Productos esenciales, otro frente de ‘batalla’ en reforma tributaria

Foto freepik

A pocos días de que el Gobierno nacional radique ante el Congreso de la República el articulado de la nueva reforma tributaria, que bautizó como de proyecto de ‘Transformación Social Solidaria’, el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, ha insistido en que “95% de hogares paga IVA de 19% en más del 50% de la canasta familiar”.

Aunque el funcionario ha reiterado que productos básicos como carne, leche, pan o huevos no serán gravados, sí lo serán otros que considera “no esenciales en la alimentación”, como café, chocolate y azúcar.

Esta definición del funcionario ha dado pie no solo a la molestia de los gremios que se consideran afectados con la propuesta del Ejecutivo, sino que se ha prestado a toda suerte de interpretaciones sobre qué son exactamente los alimentos esenciales que forman parte de la canasta familiar.

Pues bien, en ese orden de ideas lo primero es decir que desde febrero de 2019 rige la más reciente actualización que realizó el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) de la canasta familiar, entendida como “el conjunto de bienes y servicios que son adquiridos de forma permanente por una familia típica en cuanto a composición (número de integrantes) y con unas condiciones económicas medias”, de acuerdo con la definición del Banco de la República.

Para el DANE, la canasta familiar se compone de 443 productos, un abanico de bienes y servicios que dista mucho de los 176 productos que la integraban a mediados del siglo pasado.

Y es que, obviamente, el mundo ha cambiado, y con él las necesidades de la población, los gustos de las personas y la modernización tecnológica.

También ha variado la cobertura de medición, pues antes se hacía en las principales de 24 ciudades del país, hoy son 38; ahora se incluyen los hogares unipersonales que antes no estaban contemplados en la Encuesta Nacional de Presupuestos de los Hogares.


Le puede interesarFMI extiende alivio de deuda para 28 países pobres y otras breves


Por ello el organismo de estadísticas actualiza cada diez años la canasta familiar.

Dicho lo anterior, hay que precisar que en todas las mediciones se considera que los alimentan constituyen más del 25% del gasto de un hogar promedio en Colombia, y casi un 50% adicional está representado por el arrendamiento y pago de servicios públicos.

De ahí que haya generado tal malestar la definición del viceministro Londoño de considerar al café, el azúcar y el cacao como “productos no esenciales en la alimentación”.

Estamos pensando llevar a discusión gravar el café, el azúcar y el chocolate de un 5% al 19%. Consideramos que es un producto de alto consumo más no básico en la alimentación", ha dicho el funcionario.

Pero otra cosa piensan los gremios de la producción, en especial de estos productos.

Azúcar, alimento esencial

Para la Asociación Nacional de Cultivadores de Caña de Azúcar este producto es un alimento esencial, forma parte de la canasta familiar y ha sido fundamental en la construcción del patrimonio nutricional de los hogares colombianos.

Incluso, advierte el gremio que tal condición de alimento esencial “ha sido reconocida por la propia Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que incluye el azúcar como uno de los cinco grupos de alimentos esenciales”.

En un comunicado, Asocaña sostiene que en la más reciente Encuesta Nacional de Situación Nutricional se señala dice que 94% de las familias incluye el azúcar en sus compras como alimento fundamental en la canasta familiar.

“Precisamente los hogares de ingresos bajos invierten cerca del 35% de sus ingresos en la compra de alimentos y son estas familias las que se verían más afectadas con el incremento anunciado en caso de ser aprobado. Un incremento del IVA aumentaría los precios al consumidor de azúcar en un 13%, una magnitud prácticamente proporcional al impuesto”, señalan los cultivadores de caña de azúcar


Le puede interesar: Inspiring Girls y BBVA, se unen para inspirar a las niñas colombianas


Aumenta costos de producción

Eduard Baquero, presidente de la Federación Nacional de Cacaoteros, ha dicho que de llegar a aprobarse el proyecto fiscal “el cobro del IVA a los insumos afectará al sector agropecuario en general, ya que se aumentarían los costos de producción incluyendo dentro de ellos, el subsector cacaotero”.

Lo más preocupante, dice el dirigente gremial, es que de gravarse los productos que hoy están exentos, “se afectaría de forma directa el ingreso de 52.000 familias cacaocultoras en Colombia. El grano del cacao seco hoy está exento del IVA, el chocolate tiene un 5% del IVA, si esto se llegara a incrementar a un 19%, los productores se encontrarían muy desestimulados”.

Tomémonos un tinto…

Por su parte, Roberto Vélez, Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, consideró que de gravarse el grano como pretende el Gobierno, será un golpe “muy duro para los más de 500 mil caficultores del país”.

“Vemos con extrañeza que no se vea el café y el chocolate como alimentos básicos, en la medida en que son las bebidas tradicionales para el desayuno en todos los estratos”, dijo Vélez en varias entrevistas.

Para el dirigente cafetero, desde el sector se ha venido haciendo un “esfuerzo enorme para tratar de aumentar el consumo de nuestra bebida en Colombia. Un aumento de precios producto del incremento del IVA, traerá muy seguramente una disminución en las compras por parte de los consumidores”.

Afectaría al 94% de colombianos

Pero los mencionados no son los únicos dirigentes gremiales que han expresado su preocupación por el proyecto de ‘Transformación Social Solidaria’.

Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, sostiene que gravar los productos de la canasta familiar como el azúcar, la sal, o el chocolate “afectaría especialmente a la clase media del país” y por ello pidió que al Gobierno “reconsidere” su idea de modificar la estructura tributaria de los alimentos.


Le puede interesar: Duque espera debate “sano y rápido” sobre reforma tributaria


Subiría la energía

Fenalcarbón, el gremio que agrupa a las empresas productoras y distribuidoras de carbón y coque en el país, también se manifestó.

La preocupación de Carlos Cante, presidente del gremio, es que de aumentar el IVA a la producción de carbón podría incrementar el costo de la energía, incluido dentro de los servicios públicos esenciales.

Según Fenalcarbón, se generaría un sobrecosto de 33% por tonelada y aumentaría el precio de la energía en $18 el kilovatio.

El gravamen al carbón está contemplado dentro del paquete que ha socializado el Gobierno como el ‘impuesto verde’, aunque el impuesto al carbono existe hace cinco años a manera de impulso al cumplimiento de las metas ambientales que se ha trazado el país.

Así las cosas, sin que aún se conozca el verdadero alcance del proyecto de ‘Transformación Social Solidaria’, por ahora varios de los más importantes gremios de la producción han expresado sus reservas sobre el aumento de la tarifa del IVA, lo que se convierte en un indicador del viacrucis que tendrá que enfrentar la iniciativa gubernamental con la que pretende recaudar al menos $15 billones, vía IVA, de los $25 billones que aspira lograr con esta iniciativa.