Lo que debe saber antes de comprar electrodomésticos

Foto cortesía

A pesar del impacto que tuvo la pandemia sobre los diferentes sectores de la economía nacional, el mercado de los electrodomésticos mantuvo un dinamismo relevante, tal como lo evidencia Euromonitor International en un reporte sobre el comportamiento de esta industria.

Según el informe, el canal retail de electrodomésticos movió un monto superior a los $3,3 billones en 2020 y proyecta para 2025 un crecimiento en ventas del 11%, para llegar a los $3,7 billones.

“Ese escenario favorable fue generado, en parte, por una preferencia del consumidor de destinar recursos en su hogar para mejorar las experiencias en el mismo, ya que ha sido el espacio en el que más tiempo han estado a raíz de la pandemia, de los confinamientos y demás medidas de seguridad. Dentro de ese panorama, los electrodomésticos se han convertido en productos prioritarios para las personas y esta será una tendencia que se mantendrá”, señala Iván Zepeda, vicepresidente de Mabe para la Región Andina.

Es por esto que para aquellos que piensan seguir en esta senda y renovar su hogar, o bien se mudan a otro espacio, Mabe plantea cinco aspectos esenciales para tener en cuenta a la hora de hacer la compra de los electrodomésticos y sacarle el mayor provecho:

  • Espacio y cantidad de personas

Es clave que a la hora de pensar en un electrodoméstico se contemplen las dimensiones del hogar, puesto que por ejemplo si se vive en un apartamento pequeño, hay productos que tienen unas medidas robustas que no van a tener el espacio suficiente y, quizás, no pase ni siquiera por la puerta de entrada.

A la par de esto, como los electrodomésticos son de vida útil larga, es importante considerar el número de persona que viven en el lugar. Si son pocos, probablemente no se necesite un producto con una capacidad de carga o almacenamiento grande, sino algo más pequeño.



  • Coherencia con los hábitos

Si se trata de una persona que destina mucho tiempo cocinando, intentando nuevas recetas y sea un amante del arte culinario, seguramente necesitará estufas, hornos y lavavajillas con funcionalidades y prestaciones importantes, que satisfagan esa necesidad. Si, por el contrario, se busca más practicidad, hay opciones también relevantes que le entregan valor agregado a ese tipo de consumidor.

  • Eficiencia

Según cálculos de Mabe, una persona puede gastar hasta 200 litros de agua por lavada, por lo que creó una innovación que permite reducir hasta un 76% el consumo en cada una de estas. Es decir, lo que una persona ahorra en un año, equivale a lo que se tomaría en 40 años.

Lo mismo pasa con el consumo energético. Hoy en día se tienen desarrollos que facilitan ahorrar hasta un 55% de energía y que incorporan patrones de funcionamiento inteligente y cómodos de usar, que les dan a los consumidores no solamente la opción de ser más conscientes del ahorro para la economía del hogar sino también, conscientes del impacto que sus decisiones de consumo tienen sobre el cuidado del planeta. Es por esto que es clave que, en el momento de realizar la compra, se lean las etiquetas que vienen en el electrodoméstico, se revise en detalle las especificaciones y se consulte al asesor, ya que estas innovaciones, además, le ayudarán a cuidar el bolsillo en cuanto a los servicios de energía y agua.

  • Posventa

Tenga cuenta todo lo relacionado con la garantía, centros de servicios, personal técnico disponible y suministro de repuestos. Es fundamental informarse bien con los representantes de la marca y conocer todos estos datos en detalle.

Se ha evidenciado que las personas tienden a no leer las instrucciones y manual de uso del electrodoméstico, lo cual es una gran equivocación ya que allí encuentra toda la guía para usar el producto de una manera adecuada, evitar errores, alargar su vida útil y sacarle el mayor provecho posible.

  • Precio

Si bien es importante que el costo sea favorable, se recomienda tener en cuenta la relación costo/beneficio, pues a veces por inclinarse más por el valor se puede estar adquiriendo un producto que a futuro no satisfaga la necesidad. Por ende, siempre hay que hacer un comparativo entra las diferentes alternativas dispuestas y revisar la calidad vs. el costo.