¡Tome nota! El abecé para el cuidado de la piel de los bebés

Foto cortesía

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y la primera barrera protectora que nos preserva de agentes externos nocivos para la salud, mantiene la temperatura corporal y tiene una función sensorial que nos permite percibir las cosas a través del tacto. En los recién nacidos está en proceso de maduración por lo que se debe prestar mucha atención en su cuidado.

Por esta razón, el doctor Javier Torres, pediatra y neonatólogo, experto de Johnson's Baby, nos revela la guía del cuidado de la piel del bebé: qué rutinas implementar, qué tipo de productos utilizar y los problemas más comunes que se pueden presentar.

El baño

Uno de los momentos más importantes en la rutina de cuidado de la piel del bebé es el baño, idealmente debe ser dos veces al día, con agua tibia a temperatura corporal, de 36,5 a 37 grados, dentro de un espacio cerrado para evitar las corrientes de aire, con una duración de máximo cinco minutos dentro de la bañera, utilizando productos puros y suaves que conserven su integridad. Además, es una oportunidad para la estimulación multisensorial, que según lo que demuestran estudios los tornan más tranquilos, confortables y mejora su sueño.

Secar muy bien

Una vez termine el baño, se debe secar muy bien al bebé. Ideal usar una toalla suave de algodón y se recomienda evitar el uso de telas con materiales sintéticos. Así mismo, prestar mucha atención en los pliegues de la piel donde suele quedar humedad, lo que puede generar irritaciones o hasta infecciones. También se recomienda que los recién nacidos estén cubiertos después del baño, para evitar la caída de temperatura lo cual puede ocurrir 10 minutos después del baño.

Usar productos específicos

La piel de los bebés es extremadamente permeable, es decir, que cualquier cosa que le apliquemos será rápidamente absorbida y asimilada por su organismo. Por esta razón la recomendación principal es usar productos indicados para ellos, con pH ligeramente ácido entre 5 a 5,5 compatible con el de su piel, libres de químicos, fragancias alergénicas y colorantes, clínicamente comprobados, que no dejen residuos y se absorban rápidamente para evitar reacciones que alteren el normal progreso de la epidermis, la cual toma varios meses en desarrollarse.

Durante el baño se pueden utilizar productos como el baño líquido para recién nacido, que puede ser usado desde el primer día de vida, ya que tiene pH fisiológico, es hipoalergénico y es libre de colorantes, parabenos, sulfatos y ftalatos.

Siempre hidratar

La barrera de la piel es inmadura, por lo que la humectación debe ser constante; por eso debemos asegurarnos de hacerlo a diario, con productos suaves, puros y delicados diseñados especialmente para que mantengan su funcionamiento normal, favoreciendo la hidratación, protección y reparación, para conservarla saludable.

Área del pañal

Esta zona es de mucho cuidado, luego de realizar la limpieza debemos asegurarnos de que los pliegues, la ingle y las partes íntimas estén bien secos, posteriormente aplicar una crema protectora adecuada para la cola del bebé antes de poner el pañal limpio.


Le puede interesar: ¿Sufre del Síndrome del trabajador quemado? Vea cómo detectarlo


Protección solar

La exposición al sol no es recomendable para el recién nacido, ya que Colombia es un país tropical y la irradiación solar es acumulativa, lo que puede generar daño a largo plazo en la salud de su piel. Por ello se recomienda pocos minutos de toma de sol, en las horas de menor intensidad solar, evitando horarios entre las 10:00 a.m. y 4:00 p.m. ya que los rayos solares son más fuertes. Cuando el bebé supera los seis meses de edad, se puede aplicar protector solar en las partes del cuerpo más expuestas.

La piel del recién nacido debe adaptarse a un gran cambio después de su nacimiento, pues pasa del ambiente acuático de su útero a un ambiente seco y contaminado. Conforme su piel se adapta al nuevo mundo, muchos bebés pueden tener algunos de estos problemas comunes en su piel:

  • Acné: el acné del recién nacido se presenta en alrededor del 20% de los bebés. Puede tener la apariencia de espinillas o de una leve irritación, pero generalmente se resuelve sin ayuda durante los primeros meses. Normalmente aparece en la cara, en especial en la nariz y la barbilla. Es el resultado de las glándulas sudoríparas inmaduras y, probablemente, de las hormonas de la gestación. Desaparece sin tratamiento.
  • Descamación: durante los primeros días de nacido, la piel del bebé se descama levemente, principalmente en las palmas de las manos, las plantas de los pies y los tobillos. No hay que preocuparse, en un par de días la descamación será parte del pasado.
  • Costra láctea: algunos bebés tienen la costra láctea o dermatitis seborreica, un problema de la piel que parece una mancha, con corteza o escamas, en el cuero cabelludo o cejas. Esta condición es bastante común, puede comenzar en las primeras semanas de vida y durar, normalmente, semanas o meses. Realizar un suave masaje con crema hidratante para recién nacido ayudará a reducir este problema.