Cinco preguntas sobre las elecciones en Argelia

Anadolu

El presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, pospuso el lunes las elecciones presidenciales después de masivas protestas y retiró su aspiración en busca de un quinto mandato en el cargo debido a problemas de salud.

El aplazamiento de las votaciones fue una medida criticada por la oposición que este miércoles afirmó en un comunicado que la medida equivalía a la extensión de facto del cuarto mandato de Bouteflika en el cargo.

"Las autoridades actuales [es decir, Bouteflika y su gobierno] no están calificadas para liderar el período de transición".

"No pueden permanecer en el poder en contravención de la constitución argelina y la voluntad de la gente", agregó el comunicado.

Bouteflika militó en el Ejército de Liberación Nacional, brazo armado del Frente de Liberación Nacional que dirigió la independencia en Argelia y fue elegido por primera vez en 1999. Ha estado gobernando el país por cuatro términos.

Aunque el presidente de 82 años había sufrido un derrame cerebral en 2013, anunció su candidatura para un quinto periodo.

Durante tres semanas consecutivas, personas de diversos orígenes salieron a las calles para protestar por su decisión.

Estas son cinco preguntas que la Agencia Anadolu se hizo sobre las elecciones argelinas:

¿Por qué se pospusieron las elecciones?

Mientras se preparaban para las votaciones del 18 de abril, todos en Argelia tenían curiosidad acerca de la posible candidatura de Bouteflika debido a sus problemas de salud.

Después del anuncio oficial de la candidatura y el apoyo de los principales partidos del régimen, la gente comenzó a salir a las calles para manifestarse contra la intención del mandatario.

"Entiendo las motivaciones de los numerosos compatriotas que eligen esta forma de expresión y una vez más, aclamo la naturaleza pacífica", dijo.

"Después de las elecciones presidenciales, solicitaré de inmediato una conferencia nacional para discutir y adoptar reformas políticas, institucionales, económicas y sociales para formar la base del nuevo sistema reformista del Estado nacional argelino", dijo Bouteflika y declaró su candidatura el 3 de marzo.

¿Cuáles eran las demandas de los manifestantes?

En lugar de derrocar al régimen, como sucedió en otros países durante la Primavera Árabe, los argelinos exigieron un "cambio".

Querían que alguien nuevo gobernara el país en lugar de alguien que padecía problemas de salud.

Sus demandas también incluyeron poner fin a la acumulación de activos de la Argelia rica en petróleo, en manos de ciertos grupos del ejército, legisladores y el mundo de los negocios, y poner fin a la corrupción que se produce dentro de estos grupos.

¿Cómo respondió el Ejército a los acontecimientos?

El Jefe de Estado Mayor del Ejército argelino, Ahmed Kayed Saleh, habló sobre la situación actual del país en un discurso que pronunció en la academia militar la semana pasada.

El general Saleh declaró que el ejército mantendría su compromiso con la seguridad y estabilidad del país, y agregó que las "dudosas llamadas" a "la regulación de la democracia" eran hechas por fuentes extranjeras.

Negó los reclamos de un golpe de Estado por parte del ejército.

La reunión entre Bouteflika y Saleh después de la decisión del presidente del pasado lunes de abandonar las elecciones, mostró la aprobación por parte del ejército de la decisión del mandatario.

¿Cómo reaccionó la oposición al anuncio de Bouteflika?

Mientras los argelinos celebraban la retirada de Bouteflika, la oposición fue cautelosa con respecto a su anuncio.

Algunos candidatos presidenciales dijeron que el aplazamiento fue un "claro ataque a la Constitución" y que extender su tiempo en la oficina fue una "legitimidad de hecho".

El ex primer ministro Ali Benflis dijo que estaba en contra de la Constitución extender el tiempo de la presidencia sin referirse al pueblo.

El exministro de Comunicaciones, Abdulaziz Rahabi, señaló que Bouteflika ya no era un candidato, pero continuaría su deber como presidente después de abril de 2019.

Mientras tanto, muchos activistas exigieron protestas para realizar reformas y mantener la presión sobre la administración.

¿Qué pasará en Argelia ahora?

Bouteflika aún a pesar de su retiro de las próximas elecciones presidenciales sigue ocupando el cargo.

También se dice que el ex primer ministro Ahmed Ouyahia entregó su renuncia y Bouteflika nombró a Noureddine Bedoui, que anteriormente se desempeñaba como ministro del Interior en su lugar.

Bedoui formaría un gobierno de conciliación nacional y una conferencia nacional debatiría las reformas constitucionales y políticas.

Un borrador de constitución preparado por la conferencia sería votado en un referendo.

Los pasos tomados por la administración calmaron a los manifestantes, sin embargo, no se ha publicado la naturaleza de las reformas o la fecha de las próximas elecciones.