10 acciones para ser amigable con el medio ambiente

Constanza Triana

Especial para EL NUEVO SIGLO

Este mes, en su tradicional actividad de entrada libre, el Museo de La Salle ofreció una conferencia sobre las  especies amenazadas en Colombia a cargo del experto M. Gonzalo Andrade C, quien es miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales.

En este momento “hay un deterioro ambiental sin precedentes que está generando cambios globales, destrucción de ecosistemas, extinción de especies, agotamiento de los recursos naturales, contaminación de agua, suelo, aire y enfermedades emergentes que afectan todas las formas de vida, esta crisis ambiental que amenaza la humanidad, está generando inseguridad social, fragilidad económica, migraciones, desplazamientos humanos y conflictos por el acceso a los recursos. Es necesario controlar la devastación de los páramos y de los humedales, así como las acciones mineras en zonas de conservación del territorio nacional. No puede primar el interés económico y comercial sobre la importancia de esta protección y/o declaratoria de áreas protegidas”, afirmó el experto.

 

Deterioro amenazante

Las cifras sobre la riqueza de las especies de fauna y flora que presenta Colombia, tanto en su territorio continental como en el marino, la ubica en un lugar privilegiado entre los países más ricos del mundo entero. Pero de las 35.476 especies de fauna que viven en Colombia, 395 están amenazadas y de las 27.881 especies de plantas, 1.178 tienen la misma problemática.

 

El deterioro es creciente. Las cifras son contundentes. “De los 80 millones de hectáreas que la Ley 2 de 1959 estableció originalmente para su conservación a la fecha tan solo 65 millones siguen vigentes, es decir, que queda el 80% de bosques bajo esta categoría. Se han realizado cerca de 14 millones de hectáreas de sustracción y no se entiende porque aún continúan autorizando sustracción de áreas bajo protección y lo peor, bajo qué criterios se avalan estas solicitudes”, explica Andrade.

Además agrega que: “entre 1987 y 2002 la tasa de deforestación fue de 221.000 hectáreas al año y la perdida estimada es de 3.315.135 hectáreas en total del periodo. Es necesario controlar la devastación de los páramos y de los humedales, así como las acciones mineras en zonas de conservación del territorio nacional.”

Con las cifras anteriores no es exagerado decir que el actual panorama para las especies amenazadas en Colombia es desolador. Andrade asegura que el objetivo de su razón de ser como profesional es sensibilizar a la sociedad y promover acciones encaminadas a la conservación de las diferentes especies que tiene Colombia en su calidad de país mega diverso. EL NUEVO SIGLO comparte el objetivo y le presenta la siguiente guía para ser ciudadanos verdes.                                                                            

¿Cómo actuar?

 

1.     Cuando vaya de compras lea la etiqueta de los productos. Tenga cuidado con qué materia prima se fabrica, y en qué forma el proceso de manufacturación impacta al medio ambiente, si genera algún daño.

 

2.     Prefiera productos de empresas social y ambientalmente responsables. Es una buena forma de demostrarles a aquellas que no lo son todavía que ese es un aspecto importante para los consumidores. 

 

3.     Compra el contenido y no el envase. Por increíble que resulte la mayoría de las ocasiones se paga más por los empaques “bonitos” que se tiran directamente a la basura que por el contenido. 

 

4.     Recicle antes que comprar de nuevo. Muchas de las cosas que usted bota a la basura pueden volver a utilizarse de otras maneras y formas. Ser ambientalmente amigable es también ser creativo. Use la imaginación.

 

5.     Deje la dependencia por las bolsas plásticas. En la tienda de la esquina o en el supermercado hay quienes piden una bolsa para cada cosa y 30 minutos después todo ese plástico va a parar a una caneca de basura. Es mejor que lleve su propia bolsa de tela.

 

6.     Revise regularmente las instalaciones hidrosanitarias y equipos para detectar fugas.

 

7.     Cuide que las llaves del agua queden siempre bien cerradas después de usarlas e instale economizadores de agua.

 

8.     Báñese en el menor tiempo posible. Cierra la llave mientras se enjabona o afeita. Si es el caso coloque una cubeta para recoger el agua fría mientras sale la caliente; puede usarla para limpiar la casa, el auto o regar las plantas. Si su compromiso medio ambiental es alto, puede bañarse usando solamente el agua recolectada en un balde. Los expertos dicen que un humano puede asearse perfectamente con 20 litros de agua.

 

9.     Use un vaso de agua al cepillarse los dientes  Las estadísticas estiman que al no cerrar la llave mientras se lavas los dientes, se desperdician más de 7 litros de agua.

 

10.      No consuma compulsivamente. Asegúrese de que realmente necesita lo que va a comprar

 

 

*Casas bioclimáticas, iniciativa de vida

 

Varias poblaciones de zonas apartadas de la Costa Caribe fueron el escenario ideal para desarrollar un proyecto en el que se construyeron viviendas con características bioclimáticas, con la participación de la U.N. Sede Medellín. “Se buscaba conciliar los saberes locales respecto a los materiales y a la mano de obra, con procesos y materia prima de origen industrial, pues una de las filosofías del grupo es interpretar las dinámicas de cada contexto y combinarlas para lograr el mejor resultado posible”, expresa Sebastián Bedoya, arquitecto y líder del proyecto. 

Para su construcción, se utilizaron materiales como la tapia, el bahareque, piedras de canteras, fibras de tipo cañaflecha o extraídas de guadua, entre otros, ideales para lograr una vivienda que ofrezca condiciones de confort frente a factores como el sol, las corrientes de vientos predominantes y otras incidencias climáticas. 

 

Recomendaciones básicas como cerrar la llave cuando se lave los dientes, recoger el agua lluvia para regar las plantas de la casa y reciclar contribuye con la vida del Medio Ambiente./