Mercados en Argentina desconfían de Fernández

AFP
La victoria del candidato peronista, ganador en las primarias del domingo, sacándole 15 puntos de diferencia a Macri, hizo que el peso che se desplomara y la bolsa retrocediera 30%
_________________________

EL PESO argentino se desplomó frente al dólar y la bolsa retrocedió 30% tras el revés de Mauricio Macri en las primarias del domingo, en las que el kirchnerista Alberto Fernández se perfiló como favorito para las presidenciales del 27 de octubre.

Abogado de 60 años, Fernández arrasó con 47% de los votos en las primarias del domingo y alejó casi definitivamente las posibilidades de reelección del liberal Mauricio Macri, quien quedó 15 puntos por debajo con 32%.

Lea también: El peronismo domina la política argentina desde todos los frentes

Las primarias, a las que concurrió el 75% de los 34 millones de electores, se convierten de hecho en una encuesta a escala real dos meses y medio antes de la primera vuelta presidencial del 27 de octubre, pues las candidaturas habían sido consensuadas de antemano y no hubo disputas internas.

Si se repite este resultado en octubre, Fernández puede ganar en primera vuelta, para lo cual es necesario obtener el 45% de los votos o 40% con una distancia de 10 puntos frente al segundo más votado.

“Fernández es evidentemente la mejor fórmula que pudo buscar Kirchner. No es una opinión, es un dato de la realidad. El resultado es abrumador”, dijo a la AFP el consultor Raúl Aragón.

Y además de abrumador, sorprendente. Solo en una ocasión anterior Fernández había acudido a una votación popular, en 2000, cuando fue elegido legislador de la ciudad de Buenos Aires.

Su desempeño más destacado fue como jefe de gabinete del ya fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y también de Cristina, en 2008, con quien rompió al cabo del primer año de gobierno, con declaraciones hirientes, en medio del enfrentamiento de la expresidenta con los propietarios del campo y de los grandes medios de comunicación. Ese episodio aparece ahora como una muestra de independencia.

“Fernández se le paró a Cristina Kirchner en 2008 y le renunció. Ella no lo pudo controlar entonces, mucho menos podrá ahora” desde la Vicepresidencia, en caso de que su fórmula resulte victoriosa, consideró Aragón.

La dupla permitió una unificación de la oposición peronista, disímil y fragmentada, y logró arrastrar el caudal de ella, la figura con mayor intención de voto en los sondeos, y neutralizar a la vez su rechazo, también el más fuerte.

Sus críticos consideran a Fernández camaleónico por haber acompañado a sectores ultraliberales, como el de Domingo Cavallo, y a los populistas de izquierda, como los Kirchner. En su defensa, Fernández ha dicho que se siente “un liberal de izquierda, un liberal progresista”.

“Creo en las libertades individuales y creo que el Estado tiene que estar presente para lo que el mercado requiera. Y soy un peronista. Estoy inaugurando la rama del liberalismo progresista peronista”, aseguró.

Incertidumbre en mercados

En la ‘city porteña’ la moneda abrió a 53 pesos pero rápidamente llegó a 60 por dólar estadounidense. Algunas casas de cambio apagaron sus pizarras donde la moneda había cerrado el viernes a 46,55 pesos por billete verde.

La incertidumbre también hizo temblar a la Bolsa de Buenos Aires, que el viernes había subido 8% en señal de optimismo, pero que en sus primeras dos horas de negocios perdió 30% con caídas de hasta el 46% para algunos títulos.

Macri se reunió a primera hora con el titular del Banco Central, Guido Sandleris, y tuvo una la reunión de gabinete habitual para seguir la evolución del mercado. El Banco Central ofreció una licitación por 50 millones de dólares para poner paños fríos al mercado.

La recesión, la inflación de 22% en el primer semestre, una de las más altas del mundo, y la pobreza que alcanza a 32% pesaron más que el rechazo a las denuncias por corrupción contra Kirchner, con varias causas abiertas y un juicio en marcha.

Debido a la crisis económica, el gobierno de Macri pactó un programa de ajuste con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 56.000 millones de dólares con vencimientos desde 2021.

“El Presidente tendría que estar abocándose a dar tranquilidad. Los mercados advierten que el Gobierno se metió en un escenario en donde no puede dar respuesta”, dijo Fernández a Radio 10.

Otros miembros del frente opositor pidieron responsabilidad al gobierno.

“Estamos empezando una nueva etapa, esperamos que el gobierno actúe con responsabilidad de acá a diciembre”, cuando deba asumir el nuevo gobierno, dijo Axel Kicillof, candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos, que encabezan Fernández y Kirchner.

Kicillof, exministro de Economía de Kirchner, arrasó en el distrito más poblado del país, donde consiguió el 49% de los votos frente al 32% de María Eugenia Vidal, actual gobernadora y principal espada política de Macri.

El gobierno atraviesa “su peor crisis política”, dijo el analista político Sergio Berensztein.

“Lo electoral ha pasado a tercer plano. Fue contundente la reacción de los mercados. Hoy todos los argentinos son más pobres, es el comienzo de un ajuste caótico que puede ser el fin”, apuntó.

Para el analista político Carlos Fara, el resultado dejó de manifiesto “que el gobierno perdió el apoyo de sectores clave de la sociedad”.

“El voto mostró una insatisfacción profunda con la situación económica, la angustia en la sociedad que sintió que el gobierno se había desconectado de la realidad y no estuvo a la altura para enfrentar los problemas”, dijo a la AFP.

El analista Rosendo Fraga sostuvo que las primarias fueron “un cachetazo de realidad al marketing político” de Macri que “quedó con bajísimas expectativas para octubre”.

“Es necesario un acuerdo de gobernabilidad. La gobernabilidad hoy en realidad es más importante que la campaña electoral. Cualquier alternativa de recuperar la confianza solo en el marco del oficialismo, no alcanzará”, dijo.