EU y China siguen mostrándose ‘los dientes’

Foto Agence France Press

ESTADOS UNIDOS acusó  a Huawei de mentir sobre sus vínculos con el gobierno chino y Pekín denunció el "acoso" de Washington contra el segundo fabricante mundial de smartphones que está siendo abandonado por muchos de sus socios.

En plena guerra comercial sino-estadounidense, el gobierno del presidente Donald Trump sumó a Huawei a una lista de entidades sospechosas ante el temor de que  utilice sus equipos para espiar para Pekín.

Aunque la interdicción fue suspendida por tres meses igualmente dañará la propia sobrevivencia de Huawei por cuanto sus teléfonos dependen fundamentalmente de chips fabricados en Estados Unidos.

"Es simplemente falso. Decir que no trabajan con el gobierno chino, es una declaración falsa", dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en una entrevista con la cadena CNBC.

"El director ejecutivo de Huawei (Ren Zhengfei) no dice la verdad al pueblo estadounidense ni al mundo", añadió y mencionó leyes chinas que obligan a las empresas a colaborar con las autoridades.

Ayer también China anunció que presentó una protesta por el trato estadounidense a Huawei y reclamó "sinceridad" a Washington para seguir con las negociaciones comerciales.

Previamente, el ministro de Exteriores Wang Yi denunció el "acoso económico" de Estados Unidos. Dijo que Washington quiere "obstaculizar el desarrollo" de China, y prometió que su país va a "luchar hasta el final".

Y el portavoz del ministerio chino de Comercio dijo que las negociaciones con Washington sobre la guerra arancelaria no serán reanudadas si los estadounidenses no dan pruebas de "sinceridad".

Hasta el momento, Pekín decía esperar el reinicio de esas tratativas aunque sin una fecha determinada.

Pompeo, en cambio, dijo tener esperanza en que "las dos cuestiones" (Huawei y comercio) sigan separadas".

No obstante la guerra comercial parece cada vez más dominada por un enfrentamiento tecnológico sobre Huawei.

Esta medida de Trump no entrará en vigor hasta dentro de 90 días, pero los grupos japoneses prefirieron anticiparse debido a las dudas que planean ahora sobre los productos de Huawei.

Efecto dominó

Esta decisión de Washington ya comenzó a provocar un efecto dominó. Varios grandes operadores telefónicos de Japón y el Reino Unido ya anunciaron el miércoles que abandonaban por el momento al gigante chino que está presente en 170 países.

El poderoso grupo japonés de la electrónica Panasonic se sumó ayer a la lista de quienes han cortado lazos con Huawei.

El japonés Toshiba dijo que va a "suspender" temporalmente sus suministros a Huawei, mientras procede a las necesarias verificaciones, según un portavoz.

Previamente, también desde Tokio, KDDI y SoftBank Corp postergaron el lanzamiento de nuevos modelos de Huawei para evaluar el impacto de las sanciones estadounidenses, mientras que NTT Docomo indicó de su lado que frenaba "los pedidos" de teléfonos Huawei que tenía previsto lanzar este verano boreal.

En 2018 Huawei ocupaba el quinto lugar en Japón, lejos detrás de Apple pero en fuerte progresión, con ventas de unos 2 millones de unidades (+63% anual) en un mercado total de 31 millones de teléfonos inteligentes, según cifras del MM Research Institute.

Es una gota de agua para el coloso chino de las telecomunicaciones -primer proveedor de redes y segundo fabricante de smartphones en el mundo (206 millones de aparatos vendidos en 2018)- pero es indudablemente un nuevo golpe tras el anuncio del domingo de Google de romper lazos con Huawei.

En el Reino Unido, el grupo chino fundado en 1987 también sufrió un revés el miércoles, cuando los operadores EE y Vodafone excluyeron a los teléfonos inteligentes Huawei 5G de sus pedidos con vista al lanzamiento de sus respectivas redes de quinta generación en los próximos días.

La comercialización de Huawei no se retomará "hasta que tengamos la certeza y la garantía a largo plazo de que los clientes que compran estos productos tendrán apoyo durante toda la duración de vida del aparato que adquirieron con nosotros", señaló el director general de EE, Marc Allera.

Un portavoz de Vodafone explicó por su parte que se trata de "una medida temporal mientras persista la incertidumbre en torno a los nuevos modelos 5G de Huawei".

 

Líder del 5G

Huawei se presenta como el líder indiscutido del 5G, la quinta generación de telefonía móvil que permitirá un acceso ultrarrápido a internet.

Estos anuncios son un varapalo para el gigante chino luego de que Google anunció el domingo que su sistema Android, que equipa a la inmensa mayoría de los teléfonos en el mundo, ya no sería ofrecido a Huawei.

Sin Android, Huawei podría tener muchas dificultades para convencer a sus clientes de que compren sus teléfonos pues carecerán de las aplicaciones Gmail (correo), Maps (cartografía) o YouTube (plataforma de videos).

"Lo peor sería una ruptura total del acceso a la tecnología estadounidense", advirtió el gabinete de consultores Eurasia Group, indicando que Huawei "probablemente no sobreviviría en su forma actual"./AFP