Off the record

Golpe a gobernabilidad

Para varios parlamentarios la salida de la ministra de las TIC, Karen Abudinen, tendrá consecuencias políticas a corto plazo. Por ejemplo, se considera que la coalición de gobierno que funcionó tan aceitada para sacar adelante la reforma de Inversión Social quedó de nuevo resquebrajada debido a las tensiones que generó el debate de moción de censura, especialmente el hecho de que varios partidos de la plataforma de apoyo a la Casa de Nariño hubieran advertido anticipadamente que el cargo de la ministra era insostenible y, por ende, era mejor que saliera antes de llegar a la instancia de votación. En todas las colectividades había peros a la actuación de Abudinen pero es claro que el presidente Duque se quedó sin respaldo a un integrante del gabinete que él mismo había apoyado públicamente en medio del escándalo.

Único consuelo

“… La gobernabilidad se afectó. En un cualquier país, en cualquier gobierno, en donde se cae un ministro o una ministra por un caso de presunta corrupción, tenga o no culpa el ministro o ministra, claro que se afecta la gobernabilidad, más aún el si el jefe de gobierno había respaldado a ese ministro o ministra… Ahora, con un gobierno ya de salida, con escasos diez meses y tres semanas para dejar el poder y sin grandes proyectos que dependan del Congreso o de otras fuerzas políticas en distintas instancias, creo que el daño no será tan grave… Esa es la única ventaja, o consuelo, que le veo al Gobierno en este caso de Abudinen”, señaló un estratega político que ha trabajado en varias campañas presidenciales.

¿Desventaja electoral?

Interrogado en torno a si el caso podrá tener alguna consecuencia en materia electoral, la misma fuente indicó que “… no más allá de este fin de semana o lo que resta de septiembre… Al final la oposición, que inició el debate, no pudo tumbar a la ministra, ya sea porque esta renunció antes de la votación o porque los partidos de gobierno fue evidente que no quisieron votar el viernes pasado”. Agregó que Duque venía insistiendo en varios de sus últimos discursos, “… que ya tienen cierto sabor a despedida”, que su gobierno no había presentado ningún tipo de escándalos de corrupción, pero es claro “que ya ese tema perdió piso y credibilidad… Estuvo a once meses de salir invicto, lo que hubiera sido un récord frente a los gobiernos de Uribe y Santos, claro está”.

Corregir y corregir

“… Si usted me pregunta, le puedo decir que a partir del jueves pasado al presidente Duque le salió uno de los principales retos de remate de su gobierno, más allá de los que se fijó en los discursos del 20 de julio y del 7 de agosto… Duque deberá ponerse al frente del contrato de los 7 mil puntos de conexión digital en las escuelas rurales… Deberá apretarle el acelerador al nuevo contratista o buscar, en el entretanto, que por medio de otros programas, ya sea de este ministerio, o de los de Educación o Ciencia, por ejemplo, se puedan empezar a conectar esas escuelas y colegios en zonas alejadas, deberá inaugurar, tomarse fotos, llevar prensa, dar ruedas de prensa desde allá, para tratar de que la gente vea que se corrigió el problema y que fue el propio Jefe de Estado el que se puso al frente”, puntualizó el estratega, que pidió la reserva de su nombre.