El Ministro de Agricultura le rindió cuentas al Congreso

Foto cortesía

Este miércoles, en la plenaria de la Cámara, el representante por Cundinamarca, Buenaventura León, del Partido Conservador, señaló que el Ministerio de Agricultura está desfinanciado; pero el ministro Andrés Valencia respondió que sumadas todas las iniciativas del Gobierno se invertirán $220 billones en el campo.

Según León, “para el Gobierno no existen los pequeños productores. Hay decisiones equivocadas en distritos de riego, en la Agencia de Desarrollo Rural, proyectos mal ejecutados y corrupción. Las crisis de las cadenas productivas en el sector agropecuario no hay ninguna que hoy esté bien. Y un criterio que trabaja en el ministerio de agricultura para definir los grandes medianos y pequeños productores”.

Así mismo, el parlamentario sostuvo que “el campo está mal diagnosticado. Sabemos desde las entidades los problemas del campo y cómo se solucionan lo que necesitamos son recursos y por eso no se compadece la reducción de recursos en el Presupuesto General de la Nación y en el Plan Nacional de Desarrollo, y eso no quiere decir que sea duquista ni santista. El presupuesto para 2017 era de $49,2 billones, frente a $12 billones del plan del actual gobierno”.

Así mismo, denunció que “las respuestas de ustedes no son exactas. Las cifras no coinciden con la realidad. En 2017 el agro para la vigencia anual tuvo $2,7 billones y lo que proponen es $1,7 billones; un billón menos. Nuestra economía se basa en el sector campesino si queremos disminuir las brechas tenemos que invertir más en el campo”.

El representante denunció que este presupuesto implicará que “se inviertan $350.000 por campesino, una cifra preocupante. La producción agropecuaria tiene muchas aristas, políticas que siempre discriminan a los pequeños productores si queremos un verdadero crecimiento para reducir la pobreza las inversiones tienen que estar dirigidas a los más necesitados”.

Sin embargo, el ministro Valencia defendió su gestión. Según dijo, “el sector viene presentando un proceso de desaceleración que se explica en una expansión, por unas señales de política pública que en su momento fueron equivocadas, pero hubo ausencia de rentabilidad, comercialización y cifras de colocación de cartera mal ubicadas. El 100% de los créditos se siniestró por lo que queremos evitar enviar señales equivocadas a los productores del campo en este Gobierno”.

Así mismo indicó que “la tenencia e informalidad en la tierra es un gran problema. En Colombia el 54% de las personas no tiene título de tierras y el acceso al crédito es muy difícil pues poder presentar al banco el título de propiedad no es posible. Si no aceleramos esos procesos de titulación no puede haber formalidad”.

Así mismo, sostuvo que el Plan Nacional de Desarrollo aprobado por el Congreso “tiene $220 billones para inversión para este año solamente, entre los presupuestos del Ministerio de Educación, Invías y el Ministerio de Agricultura y para los otros años $227 billones. Además, queremos que se crezca el producto interno bruto del campo al 4% y queremos aumentar las exportaciones”.

Por último, sostuvo que se han legalizado “73.000 hectáreas beneficiando a 100.000 familias. Hemos logrado restituir 23.635 hectáreas en todo el país. En actualización catastral nuestro objetivo es llegar a 5 millones de hectáreas en los siguientes tres años y así lograr el 100% del catastro en Colombia, con esto podemos llegar a un alcance que nunca hemos soñado y que dinamizará la economía”.