Seis rutas naturales imperdibles para recorrer durante el año

Foto cortesía

Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca y La Rioja son las seis provincias argentinas que conforman la región norte de la República Argentina. Esta zona cuenta con múltiples opciones de rutas naturales.

Cabe resaltar que cifras de Inprotur señalan que los turistas colombianos se influencian por la importancia de la diversidad de la naturaleza y los paisajes. Por eso, conozca a continuación seis rutas imperdibles para recorrer este 2021:

1. Jujuy

Tal vez sea la provincia más colorida de toda la región. Su principal centro turístico es la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A lo largo de su recorrido, por la Ruta Nacional 9, el viajero se puede encontrar con obras prehispánicas como el Pucará de Tilcara, una de las localidades más visitadas por el turismo nacional e internacional.

Antes de llegar a Tilcara, en un corto desvío por la Ruta Nacional 52, asoma tímida e imponente al mismo tiempo Purmamarca. Este pueblo, ubicado dentro de la quebrada homónima, es una auténtica postal. Sus callecitas angostas, las ventas callejeras de telas y ponchos clásicos de la zona, y el majestuoso Cerro de los Siete Colores le otorgan un brillo inigualable. Desde aquí se puede ir a las Salinas Grandes, un increíble desierto de sal, a través de la fantástica Cuesta de Lipán. Es considerado el tercer salar más grande de Sudamérica y es aconsejable ir con calzado ligero bien cómodo y gafas de sol.

Imperdible: La Serranía del Hornocal, más conocida como el “Cerro de los 14 colores” debido a que por las erociones formadas por los vientos y las lluvias el cerro deja a la vista esta gama de tonalidades. 



2. Tucumán:

Una de las provincias más chicas geográficamente de todo el país, pero con una gran historia pues aquí fue donde se plantó la piedra fundacional que dio el paso hacia la independencia de todos los argentinos.

El turista recorre las calles que conservan los vestigios de una historia de lucha en un período colonial atravesado por guerras y una inmigración masiva que se ve reflejada hoy en su arquitectura, música, arte y gastronomía.

El Mollar, junto al Parque Los Menhires, el Dique La Angostura, Amaicha del Valle, pueblo que presenta 360 días de sol, y la Cuesta del Infiernillo son solo algunas de las propuestas magistrales de los mencionados Valles. Se puede visitar la provincia durante todo el año. El verano presenta altas temperaturas, pero la zona de los valles suele ser fresca. 

3. Salta:

Su lema es Tan linda que enamora. Y así es. La provincia salteña se ha posicionado como uno de los puntos turísticos más importantes de Argentina. Su hotelería, la gastronomía típica de la mano de sus entrañables empanadas y tamales deliciosos, la conectividad aérea y los distintos circuitos invitan al turista a vivir un momento único.

La ciudad de Salta representa un claro testimonio de la arquitectura colonial, con su propio sello que mezcla elegancia, luminosidad y modernismo. Sin dudas, este centro urbano está más que preparado para recibir todo tipo de eventos internacionales, como convenciones, congresos y espectáculos de primer nivel.

En dirección hacia el sur de la ciudad, por la Ruta Nacional 68, se levanta la Quebrada de las Conchas. Formaciones rocosas, diferentes tipos de colores y un anfiteatro natural componen este maravilloso camino que conduce a Cafayate.

5.  La Rioja: Cuando se habla de turismo en la provincia riojana, inmediatamente se piensa en el Parque Nacional Talampaya, una de las piezas argentinas declaradas Patrimonio de la Humanidad. He aquí la inmensidad de tierra colorada de antiguos sedimentos que cargan con 250 millones de años. Su recorrido es un espectáculo sin igual, similar al Gran Cañón del Colorado en Estados Unidos.

Sin embargo, Talampaya no es lo único. La capital provincial es un crisol de vestigios del pasado que conjugan perfecto con el presente. Todo aquel que llegue a estas tierras no podrá escapar de la exquisitez de la casa: el cabrito riojano, acompañado por una copa de vino torrontés.

6. Santiago del Estero

La provincia de “las aguas curativas” como le suelen llamar, es el lugar ideal para tener un merecido descanso y revitalizarse con las aguas termales de Río Hondo cargadas de minerales cuyas altas temperaturas oscilan entre los 30 y 85 grados centígrados.

Se considera que la ciudad de Santiago del Estero posee el centro termal más grande e importante de Argentina. Sus “aguas milagrosas” hicieron que sea uno de los destinos más visitados sobre todo por las personas mayores que padecen dolores corporales y necesitan tratamientos específicos. Así que todo turista que necesite un viaje para desestresarse, aquí encontrará la sanación que necesita para volver rejuvenecido.