Agua micelar, un cosmético necesario al servicio de la belleza

Foto cortesía

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el único que está expuesto directamente a agentes externos, especialmente durante esta época de vacaciones, viajes y exposición al aire libre.

Esta barrera del organismo requiere de un cuidado especial, pues es la encargada de proteger el interior del cuerpo humano del ambiente y los cambios climáticos. Agregar productos como el agua micelar a la rutina de cuidado de la piel, permite mantener la salubridad de la misma, garantizando su correcto funcionamiento.

Los expertos recomiendan lavar con frecuencia la piel del rostro, una de las zonas más expuestas y sensibles, para liberarla de las partículas de suciedad, grasa y maquillaje que la hacen parecer poco saludable. De esta forma, el agua micelar se ha posicionado como un paso clave para el cuidado de la piel gracias a su capacidad de eliminar la suciedad y lograr limpieza profunda de cara y cuello, incluidas las zonas más sensibles como el contorno de ojos, párpados, pestañas y labios, manteniendo la piel fresca y tonificada sin generar irritación.

“Las aguas micelares son soluciones líquidas de base acuosa compuestas por micelas, que son partículas diminutas formadas por dos polos: un hidrófilo, que tiene afinidad por el agua y el lipófido, con las grasas”, explica Lina Joya, responsable de Mercadeo para la línea de Cuidado del Hogar de BASF en Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú. “Cuando se pasa por la piel, las micelas atrapan los residuos grasos, el sudor, la polución, la suciedad y otras impurezas, dejándola completamente limpia, hidratada y fresca”, agrega la experta.



La producción de este tipo de soluciones responde a la necesidad de los consumidores por usar productos de limpieza cada vez más efectivos y que al tiempo sean suaves con la piel. A continuación, Joya presenta las cuatro características más relevantes del agua micelar:

1. Acción multifuncional: las aguas micelares como productos de limpieza, sirven para limpiar, desmaquillar y tonificar el rostro, así como dar suavidad. Todo en un solo producto y sin irritar la piel. 

“No es necesario usar otro tónico o loción para complementar la limpieza. Normalmente se utilizan en la mañana y en la noche, pero pueden usarse cuantas veces se necesite sin que generen alguna inflamación o picor”, dice Joya. 

2. Se pueden usar en cualquier tipo de piel: otra de las grandes ventajas de las aguas micelares es que son versátiles y sirven para cualquier tipo de piel, por su suavidad son útiles para pieles sensibles. “Por ejemplo, es una opción para cuidar la piel de los bebés, pues no es un producto agresivo”, agrega Joya. 

3. Son fáciles de usar: para aprovechar al máximo todos sus beneficios simplemente se debe impregnar en un algodón, que no absorbe el agua y se pasa por la piel dando pequeños toques.

4. Múltiples opciones en el mercado: debido al efecto positivo de las aguas micelares en la piel, cada vez más laboratorios como BASF están desarrollando nuevas formulaciones con alta efectividad para responder óptimamente a las necesidades e intereses de los consumidores. Entérese cómo ¡Todo es Cuestión de Química!, escuche el podcast de Joya y lea su Blog, donde podrá encontrar más beneficios y recomendaciones.