Primeros quemados con pólvora: 2 niñas en Medellín y un niño en Cali

Foto @ESEsuroriente

Este primero de diciembre se registraron los primeros casos de víctimas de quemaduras por pólvora pese a las prohibiciones y a las campañas de prevención que han liderado las gobernaciones y alcaldías en esta temporada de fin de año, que además preocupa por la pandemia del covid-19. 

El primer caso se presentó en Cali después de que se confirmara que un niño de nueve años sufrió lesiones de segundo grado en su pierna producto de la explosión de unos ‘totes’ que llevaba en el bolsillo de su pantalón. La madre del menor explicó que el hecho ocurrió minutos después de que este comprara la pólvora en el barrio Mariano Ramos. 



La quemadura del niño que fue atendido en el servicio de Urgencias del Hospital Carlos Carmona fue en el muslo derecho y tiene un diámetro de 14 x 20 centímetros. Por su parte, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) abrirá una investigación para establecer quiénes fueron los responsables de los hechos.

Sobre lo ocurrido, la Secretaría de Salud Pública de la capital del Valle del Cauca ratificó que la manipulación de pólvora está prohibida y que se está trabajando para que la cifra de quemados sea menor que la del año pasado en el cual se presentaron 43 casos en la ciudad. 

Entre tanto, una niña de 11 años y una niña de 14 años resultaron quemadas en los barrios Belén y San Javier de Medellín. El alcalde de la ciudad, Daniel Quintero, confirmó en una entrevista con Noticias Caracol que estas menores están hospitalizadas e incluso una de ellas tiene lesiones graves en uno de sus oído. 

Por otro lado, las autoridades de la ciudad también informaron sobre la captura de un hombre que fabricaba pólvora artesanal en el interior de una vivienda del barrio La Salle, comuna Manrique, poniendo así en riesgo a su familia y vecinos del sector. 

Cabe resaltar que, por cuenta de la quema de pólvora, en Medellín fueron sancionadas 22 personas y, a su vez se decomisaron 363 kilos de estos elementos.