¿Cómo eliminar las manchas más difíciles en la ropa?

Cortesía
La clave para lidiar con ellas es actuar inmediatamente y aplicar los productos correctos

 

Todas las familias tienen sus trucos para quitar las manchas más difíciles de la ropa, alfombras o toallas. Sin embargo, no siempre resultan efectivos. Esa blusa blanca sobre la que se derramó accidentalmente el vino tinto termina en la basura o aquel pantalón que se manchó con el pasto después de un juego en el parque se convierte en un buen trapo para limpiar el polvo. Tratar esas temidas manchas de forma más eficiente es posible si tenemos en cuenta que el aspecto más importante para removerlas es el pre-tratamiento: actuar lo más rápido posible antes del lavado.

“Mientras más temprano pueda absorber o pre-tratar una mancha, mayores serán las probabilidades de removerla”, explica Fabio Cahen, gerente del negocio de Cuidado del Hogar de BASF para Colombia, Ecuador y Venezuela. A continuación, algunos consejos para tratar los principales tipos de manchas:

Vino: la mancha de vino tinto es tal vez una de las más temidas y difíciles de remover, principalmente, cuando cae sobre una pieza de ropa blanca. La mejor alternativa es retirar el vino de las fibras tanto como sea posible utilizando papel o tejido de alta absorción, aplicar sal de mesa sobre la mancha inmediatamente después de que esta se ocasiona, contribuye también a la absorción de la misma, así como a neutralizar el vino evitando que este se oxide, fijándose sobre la prenda (transformándose en vinagre). Luego, basta aplicar sobre la mancha alguna solución como detergente líquido para ropa, preferiblemente que contenga agentes blanqueadores, y dejarlo actuar para después lavar la pieza como lo haría habitualmente. Es importante evitar restregar las manchas de vino, porque puede marcar permanente las fibras del tejido. 

Grama/pasto: ver a los niños jugar al aire libre es muy divertido. Pero llega a su fin cuando nos toca eliminar las manchas verdes en la ropa. Por tratarse de colorantes de clorofila, resultan muy complejas de tratar. Debido a las proteínas y colorantes presentes, y la consecuente coloración verde intensa, estas manchas pueden ser muy desafiantes y desesperantes cuando las intentamos remover. La mejor alternativa es utilizar un quitamanchas que contenga peróxido de hidrogeno,  dejarlo actuar por algunos minutos sobre el área manchada, y lavar con un detergente para ropa, junto con las otras piezas.

Chocolate: el chocolate contiene una gran cantidad de grasa y cacao. Esto puede causar daños irreparables en las piezas de ropa o tejidos. Para remover esta compleja mezcla es importante retirar el exceso lo más rápido posible y aplicar un poco de lavaplatos concentrado, directamente sobre el área afectada, junto con un poco de agua caliente. Esta etapa facilitará la remoción de la mancha durante el ciclo de lavado regular. Eso sí, es preferible que el lavaplatos utilizado contenga un pigmento azul, pues cuando se emplean colorantes rojos o verdes, por ejemplo, pueden manchar las prendas.

Sudor y desodorante: las manchas amarillentas de sudor y desodorante en las axilas son probablemente las más indeseables, hacen que la ropa se vea sucia y antihigiénica. Este color amarillento es causado por la interacción de los activos antitranspirantes del desodorante, principalmente, el clorhidrato de aluminio, con grasas, sales y aguas resultantes del proceso de sudoración de la piel. Removerlas no es tarea fácil. Puede utilizar un removedor de manchas que contenga quelantes de alto desempeño, como el MGDA en su formulación, y dejar en remojo por varios minutos. Después lave la ropa con un detergente que contenga liberadores de oxígeno activo y un buen agente anti-redepositante. Para remover los olores de la transpiración, especialmente en ropa deportiva, opte siempre por lavarla con un detergente con propiedades antibacteriales, ya que están formulados para suministrar protección bacteriostática.