Bogotá, segunda ciudad de A. Latina en generar capital para emprendimientos

Foto cortesía

Bogotá, que se ha consolidado como el ecosistema de emprendimiento más dinámico de Colombia, viene ganando también relevancia en el contexto latinoamericano en donde se está posicionando como la capital del emprendimiento.

Así lo destaca un reciente informe realizado por Invest in Bogota en el que se analizan algunos retos y oportunidades del ecosistema de emprendimiento de la ciudad, así como el efecto positivo para el sector que se deriva de la estrategia de atracción de inversión extranjera de valor agregado.

Los indicadores

De acuerdo con el boletín, denominado “Bogotá, capital del emprendimiento en América Latina”, la capital colombiana es la segunda ciudad de América Latina en la que los emprendimientos lograron levantar un mayor monto de capital entre 2010 y lo corrido de 2019. En total, y según información de la plataforma Crunchbase, los emprendimientos ubicados en Bogotá levantaron US$1.764 millones en la última década, superados solo por los emprendimientos de Sao Paulo, que en la ciudad brasilera han representado US$3.689 millones.

Según el monto estimado de los deals, el valor de los realizados por emprendimientos bogotanos entre 2015 y 2017 ascendió a cerca de US$129 millones, una cifra que supera lo registrado en Santiago de Chile y Lima, y este resultado significó un crecimiento considerablemente alto respecto al período 2010-­2012, incluso mayor a lo exhibido por Sao Paulo y Ciudad de México en este rango de años.

En un tercer lugar se encuentra Ciudad de México, con un monto de US$910 millones; en cuarto lugar se encuentra Santiago de Chile, con un rubro de US$126 millones, y en un quinto lugar se encuentra otra ciudad colombiana, Medellín, con 42 millones de dólares.

Otro indicador que muestra la relevancia de Bogotá en el ecosistema de emprendimiento latinoamericano, es el que mide el monto de capital levantado por millón de habitantes. En este aspecto, la ciudad también aparece como la segunda más importante de América Latina, con un total de US$ 217 millones.

Además de las cifras, el informe destaca algunos de los fondos de capital de riesgo y aceleradoras líderes de la industria mundial que han invertido en emprendedores bogotanos. La lista incluye nombres como Wayra, SoftBank, Sequoia,  Combinator, Rockstart y 500 Startups.

Fortalezas del ecosistema

Punto aparte, el informe enumera además algunas de las fortalezas del ecosistema de emprendimiento de Bogotá, entre las que destaca que la comunidad está siendo liderada directamente por los emprendedores, quienes han sido los encargados de posicionar a la ciudad como un jugador relevante en el ecosistema de emprendimiento regional.

Otra fortaleza del ecosistema, según señala el informe, tiene que ver con el hecho de que en la ciudad se ha desarrollado una agenda de transformación productiva orientada a que Bogotá y Cundinamarca se conviertan en una región más próspera y competitiva a partir de la innovación y la tecnología.

Esta hoja de ruta, conocida como la Estrategia de Especialización Inteligente, ha permitido que desde la Administración Distrital y la Cámara de Comercio de Bogotá se adelanten iniciativas para ofrecer servicios a la medida relacionados con dar solución a las necesidades del emprendedor en diferentes áreas de gestión como la estrategia empresarial, el mercadeo y las ventas, la innovación, la internacionalización, la producción y calidad, y el fortalecimiento financiero.

Actores locales

En la ciudad tienen presencia un número importante de actores que integran el ecosistema de emprendimiento, con más de la tercera parte de los que existen a nivel de país. Acorde con las consultas realizas por el equipo de Investigaciones e Inteligencia de Mercados de Invest in Bogota, son cerca de 16 las incubadoras diseñadas para impulsar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores en la ciudad, mientras que el número de aceleradoras está alrededor de 12. Por otro lado, se han establecido recientemente cerca de 40 espacios de coworking en donde se congrega una colectividad importante de emprendedores, así como 11 plataformas de matchmaking entre inversionistas y emprendedores.

En términos de la oferta corporativa para la financiación de proyectos de emprendimiento en Bogotá, existen al menos 21 fondos y bancas de inversión de riesgo, 11 corporate ventures y 3 redes de ángeles inversionistas que activamente participan dentro de los procesos de crecimiento y dinamización de los emprendimientos.

Finalmente, en el boletín se destaca que Bogotá es una ciudad generadora de actividades para emprendedores, con aproximadamente 43 eventos de activación, con actividades que permiten ampliar su círculo o red de contactos, hacer relaciones con empresas interesadas en invertir en sus visiones de negocio o mejorar sus habilidades blandas a través de capacitaciones y actualizaciones sobre tendencias del mundo start-up.

Entorno ideal

Adicionalmente, el informe de Invest In Bogotá menciona que el indicador anual, Global Entrepreneurship Index15, publicado por The Global Entrepreneurship and Development Institute (GEDI), que mide las relaciones entre el emprendedor, el desarrollo económico y la prosperidad, señala a Colombia como el tercer país de América Latina y el Caribe con mejor promedio en los componentes que cuantifica el ranking, después de Chile y Puerto Rico.

Al desglosar cada uno de estos componentes que son tomados en cuenta para la construcción del indicador final, el país tiene un buen desempeño en rubros como alto crecimiento, innovación en productos, percepción de oportunidades, habilidades en emprendimiento, capital humano y absorción tecnológica.

Entre los aspectos más relevantes a resaltar en relación con el clima de negocios para los emprendedores y los inversionistas de riesgo en Bogotá se destacan, por ejemplo, las condiciones legales competitivas para formar y operar fondos de capital privado y de riesgo en América Latina (The Association for Private Capital Investment in Latin America divulga una puntuación del ecosistema para la llegada de capital privado y de riesgo).