De Bogotá depende en gran parte la reactivación de economía nacional

Foto archivo Anadolu

Bogotá no baja los brazos. A pesar del fuerte impacto de la pandemia en la ciudad, que llevó a la quiebra de cientos de comercios y empresas así como a un alto desempleo y la disminución notable de sus ingresos, la reactivación económica está en plena marcha demostrando que esta urbe, con más de ocho millones de habitantes, puede crecer ayudando al país.



Aunque todas las ciudades colombianas son fundamentales para el desarrollo del país, en Bogotá se concentra una buena parte de la población nacional. De allí el dicho que si a la capital de la Nación le va bien, al resto de Colombia también.

De allí que es importante que a la par con las iniciativas de los gremios de la ciudad que este lunes lanzaron varias propuestas para mejorar la situación económica y sobre todo preservar y generar el empleo, varios indicadores ya muestran que, en medio de los problemas, las cosas están mejorando.

Por ejemplo, mientras las cifras del desempleo del total nacional fue 13,3% en noviembre pasado, con una mejora de 3,5% con respecto al mes de octubre 2020 (11,6%), para Bogotá, en el periodo septiembre-noviembre los resultados del mercado laboral exponen una ligera mejora en la ocupación, con respecto al periodo anterior pasando de 3,6 millones de ocupados en el periodo de agosto a octubre a 3,8 millones en último trimestre reportado, lo que representan 200 mil más personas ocupadas. Si bien la reactivación lenta de la economía ha ayudado a frenar la caída, aún está de los niveles que se tenían antes de la pandemia de la covid-19.

No en vano gremios como Acopi, que representa a las microempresas, señala que la principal acción es recuperar al 97% de estas firmas que conforman la estructura empresarial de Bogotá.

Desempleo

En materia de desempleo, en Bogotá para el trimestre septiembre-noviembre de 2020, la tasa fue 17,2%, lo que significó un aumento de 8 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo del 2019 (9,7%).

ens

No se debe olvidar que la capital del país aporta cerca del 27% del ingreso laboral generado en el país, aunque su participación en el valor del ingreso perdido asciende al 33%. Estos resultados contrastan ampliamente con lo encontrado para Medellín, en donde la pérdida de empleo e ingresos es menor que la contribución de esta ciudad al total de ocupados y de ingreso laboral.



Crecimiento

Respecto al crecimiento y en una visión anual, dados los fuertes impactos sobre la actividad productiva que se vieron a lo largo de 2020, se espera que el PIB de Bogotá haya caído alrededor de 6,4% en 2020, es decir, la economía bogotana se reduciría en $14,7 billones. Pero esta caída frente a lo que ese espera de la economía nacional es menor, pero es importante para el país. Desde Fedesarrollo, también se estima que la economía colombiana presentará una contracción cercana al 7,0%, en donde Bogotá le restaría 1,6 puntos porcentuales de crecimiento al país.

El PIB de la ciudad de Bogotá tiene un alto impacto no solamente a nivel local sino para toda Colombia. Para el tercer trimestre de 2020, el PIB de Bogotá, cayó 9,1% frente al tercer trimestre de 2019, lo cual demuestra la grave afectación económica de la ciudad. Si bien esta cifra representaba una mejoría en comparación con el segundo trimestre del 2020 el cual había caído 15,8%, la recuperación está nuevamente en riesgo por la segunda ola de contagios y los nuevos cierres que se están presenciando en este arranque del año.

Durante el año corrido de 2020, respecto al mismo periodo del año anterior, el Producto Interno Bruto presenta un decrecimiento de 8,2%.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia, solamente en el tercer trimestre de 2020, cayó 9%.

Martha Elena Delgado, directora de análisis macro y sectorial de Fedesarrollo, dice que las restricciones afectarán seguramente la creación de empleo, teniendo en cuenta el peso de la ciudad en el PIB nacional

Inflación

Por otra parte, respecto a la inflación, mientras en el total nacional el IC fue de 1,61%, Bogotá, por su parte, tuvo un aumento de 1,17%, donde el principal aporte positivo fue el de comidas fuera del hogar y el negativo fue el de matrículas de educación superior.



Resultado que se da por cuenta de que el valor agregado descendió 9% frente a 2019 y el valor de los impuestos (menos subvenciones sobre los productos) se contrajo 8,5 %.

Por otra parte, en este abanico de propuestas para la ciudad, el Observatorio para el Seguimiento de la Atención de la Emergencia y Reactivación Económica de Bogotá, conformado por la Andi, Anif, la Cámara de Comercio de Bogotá, Fedesarrolllo y ProBogotá Región, remitieron a la alcaldía varias iniciativas con el fin de enfrentar la segunda ola de la pandemia.

De acuerdo con el Observatorio, el Gobierno Distrital debe implementar estrategias de testeo, control y rastreo de contagios con el fin de construir cercos epidemiológicos efectivos y centrar los esfuerzos del sector salud en dichas poblaciones. El rastreo tiene que ser prioridad.

Consideran los empresarios que “la pandemia de la covid-19 y la estrategia de confinamiento para enfrentarlo ha generado la mayor pérdida de empresas y empleo formal en los últimos 10 años para la ciudad. Es necesario trabajar en estrategias que eviten las aglomeraciones, las reuniones familiares y las reuniones públicas de carácter social, y a su vez, generar las condiciones para que se pueda mantener de manera continua la operación reconociendo la importancia de la productividad para el bienestar de la sociedad”.

Indican que “la reactivación económica observada desde el tercer trimestre del 2020 se verá gravemente afectada por las medidas de restricción impuestas por las Autoridades Distritales en el primer trimestre del presente año”.



Señalan que la recuperación de empleos, su conservación y el crecimiento económico exigen de medidas concretas para apoyar al sector productivo ante la ausencia de posibilidad de realización de sus actividades propias.

Sostienen en su misiva a la Alcaldía que “el autocuidado es la única protección real y por esto desde el inicio de la pandemia se ha venido haciendo especial énfasis en la importancia de comunicar de manera estratégica todas las medidas que deben ser implementadas por los ciudadanos. Actualmente, el reto es reiterar los mensajes sobre el cuidado en casa que es donde ha habido más focos de contagio, pues este tipo de medidas son en las que la población más baja la guardia”.

Recursos

Con el cupo de endeudamiento que se le aprobó a la ciudad por $10,79 billones, hay recursos suficientes no solo para atender la pandemia, sino que se destinarán en particular a obras de los sectores de Salud, Educación, Desarrollo Económico, Movilidad, Seguridad y Hábitat, con las cuales se buscará impulsar el crecimiento económico y el bienestar de los capitalinos.

Entre las inversiones más relevantes figura la construcción de nuevos colegios en Bogotá y de las unidades de servicios de salud en Engativá. Estas últimas beneficiarán a los habitantes de esta localidad, así como a los de Suba y de municipios cercanos como Cota. Se destaca, igualmente, el aporte inicial para la cofinanciación de la segunda fase del Metro, el cable aéreo San Cristóbal y el mejoramiento de la red de ciclorrutas, entre otras.



De  otro lado está el “Plan Marshall de Bogotá”, que otorga alivios tributarios para la ciudadanía y las empresas más afectadas.

Este plan contiene medidas como el congelamiento del impuesto predial durante el 2021 para 2.6 millones de personas, alivios para empresas con descuento hasta del 25% en el Impuesto de Industria y Comercio (ICA) y exención parcial del predial durante 2021 para colegios, jardines infantiles y unidades de servicio del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.