Rastrean si hay magistrados en caso Bermeo

Archivo

Varios nombres de magistrados de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) estarían implicados en el caso de supuesto soborno para incidir en el proceso de extradición de ‘Jesús Santrich’, aseguró ayer el fiscal Néstor Humberto Martínez.

Sin embargo, Martínez precisó que la Fiscalía no ha compulsado copias porque no hay evidencias de cómo habrían podido incidir en el soborno, “aunque sí hay varios nombres de magistrados involucrados”, insistió.

Como lo publicó EL NUEVO SIGLO, el fiscal del caso dijo en la audiencia de imputación de cargos que el exfiscal de la JEP, Carlos Bermeo, “aseguró que podría retrasar el trámite tres meses más y que para eso contaba con la colaboración de un secretario” en la JEP, así como comunicación con un magistrado que tendría conocimiento de las actividades desarrolladas al interior de la justicia transicional. Este magistrado sería Jesús Ángel Bobadilla.

Ayer, Martínez expresó que el nombre del magistrado José Miller Hormiga se escucha en una grabación.

Tras la mención del fiscal Martínez, el magistrado Hormiga dijo que conoció a Bermeo “en la Universidad del Cauca siendo estudiantes de derecho”, pero aclaró que “no tengo con él relaciones personales, profesionales o políticas, salvo la condición de excompañeros de estudio”, agregando que la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP, a la que pertenece, no tiene ningún conocimiento de los trámites de extradición. En todo caso, el togado se puso a disposición de las autoridades, pues "no tengo nada que ocultar en mi vida".

Bermeo y otras cuatro personas fueron capturadas hace ocho días cuando recibía de un agente encubierto de la DEA parte de medio millón de dólares como anticipo de un pago de 2 millones de dólares, supuestamente para dilatar su caso en un proceso de extradición.

‘Santrich’

La primera reacción de la defensa de ‘Jesús Santrich’, tras la captura de Bermeo, fue alegar que nada tiene que ver con estos hechos.

Precisamente ayer en la audiencia de medida de aseguramiento a los cinco capturados el representante de la Procuraduría, Henry Bustos, indicó que no hay evidencia que vincule al desmovilizado de las Farc con este supuesto soborno.

El representante del Ministerio Público indicó que “hay que decir desde ya que en toda esta evidencia no se encuentra nada que permita vincular este tema” con el caso de ‘Santrich’.

Sobre el particular Bustos hizo referencia a los audios que mostró la Fiscalía como prueba en que se escucha al agente encubierto (de acento mexicano) y Bermeo.

“La fuente o el agente encubierto –porque no hay claridad de quién habla– pregunta insistentemente si participaron en eso”, señaló el procurador delegado para este caso, “y sobre eso no hay ninguna respuesta, ninguna. Bermeo responde con alusivas pero nunca dice sí”.

 

Le puede interesar: Objetar ley de JEP piden conservadores.

 

Igualmente Bustos manifestó otros interrogantes que según él hasta el momento no han sido resueltos por la Fiscalía. Rememoró que todo se originó con una carta de la DEA de Estados Unidos, donde se señala la existencia de una red que vendería información reservada. “Pero no hay claridad de cómo llegó el asunto de ‘Santrich’ al interior de este caso. ¿Cuál era el interés de la fuente en plantear ese tema, quién es la fuente y qué contactos previos tuvo?”, indicó.

Dijo también el representante del Ministerio Público que “esto se ha prestado para afectar a la JEP, y lo que hay es el comportamiento aislado de un funcionario”, insistió el procurador con relación a la actuación de Bermeo, a quien todo el país vio cuando guardó en su saco 40.000 dólares.

De otra parte, la Procuraduría controvirtió algunos de los cargos formulados a los implicados, indicando que “sí hay un concierto para delinquir, esa hipótesis de la Fiscalía es plausible”, pero que “no acierta la Fiscalía en la agravación que le da a ese cargo respecto al tema de narcotráfico”. Bustos indicó que lo único que hay sobre narcotráfico es “una breve conversación en la que se habla de un envío de 120 kilos, pero eso no da base para sostener que la organización se dedicaba a eso. Eso fue una mención y no es más que un hecho aislado”.

También hizo reparos por los cargos de concierto para delinquir, cohecho y tráfico de influencias formulados a Cristina Solarte (esposa de Bermeo) y a Yamit Prieto, conductor del exsenador Luis Alberto Gil.

Bustos dijo que en el caso del conductor su única participación fue estar en el lobby del hotel donde una mujer vino y dejó la maleta. “¿Acaso él sabía que esa maleta estaba llena de dólares fruto de un acto de corrupción en la justicia?”, preguntó el representante del Ministerio Público. Por ello pidió que esta persona no sea cobijada con medida de aseguramiento intramural.

En cuanto a la señora Solarte la Procuraduría coincidió en que tuvo una actuación dolosa porque toma el dinero que le entregó su esposo, no obstante dice que esto no prueba que ella hiciera parte de la organización criminal, eso solo señala que “no fue algo casual, que fue algo planeado”, y por ello solo sería cómplice del delito de cohecho, que da una pena de 40 meses y por tanto no implicaría ir a la cárcel.

La Fiscalía

El fiscal del caso negó que haya existido una provocación a Bermeo para delinquir por parte del agente encubierto.

“Los mismos hechos hablan por sí solos. Desde el inicio de los audios -grabaciones reveladas en la imputación- no advierte este delegado dónde puede haber una provocación de parte del agente encubierto y de la fuente. Inician hablando de un negocio que ya tenían planeado. Un negocio que se estaba concretando ese día”.

El fiscal del caso añadió que “tanto el agente encubierto, el uso de recursos de la Fiscalía, y la entrega controlada están amparadas por la ley. ¿Qué provocación hay en un delito que ya se estaba cometiendo desde antes?”.

Añadió que “ahí lo que se está hablando es nada menos que la concreción de un negocio que ya estaba. Es el mismo señor Villamizar quien en la conversación dice que él también hace otros negocios ilegales en los que le van a entregar dólares. Y a continuación se habla del fiscal de la JEP, y no lo dice el agente encubierto ni la fuente, sino el mismo Villamizar cuando dice que no se les pueden cambiar las reglas de juego ni a él ni al fiscal de la JEP”.

Señaló que en las pruebas el exfiscal de la JEP “acepta haber realizado actividades como la pérdida de la carta” en la que la JEP solicitaba a Estados Unidos  pruebas que respaldaran la solicitud de extradición de ‘Santrich’, quien está privado de la libertad desde abril pasado.

También dijo el fiscal del caso que Bermeo podía influir logrando dilatar el procedimiento dos meses y 15 días, además de aceptar “haber influido en servidores públicos para la extradición de ‘Santrich’”. Aseguró que “ofreció retardar ese proceso por al menos tres meses”, y que ya “había ejercido influencia sobre un secretario de la JEP, y un magistrado con el que estuvieron reunidos miembros de la organización”.