La Ciénaga Grande inició su proceso de regeneración natural

Foto cortesía Corpomag

La Ciénaga Grande de Santa Marta inició su proceso de regeneración natural, debido a un mayor ingreso de agua dulce al sistema, tanto por los trabajos de dragado de los caños, como por el incremento de las precipitaciones durante el año pasado.

Así lo confirma el último informe del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras-Invemar- al reportar una disminución de la salinidad intersticial en todas las estaciones del complejo lagunar “A nivel de bosque de manglar, el 2018 evidenció que la salinidad intersticial disminuyó en todas las estaciones, lo cual podría estar asociado al aumento de los aportes de agua dulce derivados de los trabajos de dragado en el sector noroccidental del complejo y al aumento de las precipitaciones durante el segundo y tercer trimestre del año en mención”

Consecuente con los aumentos en el aporte de agua, se destaca el incremento en la densidad de base de la reproducción vegetal. “Se ha observado presencia de nuevas plántulas y propágulos, así como de renacientes que aportan a la regeneración natural del sistema, lo cual, resalta la necesidad fundamental de garantizar condiciones hidráulicas apropiadas en adelante, con el fin de favorecer su crecimiento y desarrollo”, señala el informe

El aumento acelerado de la regeneración natural de manglar en el complejo, también fue observable a través del análisis de coberturas realizado para el periodo 2017-2018, según el cual se evidenció un alto recambio de especies vegetales. Si bien la vegetación dulceacuícola observada en el momento (T. dominguensis, juncales, etc) constituye un factor de transformación de las coberturas del sistema, su presencia es característica de fases iniciales de sucesión vegetal y podrían facilitar el crecimiento y desarrollo de las especies de manglar predominantes del sistema lagunar.

En 2018, la Corporación ejecutó trabajos en los caños Renegado, en un trayecto de 12 Km, de donde se sustrajo material de sedimentación en cantidad de 253.434,89 m3 y se retiraron malezas acuáticas por el orden de los 89.671,10 metros cuadrados; también en el Caño Márquez, de donde se sustrajo 84.288, 36 metros cúbicos en material de sedimento en un trayecto de 12 kilómetros; Caño Aguas Negras, sector La Puente, se dragaron 102.256 metros cúbicos de sedimento en un trayecto de 2 kilómetros; Caño Clarín Nuevo, en donde se dragaron 71.545 metros cúbicos de sedimento en un trayecto de 2 kilómetros y los caños El Burro y El Salado, en donde se ejecutaron dragados en los kilómetros 12 y 34 y 35, respectivamente, retirándose allí 1.416.346,57 metros cúbicos de material de sedimento.

En el Caño Clarín, se construyeron canales laterales en forma de espina de pescado, por  medio de dragado mecánico para irrigar sectores hacia el interior de sectores defoliados. Esos trabajos se llevaron a cabo en el sector comprendido entre el Km 13 al Km 22, con el retiro de 25.163,50 metros cúbicos de material sedimentado.

Cabe destacar que los caños Renegado y Aguas Negras son los que más aportan agua y sedimento a la Ciénaga Grande de Santa Marta.

A finales del 2017 el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras “José Benito Vives De Andréis” Invemar, junto con la Corporación Autónoma Regional del Magdalena-CORPAMAG, identificaron que la mayor incertidumbre acerca de la dinámica actual de la Ciénaga Grande de Santa Marta radicaba en la falta de conocimiento sobre los flujos de agua actuales, debido al intrincado y complicado sistema de lagunas, ciénagas y caños que comprende el complejo lagunar.

Esto llevó, a través de un convenio entre las dos entidades, al inicio de la Fase II del estudio “Caracterización y diagnóstico topobatimétrico, sedimentológico e hidrológico de la CGSM” el cual comprende la implementación de modelos para el complejo lagunar, entre los que se incluyen modelos numéricos (hidráulico e hidrosedimentológico) y de balances (biogeoquímico).

Los resultados obtenidos hasta la fecha han permitido identificar que existe una heterogeneidad en cuanto a la dispersión de sedimentos vinculada con procesos hidrológicos y sedimentológicos. Así mismo, y apuntando a obtener información sobre la dinámica sedimentaria en la columna de agua, se ha realizado monitoreo con 10 trampas de sedimento, las cuales cubren gran parte de la Ciénaga, con las que se captura material cuantificable, que se produce tanto por procesos biogeoquímicos en la columna de agua y material que ha sido transportado a partir de las fuentes hídricas que alimentan el sistema lagunar y que se encuentran en suspensión, resuspensión y finalmente se depositan, así como por procesos fotosintéticos y de secuestro de CO2 respectivamente.