2 pericos, 1.851 gramos de carne y huevos de tortuga fueron incautados

Cortesía Secretaría de Ambiente

La Secretaría de Ambiente, la Policía Ambiental y Ecológica y el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal recuperaron, en la Terminal El Salitre, dos pericos bronceados e incautados además de 1.851 gramos de carne y huevos de tortuga hicotea.

“Consumir animales silvestres, traficarlos o tenerlos en nuestros hogares no solo es ilegal, sino que genera impactos negativos en los ecosistemas y, por supuesto, produce mucho sufrimiento a las especies que son víctimas de este delito. Por favor, no hagamos parte de esta cadena de dolor”, dijo ayer la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Las aves, que provenían de Puerto Berrío (Antioquia), fueron valoradas inicialmente por los profesionales de la Secretaría de Ambiente, quienes determinaron que estas presentan un alto grado de deshidratación y baja condición corporal.

Por su parte, la carne y los huevos de tortuga hicotea fueron incautadas a una persona que procedía del departamento de Magdalena. Se calcula que estos podrían pertenecer a tres especímenes.

Los pericos serán trasladados al nuevo Centro de Atención y Valoración de Flora y Fauna Silvestre del Distrito donde, con la ayuda de biólogos, veterinarios y zootecnistas, comenzarán su recuperación y rehabilitación para un posible retorno a su hábitat natural.


Relacionados: Descubren en la selva amazónica dos nuevas especies de búhos chillones


La actividad de control permitió la judicialización de dos personas por parte de la Policía Ambiental y Ecológica por el presunto delito de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables, que serán puestas a disposición de la Fiscalía General de la Nación para que continúe el respectivo proceso.

Este operativo forma parte de las acciones de vigilancia adelantadas por la Secretaría de Ambiente, en articulación con otras entidades, en terminales terrestres, el aeropuerto El Dorado y puestos de control en vías públicas para batallar contra el consumo, tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre durante la Semana Santa.

La Secretaría indicó que durante los días santos se incrementa este delito, debido al movimiento de viajeros por las diferentes regiones del país y algunas tradiciones que impactan los ecosistemas. Entre las especies más afectadas durante esta época se encuentran las tortugas y las iguanas, que son capturadas para el consumo de su carne y huevos, y los loros, monos y otros reptiles, que son extraídos de sus hábitats para ser tenidos como animales de compañía.

Entre el Domingo de Ramos, día en que empezó la Semana Santa, y el Sábado Santo, las autoridades ambientales incautaron en las terminales terrestres más de 2.700 gramos de carne y huevos de tortuga, y recuperaron dos loras reales.