Oposición radica otra reforma tributaria

Freepik

Pocas horas después de que el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, radicara el proyecto de reforma tributaria, al que el Gobierno le llama Ley de Inversión Social, el sector de la oposición en el Congreso  presentó su versión de la iniciativa, también orientada a recaudar más recursos para paliar el déficit fiscal y apalancar el financiamiento de las ayudas que entrega el Estado a la población más vulnerable en medio de la pandemia, sin embargo presenta importantes diferencias.

La iniciativa es impulsada por los representantes a la Cámara de la Alianza Verde, Wilmer Leal y León Fredy Muñoz, y que cuenta con la firma de 12 parlamentarios más de la oposición, entre los que se cuenta Gustavo Petro y María José Pizarro.

“Hemos venido insistiendo en la necesidad de que este país construya una reforma tributaria, pero una progresiva y justa. Que quienes más tienen aporten más para atender la difícil crisis social y económica que vivimos en las regiones”, explicó Leal.

Una de las diferencias en los proyectos es en el monto, pues mientras la oposición estima recaudar anual entre $11,7 billones y $14 billones; la Ley de Inversión Social del Gobierno nacional le apunta a $15,2 billones anuales.


Además lea: Desplante a Gustavo Bolívar distancia más a movimientos de Petro y Fajardo


Los dos proyectos concuerdan en aplicar una sobretasa al impuesto de renta al sector financiero, uno de los que más utilidades logra en el país, sin embargo mientras que el Gobierno la fija en un 3%, la contrarreforma dobla esta cifra.

También el proyecto de la oposición propone una retención a las utilidades de los dueños de las plataformas digitales, de tal forma que a las empresas extranjeras sería del 20%, en tanto que las nacionales pagarían un 5%.

Además la iniciativa de los opositores establece un impuesto al que denomina Saludable, que gravaría comestibles y bebidas ultraprocesadas, con lo que se pretende recaudar entre 1.5 y 2 billones de pesos anuales.

“En general propone gravar a las bebidas endulzadas artificialmente y comida chatarra en un 20 por ciento y los embutidos en un 10 por ciento”, manifestaron los congresistas.

La oposición propone además la eliminación y limitación de diferentes beneficios tributarios para que todas las empresas contribuyan en igualdad de condiciones.