Off the record

De 15 a 13

Soledad Tamayo volvió esta semana al Congreso. Si bien en los comicios de marzo de 2018 ocupó la casilla quince en votación en la lista al Senado por el partido Conservador, no alcanzó a entrar ya que esa colectividad solo conquistó 14 escaños con los 1.927.320 votos que obtuvo. Sin embargo, inicialmente Tamayo llegó al Congreso para ocupar la curul de la capturada y luego condenada Aída Merlano, pero el año pasado, una vez se confirmó la sanción de “silla vacía” por el fraude electoral cometido por la dirigente barranquillera (que se fugó en Colombia y luego fue detenida en Venezuela), se vio obligada a dejar el escaño. Ahora, tras la muerte días atrás del senador pastuso Eduardo Enríquez Maya, Tamayo entró en su reemplazo a la Comisión I. Paradójicamente, Enríquez Maya había ocupado en marzo de 2018 la casilla 14 en el listado de votación, con 66.826 sufragios, en tanto Tamayo quedó una casilla atrás, sin curul, con 59.149.

La misión

Tras posesionarse esta semana ante el presidente del Senado, Tamayo lamentó la desaparición del senador pastuso, que murió víctima de complicaciones por el covid-19. “Me embarga una gran tristeza. Fue un ilustre jurista, un congresista comprometido con el país”, precisó. Sobre lo que será su trabajo de aquí al 20 de junio del próximo año, la senadora conservadora dijo que “… retorno a este Congreso para continuar trabajando por las causas sociales y para seguir defendiendo los derechos de los niños, asimismo por el empoderamiento de las mujeres y por la educación. Estaré en este escenario defendiendo todas las causas de los colombianos, agradezco a quienes han confiado en mi trabajo”.

Poco solidarios

Un estudio de Change.org y el Centro Nacional de Consultoría reveló la radiografía de la participación social de los colombianos en pandemia y qué tan solidarios han sido los ciudadanos en tiempos de covid-19. Según el estudio, solo el 30% de los consultados han sido voluntarios durante la crisis sanitaria y el 20% ha donado dinero en el momento en el que el país atraviesa por la peor crisis económica del último siglo. La investigación también evidenció que la nueva tendencia en Colombia para participar en temas sociales es la firma de peticiones online. De hecho, el 50% de los ciudadanos asegura haber realizado esta actividad durante el último año. Incluso, los temas sociales que hoy más apoyan los ciudadanos con su firma son medio ambiente y protección de animales (45%) y causas relacionadas con la salud y justicia económica (28%). De acuerdo con Change.org, que es una organización de campañas sociales a nivel mundial, llama la atención que, pese al impacto que ha generado el nuevo coronavirus en el país, más del 70% de los colombianos no se muestran interesados en ser voluntarios o en unirse a ningún evento de cambio social.

Participación desigual

El mismo estudio reveló que el 27% de las personas haría algo para evitar que un proyecto de ley tramitado por el Congreso de la República se hunda, si considera que este es injusto o perjudicial para la comunidad. De igual manera, el 45% estaría dispuesto a enviar un oficio o derecho de petición en contra de la iniciativa, el mismo porcentaje se manifestaría en redes sociales, el 39% asistiría a una protesta o manifestación pública y el 9% consultaría a los partidos políticos para pedir ayuda.