El bosque de manglar, fundamental contra el cambio climático

Foto Corpamag

Los manglares son ecosistemas marino-costeros ubicados en los trópicos y subtrópicos del planeta, en el cual la especie fundamental es el mangle, un árbol que resiste altos grados de salinidad combinados con agua dulce. Los manglares forman bosques en espacios inundados ubicados a nivel del mar en zonas costeras, litorales de suelos planos y aguas relativamente tranquilas como estuarios, bahías, ensenadas y ciénaga.

Constituyen un ecosistema irremplazable y único, que alberga una increíble biodiversidad por lo que se les considera como una de las cinco unidades ecológicas más productivas del mundo. Son el hogar de moluscos y crustáceos; y la pista de aterrizaje y zonas de anidamiento de gran cantidad de aves. Sus raíces, además, son el refugio de reptiles y anfibios.

Actúan como riñones. Purifican el océano y filtran el agua para especies marinas como corales y praderas marinas. Además, estos increíbles ecosistemas son esenciales en la lucha contra el cambio climático, pues son mucho más eficientes al almacenar dióxido de carbono, juegan un rol esencial en la regulación de gases y del clima.

Además, actúan como una barrera natural, previniendo la erosión costera y estabilizando los sedimentos, reduciendo los efectos de las inundaciones y las tormentas, manteniendo la calidad del agua. Los manglares pueden tener un valor de uso indirecto al través de la protección de las propiedades costeras y de las actividades económicas como la pesquería.

¿Cómo ha sido el proceso de recuperación de bosque de manglar en la Ciénaga Grande y como ha aportado Corpamag al aumento de cobertura?

Gracias a los reportes entregados por el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras Invemar, podemos conocer como ha sido el proceso de recuperación de bosque de mangle en la Ciénaga Grande de Santa Marta, entre otras, por las intervenciones realizadas por la Corporación Autónoma Regional del Magdalena Corpamag en los últimos 4 años.

Entre 2017 y 2018, la dinámica del manglar evidenció una recuperación de cobertura de 3.345 hectáreas, especialmente en la zona norte y centro, correspondiente a las ciénagas La Luna, Mendegua y Complejo de Pajarales.



En estos sectores Corpamag ejecutó durante el 2017 labores de mantenimiento de los caños Bristol, Cobado, Cobado II, La Caleta del Tambor, Ahuyama, Pajaral y Machetico, y en años anteriores se le realizó mantenimiento a caños como El Clarin, Marquez, Señora, La Mata y un circunscrito hacia las ciénagas de Mendegua y la Luna, propiciando así el ingreso de agua dulce hacia el sector recuperado.

Entre 2018 y 2020 se resalta la ganancia de manglar en la zona centro y norte, 3410 hectáreas, y algunas pérdidas en la región sur de la Ciénaga El Conchal. Algunas zonas pequeñas de manglar también fueron afectadas por eventos de incendios en la región noroeste, eventos ocurridos en su mayoría a inicios de 2020.

En total, en los últimos cuatro años (2017-2020) se ha recuperado más de 6.000 hectáreas de cobertura de bosque de mangle, llegando así al valor más alto en recuperación registrado en la CGSM (39.699 has), demostrando la eficacia de las labores de mantenimiento y recuperación de caños y ríos que alimentan la Ciénaga Grande con agua dulce, que ha venido adelantando Corpamag.

Estas actividades se adelantan, atendiendo las recomendaciones de expertos científicos, quienes han enfatizado en la necesidad de: Promover y conservar las actividades de mantenimiento de los caños y canales con el fin de garantizar un adecuado intercambio hídrico del sistema lagunar.

Actualmente, la Corporación continúa trabajando en diferentes sectores del ecosistema con actividades de reapertura de cuerpos de agua que conectan la ecorregión con el rio Magdalena, para la vigencia 2021 realiza intervenciones en doce (12) cuerpos de agua en los sectores de los caños: Renegado, Caleta del Tambor, Cobado I, Cobado II, rio Frio, Clarín Nuevo, Condazo, Burro, Salado, Martinica, Hondo, y Ciénaga de Buenavista. en los cuales se adelantan labores de mantenimiento, monitoreo ambiental, monitoreo de fauna, reforestación, actividades de educación ambiental y participación ciudadana. Así mismo, como complemento a las labores de monitoreo hidro sedimentológico de la ciénaga, durante la presente vigencia serán instaladas dos Estaciones de Monitoreo, una en el sector del caño Clarín Nuevo, y otra hacia los caños Martinica/Renegado.

Todo lo anterior buscando garantizar el ingreso de Agua Dulce al ecosistema, que permita el lavado permanente de los suelos, de manera que se mejoren y mantengan las condiciones ambientales, estructurales y funcionales de dichos sectores, propiciando la regeneración pasiva de bosque de mangle de la Ciénaga Grande, y con ello la mejora en la prestación de servicios ecosistémicos.