Bolsas, hilos, globos: animales marinos mueren por su causa

/Getty Images

Un manatí se tragó tantas bolsas de plástico en Florida que se le produjo un bulto del tamaño de un melón en el estómago, otro en los intestinos y murió. Una cría de tortuga tenía sus frágiles intestinos perforados por múltiples fragmentos de plástico de unos pocos milímetros.



Estos son algunos de los casi 1.800 casos de tortugas y mamíferos marinos que han ingerido o han quedado enredados en objetos plásticos frente a las costas estadounidenses desde 2009, según un informe de la ONG Oceana que intenta describir el impacto de la contaminación plástica en la fauna marina del país durante la última década, a pesar del uso generalizado de prácticas de reciclaje.

Los objetos que los animales ingieren con mayor frecuencia son los hilos de pesca, los envases de alimentos, las bolsas de plástico, los globos y las lonas.

Las ataduras de plástico y los globos con cuerdas son los culpables más comunes de enredos de animales.

Más de 900 especies, incluidas aves y peces, se ven afectadas por el problema, muchas de las cuales están protegidas y en peligro de extinción, escribe Oceana en su estudio.

Para las tortugas y los mamíferos, las leyes requieren que las agencias públicas registren en bases de datos cada incidente observado, pero esta información no fue recopilada hasta que la ONG estadounidense hizo este relevamiento.

“Probablemente hay muchos más casos que fueron observados o registrados”, dijo la autora principal del estudio, Kimberly Warner, científica de Oceana.

La asociación pretende que el informe, aunque no exhaustivo, sirva de “catalizador” para cambiar el comportamiento de las personas.

De las tortugas que ingirieron plástico, el 20% eran bebés. “Inmediatamente después de romper sus caparazones, en su primer viaje al océano, ya están comiendo el plástico que se halla en nuestras playas”, afirmó Warner.



El bloqueo de los intestinos es la causa más común de muerte de estos animales, pues ya no pueden alimentarse.

O algún tipo de anillo de plástico envuelve su cuello y los asfixia a medida que crecen y “ya no pueden respirar”, dijo la científica. “Y a veces, el peso de los elementos en los que están atascados les impide salir a la superficie a respirar”.

Las fuentes de contaminación son difíciles de contabilizar al tratarse de residuos ligeros que vuelan en costas y playas, vertederos mal cerrados o residuos exportados por barco, parte de los cuales caen al mar.

La solución, sin duda, pasa por esas tres instancias y en primer lugar por reducir la dependencia del plástico. “Las empresas envasan todo en plástico”, lamentó la investigadora.

Ya otro informe de Oceana había advertido que la gravedad de la crisis mundial de desechos plásticos que está afectando a la vida silvestre marina no se comprende completamente, a pesar de décadas de investigación y de imágenes horribles de los vientres de ballenas llenos de plástico y una tortuga con una pajita alojada en la fosa nasal.

Los autores se centraron en las tortugas marinas y los mamíferos marinos por razones prácticas. Estos animales están protegidos por el gobierno federal, por lo que cuando se encuentran en peligro o se lavan muertos en una playa, los socorristas deben documentarlo. Al recopilar datos de agencias gubernamentales y organizaciones de vida marina en todo el país, los autores encontraron casi 1.800 casos de enredo o ingestión de plástico que afectaron a 40 especies desde 2009.

“Esta es la primera vez que miramos el problema desde una perspectiva estadounidense”, dijo Kimberly Warner, autora del informe y científica principal de Oceana. “Esto trae el problema a casa”.

En 2016, Estados Unidos produjo más desechos plásticos que cualquier otra nación, y más de ese plástico ingresó al océano de lo que se pensaba anteriormente de acuerdo con un estudio reciente. A partir de 2015, menos de una décima parte de los residuos plásticos acumulados en el mundo había sido reciclado.

El informe de Oceana encontró que en los casos reportados, el 90% de los animales habían ingerido plástico y el resto estaba enredado en él. Las necropsias mostraban a menudo que los animales habían muerto a causa de bloqueos o laceraciones. Otras veces, la ingestión de plástico puede simplemente haber debilitado al animal o no haber jugado ningún papel en su muerte. En general, en el 82 por ciento de los casos, los animales murieron.



Pero el informe también encontró que muchos más elementos sorprendentes causaron daños. A lo largo de la costa del Golfo, se encontraron bolsas de malla en las tripas de las tortugas marinas y también enredaban sus cuerpos.