Choque por colombianos desalojados en Francia

Fotomontaje ENS

El senador Gustavo Petro, de Colombia Humana, se reunió con un grupo de colombianos que se encuentran durmiendo en un campamento improvisado en las calles de una localidad francesa y opinó que la Embajada de Colombia en ese país “no actúa”.

A finales de julio el grupo de colombianos fue desalojado de una fábrica abandonada en la localidad de Sain Ouen, en las cercanías de París.

“Más de 24.000 colombianos han pedido asilo en España. Centenares de miles de colombianos están saliendo del país en un éxodo invisibilizado. Aquí estoy con colombianos que la Policía de París desalojó a la fuerza y están en la calle con una Embajada que no actúa”, sostuvo.

El congresista solicitó al presidente Duque poner “las embajadas en función de las personas que están en el exterior”.

“Hacen en consulados y embajadas cócteles con los ricos. Y se olvidan de los pobres y de la gente que sufre en las calles. Eso no puede ser en una democracia. Duque: póngale atención a los desplazamientos masivos de colombianos y ponga las embajadas en función de las personas que están en el exterior”, insistió.

Y añadió: “Hay que lograr que el gobierno francés entregue, a través de sus políticas de alojamientos sociales, un hogar digno a los desplazados colombianos y latinoamericanos”.

En relación con las críticas de Petro, la embajadora de Colombia en Francia, Viviane Morales, defendió su gestión y relató la situación actual de los colombianos.

Según Morales, las personas llevaban tiempo viviendo en Francia de manera irregular. Algunos llevan más de un año y medio, y otros algunos meses.

Se trata, explicó a Blu Radio, de personas que llegaron hace rato, “no como dice Petro, que están recién llegados, sino que vienen por las facilidades que brindan, la exención de visado, trabajan en la limpieza, en construcción. Pero, París es una de las ciudades más caras del mundo y se quedan allí de manera irregular, lo que hace que no tengan la posibilidad de acceder a los dispositivos sociales del gobierno francés”.

“El grupo de colombianos, bolivianos, dominicanos, venezolanos había tomado posesión de un sitio abandonado para vivir a principios de año. Desde abril la Alcaldía les informó que debían abandonar el sitio porque iban a construir una escuela pública. Desde ese momento hubo un acompañamiento del Consulado”, sostuvo.

Morales explicó que el desalojo ocurrió “el 29 de julio e inmediatamente di la orden a funcionarios de la Embajada para que se desplazaran al lugar, no para tomarse fotos ni para explotar políticamente la difícil situación que atraviesan los colombianos, como lo hacen otros, sino para cumplir nuestra labor y conocer en qué situación estaban. Se les hizo la asistencia jurídica y social que corresponde”.

 

Petro

Colombianos están en la calle con una Embajada que no actúa

 

Morales