Prácticas en el hogar para mitigar efectos del calentamiento global 

Foto AFP

El calentamiento global es un fenómeno que no tiene reversa: el derretimiento de los polos y glaciares continuará pese a que se reduzcan las emisiones. Cada grado de incremento en la temperatura de la tierra supone un 7% más de precipitaciones y el aumento de la ocurrencia de olas de calor hasta 9,4 veces más que en el pasado, reveló recientemente el Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático (IPCC). 

De hecho, la contaminación atmosférica, producto del incremento de temperatura planetaria, es uno de los mayores riesgos para la salud, al ocasionar más de siete millones de muertes prematuras en el mundo por la exposición a partículas de aire contaminado, señaló la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

Colombia no es ajena a esta problemática: el Instituto Nacional de Salud indicó que 17.500 personas fallecieron a causa de elevados niveles de material particulado proveniente de los vehículos, residuos industriales y la contaminación del agua. 

“El calentamiento global tiene que ser una preocupación de todos los actores de la sociedad. Ciudadanos, gobiernos y empresas privadas debemos tomar acciones concretas para desacelerar su impacto. La humanidad depende de ello”, dijo Zandra Mantilla, gerente de Aseo de Triple A, empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo en Barranquilla y 14 municipios de la Costa Caribe. 

Por esta razón, iniciativas como la Alianza de biodiverciudades, conformada por 11 ciudades capitales del país, toman un papel relevante en el cambio de consciencia sobre los efectos del cambio climático.  

El proyecto consiste en crear un sistema de vigilancia ambiental para mejorar la disponibilidad de información de calidad de aire, y así, fortalecer las acciones de prevención y control de la contaminación atmosférica. 

“Unir esfuerzos desde el sector público-privado y fortalecer las campañas de transformación de hábitos en las personas son objetivos centrales. Es fundamental hacer pedagogía y motivar a las personas a seguir buenas prácticas en los hogares para hacer la diferencia y salvar al planeta”, agregó la directiva de Triple A. 

Para preservar la vida, ralentizar el calentamiento acelerado del planeta y mejorar la calidad del aire en las casas, barrios y comunidades hay que dar el primer paso. Poner en práctica alguno de los siguientes consejos garantizará un entorno más seguro y libre de contaminación: 

1Usar medios de transporte alternativos como la bicicleta o sistemas de transporte masivo: Al reemplazar el carro particular por la bicicleta o el bus, las vías principales se descongestionan en las ciudades, hay ahorro de dinero al dejar de comprar combustible, y al subir a una bicicleta se fortalece la salud al hacer ejercicio.  

2. No quemar las basuras: La revista Environmental Science and Technology, publicó un estudio en el cual revela que el material derivado de la quema de basuras genera polvo, cenizas, hollín y cemento; compuestos que son capaces de penetrar los pulmones y producir alergias, neumonía y cáncer de pulmón.  



3.  Cerrar la llave y ahorrar agua: Por un grifo abierto corren hasta 12 litros de agua por minuto. Es ideal que cerrarlo mientras se realiza lavado de manos, o el cepillado de los dientes.  

4. Ahorrar energía eléctrica: Cerrar bien la puerta de la nevera después de sacar un vaso de agua fría, puede disminuir el consumo de energía en un 20%.  

5. No usar aerosoles que contengan gases de efecto invernadero: Evite comprar los que contienen clorofluorocarbonos.  Estos representan peligro para la atmósfera, pues el gas que sale del espray logra subir hasta la estratósfera, donde se acumula, y destruye la capa de ozono.  

Consecuencias

Además de afectar la vida y salud humana, el efecto invernadero aparece como otro de los más severos efectos del calentamiento global. Los resultados de este fenómeno son el deshielo de los glaciares, inundación de ciudades costeras, migración de especies y huracanes más devastadores; lo que redunda en la escasez de alimentos y la propagación de enfermedades. 

Estas problemáticas globales se pueden revertir en forma progresiva al recortar las emisiones de gases que producen efecto invernadero. La clave puede hallarse en la sumatoria de iniciativas que se impulsen desde la sociedad civil y los aparatos productivos del país en distintos sectores económicos.           

“Apostamos al bienestar de la comunidad y a prestar un mejor servicio. Por ello, adquirimos compactadoras que funcionan con gas natural. El propósito es contribuir a la calidad del aire al evitar la emisión de 1.000 toneladas de CO2 al año, aproximadamente lo que equivale al trabajo de 71.430 árboles en el mismo periodo de tiempo”, agregó Mantilla.