Por segundo día, miles de indígenas bloquean la Panamericana

Foto cortesía.

La protesta de las comunidades indígenas de Caldas, Huila, Tolima y el Cauca se mantienen con bloqueos a la Carretera Panamericana, mientras que en algunas zonas se empieza a registrar escases de alimentos y las pérdidas para comercio y transporte superan los $4 mil millones diarios.

De acuerdo con los organizadores de la protesta, denominada ‘por la defensa de la vida, el territorio, la democracia, justicia y la paz’, la vía que comunica a Popayán con Cali, seguirá taponada hasta tanto no se produzca la reunión con el presidente Iván Duque.

Dijeron que el Mandatario fue convocado para “un debate abierto frente a todas las situaciones que están afectando a comunidades campesinas, urbanas, estudiantes, trabajadores y especialmente para exigir el cumplimiento de múltiples acuerdos que ha pactado, no solo con el movimiento indígena, sino con los demás sectores sociales y populares del Cauca y Colombia”.

La principal concentración de nativos se encuentra en el cabildo Sat Wesx del resguardo de Corinto. “Actualmente nos encontramos en este punto de la vía Panamericana alrededor de 13 mil personas, hay otros puntos en el Huila, Tolima, Valle y Caldas, hemos dicho que no solamente vamos a pelear los derechos indígenas, vamos a pelear lo que aqueja al pueblo colombiano principalmente en el tema de la paz”.

En principio los indígenas habían planteado una protesta pacífica, sin obstrucción de vías, pero finalmente terminaron atravesando troncos y piedras en varios tramos de la Carretera Panamericana, que impiden el tráfico de vehículos hacia Ecuador.

Las personas que logran esquivar la protesta deben caminar por los márgenes de la vía, mientras la Policía desplegó su fuerza antidisturbios, con los que se han presentado algunos choques.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, se limitó a decir que la Fuerza Pública ha dado prioridad al diálogo para que se levanten los dos taponamientos que persisten en la vía.

“Estamos más en el diálogo social que en actos de fuerza”, aseguró.

Los taponamientos, que impiden el paso de vehículos de pasajeros y de carga, dejan millonarias pérdidas. Entre la carga represada hay materias primas para las industrias, alimentos e incluso contenedores con destino a exportaciones.

De acuerdo con Colfecar, diariamente la vía entre Cali y Popayán moviliza unas 2.000 toneladas de carga, que hoy no pueden llegar a su destino.

Desde hace tres días, unos 70 transportadores provenientes del departamento de Nariño permanecen con sus vehículos represados en el kilómetro 11 de la vía Popayán-Cali.

Mientras tanto, la única vía habilitada para conectar el Cauca con el Valle es el corredor humanitario entre los municipios de Piendamó, Morales y Suárez, por donde ayer se han movilizado 143 vehículos con más de 4.010 toneladas de carga, 56 automotores particulares y 24 de transporte de pasajeros, todos con una capacidad no superior a las 10 toneladas.

Fenalco hizo un llamado urgente al Gobierno nacional y a las comunidades indígenas, no solo para que levanten de inmediato el bloqueo, sino para que los acuerdos que se firmen sean de fondo y permitan que estas tomas no se sigan presentando como ha venido sucediendo en los últimos años.

Los indígenas, que representan al menos el 3,4% de los 42 millones de colombianos, se han organizado para exigir derechos y denunciar crímenes y atropellos.