Defensa de Petro, guerra de opiniones

Foto Montaje El Nuevo Siglo

En medio del debate nacional que se generó alrededor del senador Gustavo Petro después de que fuera revelado un video en donde se le ve recibiendo fajos de billetes y guardarlos en una bolsa, y que a raíz de ese episodio la Corte Suprema de Justicia decidiera abrirle una investigación preliminar, el exalcalde denunció en las últimas horas en Twitter una persecución contra su movimiento político la Colombia Humana.

"Toda la militancia de la Colombia Humana debe entender que han dado orden de destruirnos. No estamos en una democracia. Hoy deben suspenderse las discusiones electorales y preparar los momentos de la movilización generalizada y la solidaridad mundial”, dijo Petro.

Incluso, Petro planteó una guía de cómo ejercer resistencia frente a la situación que describe. “¿Cómo ejercer una resistencia desde las ciudadanías libres sin recurrir a la violencia? Moverse por millones en las calles. Dado que los fondos privados de pensión no dan pensión pasarse de una a Colpensiones que sí da pensión. No poner la plata en bancos corruptos”.

Sin embargo el senador del Centro Democrático, Santiago Valencia, replicó: “Quienes estamos en la vida pública sabemos que nuestros actos no tienen consecuencias privadas, sino que son evaluados por los ciudadanos y juzgados por las autoridades competentes. Es así que todos los servidores públicos tenemos un compromiso ético con nuestros electores y legal con el Estado”.

“Pero el senador Gustavo Petro parece ser selectivo a la hora de aplicar este principio de lo público, ya que posa de adalid de la moral predicando sobre la transparencia política y señalando a todo aquel que se opone a su discurso demagógico, mientras que por el otro lado intenta justificarse al ser descubierto en un video y expuesto a todo el país recibiendo incontables fajos de billetes en una sala oscura mientras los guarda en una bolsa”, agregó el parlamentario.

Para concluir señaló que, “una escena realmente turbia, que el senador Petro aún no aclara después de cambiar varias veces su versión en las explicaciones y cuya única defensa ha sido su eterna estrategia: victimizarse para evadir la responsabilidad”.