo juez, quien el 23 de abril ordenó la suspensión de la obra en respuesta a una Acción Popular interpuesta por habitantes del edificio estrato seis, Altos de La Cabrera.

Ese mismo día la Procuraduría General solicitó la suspensión de la adjudicación de la licitación de la troncal.

A la fecha ya son 44 los procesos judiciales contra el Transmilenio por la Séptima, 14 han salido favorables, los 30 restantes siguen sin decisión.

Esta obra conectaría la estación Museo Nacional en la Calle 32 con la Calle 200, al norte de la ciudad. La troncal traería consigo una renovación urbana de un costo total de $2.3 billones, y según aseguraron los informes técnicos reduciría a 50 minutos un viaje que a hoy se hace en dos horas y media de promedio.