Devueltos a sus hábitat 61 individuos de fauna silvestre

/Corpocesar

La Corporación Autónoma Regional del Cesar (Corpocesar), llevó a cabo actividades de reforestación, liberación de fauna silvestre, campañas de limpieza, charlas educativas, pintura de murales, entre otras acciones, con la finalidad de regresarle vida a los ecosistemas del Cesar.

“Retornamos a su hábitat natural 61 individuos de fauna silvestre, luego cumplir satisfactoriamente un proceso de rehabilitación en el Centro de Atención, Valoración y Rehabilitación de Fauna y Flora Silvestre de Corpocesar (Cavffs); esta fauna procede de los diferentes eventos de decomisos, rescates, y entregas voluntarias realizados en el departamento del Cesar”, indicó Yolanda Martínez Manjarrez, directora encargada de Corpocesar.

Entre los individuos liberados se encuentran: 50 Tortuga Morrocoy (Chelonoidis carbonarius), especie categorizada como Vulnerable (VU) a nivel nacional y a nivel global, seis especímenes de Guacamaya Azulamarilla (Ara ararauna), la cual se encuentra categorizada en Preocupación Menor (LC) a nivel nacional y global, tres especímenes de Tucancillo collarejo (Pteroglossus torquatus), individuo que se encuentra categorizado en Preocupación Menor (LC) a nivel nacional y global y un Mapache (Procyon cancrivorus). La fauna fue liberada en áreas de reserva especial, en municipio de Pueblo Bello, sitios que presentan relictos de bosque seco tropical, con presencia de especies vegetales de gran tamaño, que mantienen continuidad entre la parte baja, media y alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, adicionalmente, este corredor brinda seguridad permanente, lo que minimiza la cacería de fauna silvestre en la zona.

Con la liberación de estas especies de fauna en esta zona, se potencializa la conservación de dichos grupos faunísticos que han sido de los más involucrados en actividades de tráfico ilegal de fauna silvestre en el departamento del Cesar, siendo el grupo de los Psittacidos (Guacamayas, Loras, Cotorras, Pericos, entre otros), el más afectado en actividades de tráfico, y las Tortugas terrestres, las de menor abundancia y distribución en vida silvestre, ya que su uso como mascotas y consumo alimenticio, han conllevado a la fragmentación de las poblaciones en el medio natural.



“Corpocesar busca a través de estas acciones, sensibilizar y educar a las comunidades rurales y urbanas; promover un cambio de actitud para que los ciudadanos ejerzan actividades de cuidado y protección de la fauna y la flora. De esta manera mejorar las condiciones de vida en la tierra”, resaltó el director de la Red de Fauna de Corpocesar, Pablo Lagares Ortega. 

Otras de las actividades realizadas en esta fecha memorable, fueron conversatorios y talleres en Valledupar; campañas de limpieza, mantenimiento y jornadas pedagógicas sobre la conservación de la fauna silvestre, germinación, planes de siembra y lombricultura, en el caño el Pital y el bosque el Agüil, en el municipio de Aguachica. Se llevaron a cabo siembras de árboles frutales y maderables en puntos estratégicos, en los municipios de Tamalameque, Becerril, La Jagua de Ibirico y Chimichagua; en el corregimiento de la Loma, se realizó pintura de murales alusivos al cuidado del medio ambiente. 

Las Naciones Unidas (ONU), ha hecho un llamado de atención ante la pérdida de los ecosistemas. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero han aumentado durante tres años consecutivos y el planeta está a un paso de un cambio climático potencialmente trágico, por tal motivo este año la ONU para el Día Mundial del Medio Ambiente, se centró en la restauración de ecosistemas con el lema: "Reimagina, recrea, restaura".

Restaurar los ecosistemas significa prevenir, detener y revertir; pasar de explotar la naturaleza a curarla. Para ello, y precisamente el sábado arrancó el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivo, desde la cima de las montañas hasta las profundidades del mar. “Solo con ecosistemas saludables podemos mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad.”, sostuvo la ONU.

Por ello, el Plan de Acción Institucional de Corpocesar 2020- 2023, denominado: Restauración Ecológica Integral del Cesar: “Por la Resiliencia Climática y la Sostenibilidad Económica Territorial”, ha sido reconocido como una de las Promesas Climáticas de Colombia por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, debido a que su mayor apuesta dentro de los programas y proyectos que lo componen están encaminados a desarrollar acciones de rehabilitación y recuperación de áreas disturbadas e instrumentos de planificación, con el fin de reducir la tasa de deforestación en la jurisdicción.