Departamentos a la espera de recursos para Bicentenario

Foto archivo El Nuevo Siglo

Para trazar una hoja de ruta en el desarrollo de los proyectos para celebrar el Bicentenario de la Campaña Libertadora, se reunieron  los gobernadores de Boyacá, Arauca y Casanare.

Al término del encuentro, los mandatarios Ricardo Alvarado (Arauca) Carlos Amaya (Boyacá) y Josué Barrera (Casanare) se unieron a congresistas, diputados, alcaldes, concejales, voceros gremiales y representantes de la sociedad civil para establecer que, al cumplirse 200 años de la gesta libertadora, “el mayor bien en el que debe incurrir el Estado, es en garantizar el bienestar social y el desarrollo de los territorios que cobijaron al Ejército Patriota”.

Para aterrizar las propuestas, explicó el representante por Boyacá, Wilmer Leal, de la Alianza Verde, “que estamos buscando que a través del Plan de Desarrollo y el Presupuesto General se haga una gran inversión en infraestructura y desarrollo para estos tres departamentos”.

En los municipios de la ruta libertadora, manifestó Leal, aún existen muchos problemas, sobre todos en las vías, por eso “lo que se busca es una reivindicación histórica por medio del presupuesto”.

Sin embargo, anotó Leal, el problema que ven los congresistas de la región es que los ministros les dicen que los recursos de sus carteras se han venido reduciendo y que no existe un presupuesto real para la celebración del Bicentenario.

Por lo pronto, las comarcas avanzan en lo pueden con recursos propios o buscando de donde recoger dinero. Por ejemplo, la Secretaría de Cultura y Turismo de Boyacá está financiando los proyectos de patrimonio cultural a través del impuesto nacional al consumo a la telefonía móvil.

La Secretaría invitó, a través de un acto administrativo, “a los 123 municipios del departamento de Boyacá para que participen con la presentación de proyectos que promuevan e incentiven la conservación, protección, salvaguardia y divulgación del patrimonio cultural representativo de acuerdo a los lineamientos del Ministerio de Cultura y el Plan de Desarrollo Departamental”.

De otra parte, en esa misma resolución, la Secretaría informó que se hacía necesario ajustar el cronograma para hacer, como lo establece la ley, una evaluación técnica y financiera de los proyectos presentados.

La conmemoración está respaldada por la Ley 1916 de 2018, “por medio de la cual la Nación se vincula a la celebración del Bicentenario de la Campaña Libertadora de 1819, y se dictan otras disposiciones”, declarando patrimonio cultural de la Nación a los municipios que hicieron parte de la ruta libertadora, y a su vez, determinando la ejecución de planes, programas, obras de desarrollo y la realización de actividades culturales para el desarrollo de estos municipios.

Según esa ley, las poblaciones beneficiarias de los planes, programas y obras de desarrollo definidos en esta ley, exaltando su valor patriótico y aporte histórico para la patria, son Arauca, Tame, Hato Corozal, Paz de Ariporo, Pore, Támara, Nunchía, Paya (Morcote), Pisba, Labranzagrande, Socotá (Pueblo Viejo-Quebradas), Socha, Tasco, Betéitiva, Corrales, Gámeza, Tutazá, Belén, Cerinza, Santa Rosa de Viterbo, Corrales, Tibasosa, Busbanzá, Floresta, Duitama (Bonza), Paipa (Pantano de Vargas), Tópaga, Toca, Chivatá, Soracá, Tunja (Puente de Boyacá), Ventaquemada, Villapinzón, Chocontá, Suesca, Gachancipá, Tocancipá, Chía (Puente del Común) y el Centro Histórico de Bogotá.

El tercer artículo de la Ley autoriza “al Gobierno nacional para que en cumplimiento y de conformidad con la Constitución política y de la legislación vigente, incorpore dentro del Presupuesto General de la Nación las apropiaciones presupuestales necesarias para ejecutar las disposiciones contenidas en la presente Ley”.