Concejal Torrado denuncia despilfarro en entidades del Distrito

Foto El Nuevo Siglo/Diana Rubiano

Tras una larga discusión en torno a si se debía llevar a cabo o no un debate de control político sobre austeridad en el gasto público del concejal del Partido de la U, Rubén Torrado, a raíz de una modificación en la orden del día para que se discutieran unos impedimentos relacionados con el Plan de Ordenamiento Territorial, el debate se dio y se centró en el despilfarro que hay en algunas entidades del Distrito.

“La mayoría de los funcionarios no entienden que los dineros públicos son sagrados y se tienen que respetar. Entonces ellos terminan usando los dineros públicos y las cajas menores para comprar comida. la Alcaldía se gasta más de $40.000 millones en arrendamientos y casi $20.000 millones en comunicaciones en un momento en que la ciudad está saliendo de una crisis económica y de una pandemia. Han dicho que no hay plata pero sí la hay para echarse flores”, sostuvo a EL NUEVO SIGLO el concejal Torrado, quien añadió que solo en fotógrafos son $1.200 millones los que se invierten para salir bien en redes sociales.

Adicionalmente, el concejal le aclaró a este Medio que todas las denuncias que hizo se sacaron de “derechos de petición con la proposición. Es de lo que me entregan ellos a mí: yo pedí cajas menores y me dieron cajas menores. Todo tiene soporte y todo lo que yo dije está soportado”, añadió.

Póster

Uno de los temas del debate estuvo relacionado con el pago que hizo la misma Alcaldía sobre unos afiches en donde se habría incurrido en un desprestigio al presidente Iván Duque, al exsenador Álvaro Uribe y a la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez. A este respecto, en el marco del debate, Torrado advirtió a la secretaria General, Margarita Barraquer, que con dineros públicos y con un fin abiertamente político se estaban financiando campañas de desprestigio de un grupo en particular.

Los afiches, a los que hace alusión el cabildante, hacen parte de un evento denominado “Negar es olvidar” liderado por el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación y son el resultado de un contrato que la Secretaría General de la Alcaldía Mayor suscribió con la empresa Strategy S.A.S., en agosto del año pasado por $594 millones con el propósito de generar todo tipo de piezas gráficas en diferentes formatos.

“A través de la Secretaría General hicieron dizque un concurso pero la realidad es que estaban haciendo cosas en contra de un partido político, de Álvaro Uribe, del presidente, invitando a la capucha. La Alcaldesa diciendo que los encapuchados son unos vándalos e invitando a la capucha. Se gastaron más de $20 millones para hacer ese tipo de póster y afiches. $20 millones serían tabletas para 20 niños de colegios públicos para poderse conectar y tener educación”, agregó Torrado.



Otros gastos

Por otra parte, el concejal de La U dejó al descubierto el despilfarro que existe en algunas entidades como en la Secretaría General en donde, con dineros públicos, altos funcionarios almuerzan ajiaco de $38.354, comen combo de tamal con almojábana de $19.714 y adornan sus espacios con flores exóticas de $77.350, $90.000 y hasta $238.000. También refirió que en la Secretaría de Planeación pagan los almuerzos con dineros de los bogotanos a $64.260.

Otros de los cuestionamientos fue la compra en la Secretaría General de cinco computadores MacBook Pro de $15 millones, así como el mal manejo que le dan a la caja menor en la Terminal de Transporte, entre otros.

Torrado recordó que estos gastos de caja menor, “innecesarios y absurdos”, están restringidos por la normativa vigente. “De acuerdo con el Decreto 492 de 2019 y el Decreto 192 de 2021: ‘Las entidades y organismos distritales deberán abstenerse de efectuar contrataciones o realizar gastos con los recursos de caja menor, para atender servicios de alimentación con destino a reuniones de trabajo’”, explicó.

Arrendamientos

En cuanto a los arriendos, el concejal presentó el listado de las entidades que más caro pagan el metro cuadrado, advirtiendo que muchas de estas no han hecho nada para buscar una nueva sede y reducir costos, más ahora en tiempos de pandemia cuando estuvieron por muchos meses vacías.

Finalmente, confirmó la denuncia que había hecho hace un mes sobre un presunto sobrecosto en el que incurrió la Secretaría de Seguridad en la compra de más de 121.000 combos de medio pollo asado que fueron pagados a $25.000 cada uno, ya que en tres contratos posteriores estos mismos fueron comprados en $10.741, $ 14.314 y $ 16.275.