Educación virtual pero con alta seguridad de datos

foto Mintic

La pandemia de Covid-19 obligó a muchas escuelas y universidades a cambiar, prácticamente de la noche a la mañana, la educación presencial por el aprendizaje digital, virtual o a distancia. El apuro de muchas autoridades y profesores, fue abrir de inmediato grupos en distintas plataformas públicas, como Microsoft, Google, o Facebook, entre otros, para dar respuesta a los millones de alumnos que necesitaban tener continuidad en sus clases.

 Algo que poco preocupó en ese momento fue la seguridad de los datos de los alumnos, que necesariamente quedarían expuestos con una situación así. El dedo en la llaga lo han puesto, sobre todo, los países europeos, que levantaron la voz en este sentido contra los dos grandes gigantes tecnológicos: Apple y Google.

Países del viejo continente, como Suiza, de plano cortaron relación con esos dos grandes de la tecnología, que se negaron a aceptar que la información de los usuarios de ese país se quedara en servidores europeos, aunque de último minuto se logró un acuerdo con Google, quien cedió un poco en su actitud inicial.

Colombia

Para proteger a los poco más de 10 millones de estudiantes colombianos, en los diferentes niveles educativos, las clases han continuado bajo la estrategia de flexibilización escolar “Colombia Aprende”.

En este contexto, el gobierno colombiano presentó un plan, “Misión TIC 2022”, para formar en los próximos dos años a 100 mil programadores para convertir al país en el de mayor aceleración en transformación digital de América Latina. Este programa busca formar programadores que tengan habilidad para participar en proyectos de inteligencia artificial, Internet de las cosas, computación en la nube, robótica y también de manejo integrado de bases de datos relacionales.

Según la Secretaría de Educación (SED) la iniciativa Colombia Aprende, se pudo desarrollar durante los meses de aislamiento preventivo obligatorio gracias al aumento de contenidos, herramientas, formatos y plataformas tecnológicas educativas para llegar a todos los niños y jóvenes.

 “Un aspecto en el que hemos puesto especial énfasis es el resguardo de los datos de nuestros estudiantes y docentes”, subrayó la ministra de Educación de Colombia, María Victoria Angulo, quien también se refirió al modelo de alternancia, con el que se espera que los estudiantes del país puedan volver a los salones de clase, y de esta manera, dejar de un lado las clases en línea.

 Acceso digital y datos seguros

 La pandemia de covid-19 ha cambiado muchas cosas. Un rubro que quedará marcado para siempre es, ni más ni menos, que el de la educación. Es momento de llamar a la reflexión sobre este punto y tratar de encontrar el equilibrio adecuado entre el acceso digital y la protección de datos. Es decir, la misión es proteger a los estudiantes, y con este objetivo, también a sus datos.

 Y es que lejos de desaparecer, las amenazas en el ciberespacio se han incrementado durante la pandemia, como han comunicado algunos medios de comunicación]. Por tanto, tanto las escuelas como las universidades deben poner atención en contar con plataformas tecnológicas sólidas que les permitan brindar un servicio educativo de gran calidad, con protección de datos y a salvo de las amenazas que interrumpan el aprendizaje o pongan al descubierto información personal.

Protección 24/7

 Dado lo anterior, hoy más que nunca es necesario contar con información de primera mano para tomar decisiones informadas respecto a dónde estudian nuestros hijos y con qué plataformas tecnológicas educativas cuentan las escuelas y universidades, con el fin de saber dónde vivirán, por así decir, los datos que generan los estudiantes todos los días y con qué herramientas tecnológicas se protegerá esa información.

Para concluir, es importante que tanto escuelas como universidades trabajen con proveedores tecnológicos que no usen los datos de sus usuarios, en este caso de los alumnos, para venderlos o entregarlos a terceros con fines comerciales. Las empresas que garanticen esa protección de datos desde el contrato de servicio demuestran su profesionalismo el papel prioritario que el cliente tiene para ellos. Es preciso recordar que el mejor socio en educación virtual es aquel que brinde tanto calidad educativa, como una alta seguridad en datos.

*Gerente Regional de D2L para Latinoamérica