‘El cubo’, una simbiosis de lenguajes teatrales y audiovisuales

Foto cortesía

El reconocido actor y dramaturgo Fabio Rubiano dirige El cubo: historias tridimensionales, una serie en la que se une lo teatral y lo audiovisual, entrelazando seis relatos, contados desde diferentes puntos de vista.

El 17 de este mes, en la plataforma RTVCPlay, se estrenará esta producción que cuenta con la actuación de un elenco de lujo, conformado por Marcela Valencia, Liliana Escobar, Juanita Cetina, Mauro Santos, Javier Riveros, Bernardo García, Jacques Toukhmanian, Cristina Umaña y Santiago Gómez.

¿Cuántas veces se ha afirmado que una misma historia puede tener diferentes significados dependiendo desde donde se mire? ¿Y qué tal si esa historia tiene que ver con la percepción sobre el poder, la honestidad, los valores y la moral? Pues, según El Cubo: historias tridimensionales, hay hasta seis posibles verdades en una misma situación.

Esto se puede confirmar a través de los destinos cruzados de Alba, José Carey, Marina, Félix Mercado, Elvira y Sales, los personajes protagónicos de esta experiencia digital, en la que el abuso, la manipulación, la doble vida y los secretos, llevarán al usuario a cuestionarse sobre sus ideas preconcebidas frente a diversas situaciones.

La producción se convierte en el proyecto de mayor envergadura entre los creados por RTVC en los últimos años: los 105 cortos audiovisuales con los que se cuenta para personalizar las historias y comprobar que la verdad no es una sola, lo confirman.

“Este tipo de nuevos espacios son de gran interés para RTVC, porque nos permiten explorar, innovar y tantear las fronteras de lo posible. El Cubo además de estimular la empatía, que tanta falta nos hace en el país, nos permite desarrollar la capacidad de ponernos en los zapatos del otro. Es una producción que mezcla la misión del Sistema de Medios Públicos, los recursos, la experiencia y la asesoría de un gran equipo”, afirma Álvaro García, gerente de RTVC.



 

Quien desee ‘armar’ este cubo encontrará tres modos narrativos e infinitas formas de navegarlo, pues sus historias no son lineales y no tienen final. El usuario empieza por seleccionar uno de los seis personajes, y posteriormente, uno de los tres modos narrativos: Cronológico, que arranca por la acción principal de cada personaje; Laberinto que permite saltar de un personaje a otro y de una historia a otra; o Reflexivo en el que se le harán preguntas que responderá según sus creencias o convicciones.

De acuerdo con el recorrido libre que decida realizar, el usuario podrá tener una postura según su ‘lógica’ o ‘sentido común’ frente a las situaciones que viven los personajes. La idea al final de la experiencia es que cada navegante se convierta en un personaje más, de acuerdo con la interpretación que haga de cada situación.

Juan Carlos Baquero, director de RTVCPlay y creador de la propuesta  original de El Cubo afirma que la idea es ofrecer a los colombianos un proyecto que los llevará a cuestionarse, a preguntarse, a cambiar de alguna manera a través de la experiencia, a volverse más empáticos. “Estoy seguro que esta historia y toda esta experiencia logrará que la gente se cuestione sus puntos de vista y vean que la realidad es muy compleja y no existen respuestas fáciles”.

Sobre la creación de El Cubo: historias tridimensionales, su escritor y director Fabio Rubiano cuenta detalles de la grabación que realizó un equipo de 40 personas durante mes y medio en el Teatro Petra. “Encerrados con todos los absolutos e insoportables protocolos, que al final lograron que nadie enfermara”.

¿Cuáles fueron los retos más grandes de este proyecto?

FABIO RUBIANO: La construcción de la historia, la elaboración de los personajes, la estructura dramatúrgica para que todo cruzara y, además, encontrar un lenguaje común entre el equipo audiovisual y el teatral. Fue muy complicado al comienzo, hasta que entendí que ellos tenían la razón: la narración tenía que ser audiovisual y desde ahí hubo una comunicación absoluta entre todos.



 

¿Cómo fue el trabajo en equipo?

FR: Siempre hubo admiración y respeto mutuo. Nosotros admirábamos la manera y la pericia que ellos tenían para manejar sus equipos y ellos admiraban cómo nosotros montábamos las escenas de una manera tan ágil, porque los actores y actrices del Teatro Petra son súper organizados. Fuimos un grupo muy concentrado ¡eso fue maravilloso!

¿Qué referencias tiene de otras producciones como esta?

FR: Arnau Gifreu quien ha participado en el montaje de piezas multimediales en América Latina y en Europa, siendo un experto a nivel mundial, dice que nunca había hecho una cosa así. No es la primera vez que se hace un ejercicio multimedia donde el espectador navega, pero no de esta envergadura y con este tamaño. Creo que no existía.

¿Qué reacción espera del público?

FR: No puedo hablar como equipo porque cada uno tiene unos intereses diferentes, pero yo espero que la gente se divierta, se encarrete y que haya reflexión y discusiones, porque la idea es precisamente esa, no tener una visión unificada, sino múltiples versiones, necesitamos hablar. Por otro lado, espero que haya más producciones como esta, la unión de lo teatral y lo audiovisual me tiene absolutamente feliz.