Off the record

Foto archivo

“Senador en formación”

 

El senador Antanas Mockus, de la Alianza Verde, continúa dando ejemplo con sus particulares posturas y experimentos pedagógicos, como lo hizo semanas atrás cuando logró convencer, en la plenaria de la corporación legislativa, al expresidente Uribe y al senador Alberto Castilla, del Polo, de hacer una “prueba de confianza”. El excandidato presidencial y exalcalde de la capital del país aprovecha cualquier hecho o escenario para dar muestra de cómo concibe la política y el ejercicio público. Por ejemplo, en una carta pública a la ministra de las TIC, Silvia Constain, alrededor del proyecto de ley que reglamenta el sector de las tecnologías de la información, terminó firmando con una particular frase al lado de su nombre: “senador en formación”.

 

Pulso por proyecto TIC

 

En su carta, Mockus le dice a la Ministra que si bien es necesario modernizar el sector, “un proyecto que no se discute rigurosamente y que no tiene la voz ciudadana, es un proyecto que probablemente sea inconveniente, carezca de legitimidad y debilite la democracia deliberativa”. Se pregunta el Senador verde cuál es el afán por aprobar esta iniciativa y pide que siendo un tema tan complejo lo mejor sería aplazar la discusión para el primer semestre de 2019. Tras quejarse de que la ponencia para primer debate apenas si les fue enviada el jueves, Mockus insiste en que “decir que un proyecto es urgente porque es urgente es un argumento tautológico y no explicativo”.

 

Andanada opositora

 

Ese proyecto ya tiene muchos peros, sobre todo en las filas de la oposición. Por ejemplo la también llamada “bancada alternativa” si bien reconoce la importancia del proyecto de modernización de las TIC, insiste en que esta iniciativa no debe ser aprobada sin la participación de los interesados, no solo las empresas, sino los actores, los productores, las televisiones regionales y medios comunitarios, sobre todo los usuarios de los servicios de televisión, radio y telecomunicaciones. Incluso denuncian estos parlamentarios de la oposición que los presidentes de las comisiones Sextas de Senado y Cámara no han querido realizar audiencias públicas y tienen un “afán desmedido” para aprobar un proyecto que podría favorece a canales privados y compañías de telefonía celular.

 

Las razones de Constaín

 

La Ministra, a su turno, no solo ha rechazado que se esté tratando de beneficiar a determinadas empresas, sino defendido la necesidad de avanzar en la modernización y regulación del sector para ampliar su competitividad. “El proyecto propone reformas institucionales para generar un entorno legal más moderno, adecuado a los requerimientos tecnológicos y de mercado que hoy caracterizan al sector TIC, con una optimización en la estructura institucional sectorial, la generación de incentivos para la inversión y la competencia en el mercado, en búsqueda de la maximización del bienestar social y teniendo como objetivo fundamental generar las condiciones para conectar a todos los colombianos”, indicó.

Cifras en mano

 

Las estadísticas de la Ministra son también muy dicientes. Para comprobar que en Colombia persiste una brecha digital que se evidencia tanto por estratos como por zonas geográficas. Así, los servicios fijos de telefonía, Internet y televisión para el cuarto trimestre de 2017 evidencian que a nivel nacional el servicio de telefonía fija presenta la mayor penetración con un 14,18%, seguido del servicio de Internet fijo con el 12,82% y por último el servicio de televisión por suscripción con una penetración del 11,30%. Para la Ministra esto comprueba la baja penetración de estos servicios en Colombia. Igualmente, existe una disparidad geográfica en la penetración de los servicios fijos al compararla con el porcentaje poblacional acumulado. Por ejemplo, para el 20% de la población acumulada del país que está más desconectada, la penetración de los servicios fijos es inferior al 3%.