Piden a empresas cambiar horarios para mover más gente en TM

Foto archivo El Nuevo Siglo

Aunque la Alcaldesa ha sido reiterativa en afirmar que la ciudadanía le ha cumplido a Bogotá y que por lo mismo, el Sistema no ha superado el 35% de su capacidad, la Mandataria hizo un llamado a utilizarlo en hora valle para no concentrar la demanda de usuarios en las horas pico de la mañana y la tarde, sino repartir la demanda a lo largo del día.

Este fue un llamado que reiteró ayer el gerente de Transmilenio, Felipe Ramírez, quien señaló que el componente zonal del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), está a un punto de superar la capacidad requerida para evitar la propagación del coronavirus.

“Transmilenio seguirá operando estos días con el 100% de su flota y queremos hacer una invitación a nuestros usuarios: debemos garantizar que nos movamos en horarios distintos a la hora pico. A los empresarios, por favor necesitamos que la gente entre a trabajar en horarios no pico de la mañana. Si entramos todos en el pico sobrepasaremos el 35% y vamos a mover menos gente. Pero si entramos en horarios distintos y los empresarios nos ayudan, vamos a poder mover a más personas y esto va a ayudar a la reactivación de la economía”, dijo ayer Ramírez.

De hecho, al día de ayer, el Sistema registró en sus tres componentes (troncal, zonal y cable) un 25,8% de validaciones en sus horas pico, comparado con un día hábil normal antes de iniciar la contingencia. Si se discrimina por componente, en el troncal (buses rojos) se registra 20,8% de validaciones y en el componente zonal (buses azules) 34% en sus horas pico.

Modificación de horarios

El llamado, como lo indicó la Alcaldesa, es a que los ciudadanos modifiquen sus horarios rutinarios, pues es una medida tan importante como lavarse las manos, usar tapabocas o mantener el metro de distancia con las demás personas. Estos cambios son fundamentales para aplanar la curva de demanda en horas pico.

Para que la operación funcione de la mejor manera, Transmilenio está operando con el 100% de su flota: 2.094 buses en el componente troncal y 4.400 en el zonal para que los usuarios tengan el espacio de un metro entre sí para prevenir el contagio del Covid-19 y así, que la ocupación del Sistema no supere en ningún momento el 35% exigido por el Decreto nacional. 

En total, cerca de 1.700 personas entre policías, mediadores sociales, anfitriones y guías de Idipron, participan en jornadas para organizar a los usuarios, darles recomendaciones, tips de autocuidado y asegurar el buen uso del Sistema. Adicionalmente, se instalaron 1.300 vallas tipo concierto para regular el acceso a los portales y estaciones con mayor afluencia de usuarios. 

Nuevas medidas aplicadas

Transmilenio reforzó la estrategia en portales y estaciones priorizadas regulando el acceso de pasajeros.

Al interior de los buses se generaron medidas de distanciamiento de una silla entre usuarios, mantener las ventanas abiertas, uso obligatorio de tapabocas, mantener, además de respetar la distancia entre el operador del bus y los usuarios.

Como medida de referencia para el distanciamiento de los usuarios al interior de los buses, se han instalado 100.000 calcomanías al interior de los buses, estos estarán ubicados en las sillas de la flota articulada, biarticulada y zonal, indicando los puestos que no deben usar para garantizar un distanciamiento prudente entre usuarios.

Adicionalmente, ahora los usuarios encontrarán tablas con el mensaje: “sin cupo” en 5.187 buses del componente zonal y de alimentación de Transmilenio. Estas se ubicarán en el panorámico de los vehículos cuando alcancen la capacidad permitida, lo que impide a los conductores recoger más usuarios, el mensaje aparecerá también en los ruteros electrónicos de los buses.

El SITP de Bogotá cuenta con una operación de 10.500 puntos de acceso a los buses entre zonal y trocal, 3.500 puntos de acceso a estaciones, 1.200 torniquetes en estas 142, 9 portales en el componente troncal y 7.477 paraderos zonales.

Con esta infraestructura, el SITP en un día hábil normal moviliza casi 4 millones de usuarios, una demanda significativamente superior a la que reciben sistemas de transporte que operan en otras ciudades del país.