Exdirectora del DAS, María Hurtado, podría recibir casa por cárcel

Foto AFP

Un concepto favorable para que María del Pilar Hurtado Afanador, exdirectora del extinto departamento Administrativo de Seguridad (DAS) tenga el beneficio de detención domiciliaria, dio este martes el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC).

Dicha decisión, estará en manos de un juez quinto de ejecución de penas de Bogotá, quien determinará si Hurtado es idónea para ese beneficio, teniendo en cuenta los argumentos presentados por su defensa para que la exfuncionaria reciba libertad condicional o casa por cárcel. 

Entre dichos documentos presentados por la defensa de Hurtado hay certificados de redención y resolución favorables de la condenada a 14 años de prisión por las llamadas 'chuzadas' realizadas a varios periodistas, magistrados y congresistas durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

“Otorgar resolución favorable al privado de la libertad Hurtado Afanador María del Pilar, para que el juez de Ejecución de Penas de Medida de Seguridad que vigila la pena, considere de acuerdo a sus facultades legales si le otorga o no el beneficio judicial de la libertad condicional”, se lee en uno de los apartes de dichos documentos. 

Cabe recordar que la exdirectora  fue condenada por concierto para delinquir agravado, violación ilícita de comunicaciones, abuso de autoridad, peculado por apropiación y falsedad ideológica en documento público.

Bajo sus órdenes, se hicieron seguimientos ilegales a magistrados de la Corte Suprema, a la exsenadora Medina; a los políticos opositores Piedad Córdoba y Gustavo Petro, exguerrillero y actual alcalde de Bogotá; y al periodista Daniel Coronell, según estableció la Corte Suprema.

No obstante, la pena contra Hurtado es menor a los 20 años solicitados por la Fiscalía, que ofreció una rebaja en la condena a cambio de colaboración.

Además, se había determinado que la exjefa de inteligencia tendría que purgar la pena en prisión luego que se mantuviera prófuga de la justicia colombiana, al asilarse durante cuatro años en Panamá, donde se entregó el 30 de octubre de 2015.