SIN CAMBIOS
¿Qué partidos tendrían mayorías en el CNE?

Foto El Nuevo Siglo
Esta entidad se elegirá a partir del mes de septiembre. Sin embargo aún hay voces que sostienen que debe existir una reforma a la entidad. La MOE recordó su propuesta de que organismo tenga una mayor independencia.

_________

Una de las tareas del Congreso este año es la elección del Consejo Nacional Electoral, que se debe llevar a cabo en septiembre. Para ello los partidos tendrán que realizar acuerdos.

El Consejo Nacional Electoral tendrá nueve miembros elegidos por el Congreso de la República en pleno, para un periodo institucional de cuatro años, mediante el Sistema de Cifra Repartidora, previa postulación de los partidos o movimientos políticos con personería jurídica o por coalición entre ellos. 

Sus miembros serán servidores públicos de dedicación exclusiva, tendrán las mismas calidades, inhabilidades, incompatibilidades y derechos de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y podrán ser reelegidos por una sola vez.La jurisdicción contencioso administrativa decidirá la acción de nulidad electoral en el término máximo de un año. En los casos de única instancia, según la ley, el término para decidir no podrá exceder de seis meses.

Representación

Una fuente le aseguró a este medio que la entidad electoral estaría conformada por 5 magistrados de los partidos fuertes y 4 de los minoritarios, adicionalmente el integrante del nuevo partido político de las Farc, pero con voz y sin voto. 

La fuente consultada señala que tiene la misma representación del Congreso. Será una composición parecida a la que hay ahora en el 2014, el Partido de La U obtuvo dos, el Partido Liberal dos, el Partido conservador 2, Centro Democrático uno, Cambio Radical uno. 

En la actualidad hay dos mayorías, Cambio Radical y el Centro Democrático.  Sostuvo que para elegir un magistrado se necesita tener 23 votos y a partir de esto se puede ver la votación de las plenarias.  

CNE actual 

Expresaron que se elige teniendo en cuenta la cifra repartidora. Los partidos minoritarios se tienen que ver si tienen un número superior a 23 votos para que garanticen la presencia de uno.  Pablo Julio Cruz Ocampo, quien se ha venido desempeñando como vocero de Voces de Paz en el Senado de la República, será el delegado de Farc en el Consejo Nacional Electoral.

Cinco de los nueve magistrados elegidos por el Congreso, llegaron en representación de la Unidad nacional; tres llegaron con el respaldo del Centro Democrático y el Partido conservador y uno, Armando Novoa –la voz crítica- llegó con el respaldo del Polo y la Alianza Verde. La opinión pública tiene la percepción de que el Consejo electoral es una entidad con una alta influencia de la política.

Dudas

La ética de esta sala ya ha sido puesta en duda numerosas veces. En el 2015 se decidió no investigar a la campaña de Óscar Iván Zuluaga, ni por supuestos excesos en los límites de gasto, ni por el giro de David Zuluaga al hacker Sepúlveda. La decisión la tomaron el entonces Presidente del Consejo Nacional, Emiliano Rivera (Partido Liberal), y el vicepresidente, Felipe García (Centro Democrático). 6 de los 9 miembros se opusieron a esta decisión, lo que generó un fuerte enfrentamiento al interior de la sala. Ahora, dos años después, el CNE estudia la posibilidad gracias a la ponencia del magistrado Carlos Camargo, de abrir una investigación contra Zuluaga. 

Elección del Consejo

La lista de los partidos de la Unidad Nacional se impuso y sacó seis magistrados y la plancha de la Alianza del conservatismo con el uribismo sacaron los restantes tres que conformarán el nuevo Consejo Nacional Electoral que se posesionará en septiembre. La primera plancha de la Unidad Nacional obtuvo 175 votos y está conformada por Luis Bernardo Franco del Partido de la U, Héctor Elí Rojas del Partido Liberal, Yolima Carrillo de Cambio Radical, Alexander Vega de la U, Emiliano Rivera del liberalismo y Armando Novoa de los partidos minoritarios, Polo, Alianza Verde, Mira y Mais. La Plancha del Centro Democrático y el conservatismo lograron 76 votos con Felipe García del Centro Democrático, Carlos Camargo conservador y Ángela Hernández conservadora. 

Hasta último momento la pelea se dio entre los pequeños partidos, por la representación en el Consejo Nacional Electoral.

Aún para la MOE sigue siendo importante una reforma en el Consejo Nacional Electoral. La independencia partidista y neutralidad son los dos principios sobre los que se basa la credibilidad de toda autoridad electoral en cuanto arbitro de los procesos comiciales. La MOE considera como un avance el que la postulación de los miembros del CNE provenga de la academia. Sin embargo, el que la elección a través del sistema de ternas quede en manos del Congreso de la República deja sin solución la carencia de independencia y neutralidad de la autoridad electoral.

“Es indispensable mantener una propuesta en la que no haya participación ni del Congreso de la República, ni de las organizaciones políticas en la postulación y elección de los miembros del CNE. Condición que se vuelve innegociable al mantener las funciones de vigilancia y control sobre las mismas organizaciones”, dijo Alejandra Barrios, Directora MOE.

En ese sentido, el Grupo de Interés sobre la Reforma Política (GIREPO) del que hacen parte la MOE y Transparencia por Colombia, han propuesto un esquema a consideración del Congreso sobre cómo solucionar dicho conflicto de interés:

Los decanos de las cinco facultades de derecho de universidades públicas y privadas que hayan obtenido los mejores resultados en el Examen de Estado de Calidad de la Educación Superior sea el panel nominador de los 9 candidatos a Consejeros del CNE.

El Congreso de la República en pleno con mayoría de dos terceras partes  de sus integrantes confirma cada uno de los nombramientos. De no ser confirmado el nombramiento de alguno de los consejeros, el panel nominador presentará al congreso un nuevo candidato (a), similar a procesos eleccionarios de altos dignatarios que existe en otros países.

Finalmente, es importante tener en cuenta que dentro de la propuesta no se concreta la manera en que se materializaría la participación de la mujer en la conformación del CNE. Por esta razón se recomienda exigir que al menos una tercera parte debe corresponder a personas de otro género.