Trump: Gobierno se detendrá si es investigado por demócratas

Xinhua
Pese a que hizo un llamado a la unión bipartidista en pro del país, insistió en que demócratas no deben investigar sus declaraciones de impuestos

 

 

Después de pedir a los demócratas y republicanos que se unan el miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó en una rueda de prensa con tomar represalias si los demócratas lo investigaban tras las elecciones intermedias.

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Trump dijo que el "gobierno se detendría" si los demócratas comienzan una investigación sobre él y sobre sus declaraciones de impuestos.

"Y los culparía porque ahora vendrían a hacer política", dijo Trump en referencia a los demócratas.

Sus comentarios se produjeron después de que pidió a ambas tendencias que dejen de lado el partidismo y trabajen juntos.

El presidente dijo que estaba ansioso por trabajar con la líder del partido en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien está destinada a convertirse en la líder de la mayoría.

Pelosi, la principal demócrata de la Cámara de Representantes, pidió el martes un bipartidismo para trabajar con los republicanos.

"Ahora es el momento de que los miembros de ambos partidos se unan y mantengan el milagro económico estadounidense", dijo Trump.

Pelosi realizó una conferencia de prensa paralela, diciendo que el Congreso tiene una "responsabilidad constitucional" de supervisión, cuando se le preguntó sobre la citación de las declaraciones de impuestos del presidente.

"Ojalá podamos hacer la solicitud y la información se estudiará", dijo.

Con la victoria de los demócratas, el partido tiene el control del comité y el control de la citación para investigar a la administración Trump.

El mandatario estadounidense expresó su opinión sobre el éxito que tuvo el Partido Republicano durante las elecciones del martes y dijo que desafiaba la historia a pesar de perder una mayoría en la Cámara de Representantes.

También elogió los logros del partido en el Senado y las victorias en las elecciones de gobernadores, frenando la "ola azul" que muchos demócratas esperaban que se produjera.

"Esta elección marca las mayores ganancias del Senado para el partido de un presidente en una primera elección de medio término desde el periodo del presidente [John] Kennedy en 1962", dijo Trump.

Trump culpó de la pérdida de escaños republicanos a los políticos que se apartaron de él, incluyendo a Barbara Comstock, de Virginia, y Mia Love, de Utah.

“Mia Love no me dio amor, y ella perdió. Qué mal", dijo Trump.

Más tarde, en la conferencia de prensa, Trump se enfureció, atacando a los reporteros y sosteniendo altercados verbales, especialmente con el corresponsal de CNN.

"CNN debería avergonzarse de que trabajes para ellos; eres una persona grosera y terrible, y no deberías trabajar ahí", dijo Trump a Jim Acosta, quien le hizo una pregunta sobre una caravana de migrantes que se dirigía a la frontera sur de EEUU a través de México.

En respuesta a un reportero de PBS, Trump dijo que su pregunta era "racista" cuando se le preguntó sobre su postura y las implicaciones de su retórica nacionalista.