El rebrote del caso Odebrecht en América Latina

Foto archivo El Nuevo Siglo

La posibilidad de un rebrote en América Latina del covid-19, ahora que parece que la pandemia empieza a ceder, no es el único repunte que preocupa en varios países. También hay otro nuevo ‘pico’ que tiene en alerta a varios gobiernos y dirigentes políticos. Se trata del nuevo frente de investigación del megaescándalo de corrupción originado en las maniobras ilícitas de la multinacional brasileña Odebrecht.

Estas nuevas pesquisas tienen en la mira no a funcionarios o exfuncionarios de mediano nivel, sino que apuntan a todo lo alto, especialmente expresidentes.

De un lado, el grupo de fiscales del caso 'Lava Jato' presentó en días pasados, una nueva denuncia contra el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, por el delito de blanqueo de capitales. Este hecho se suma a la confirmación de la condena de cárcel contra el exmandatario Rafael Correa del Ecuador, así como a los recientes señalamientos contra los expresidentes mexicanos Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

EL NUEVO SIGLO hace una radiografía de estos nuevos procesos que, además, tienen implicaciones políticas y electorales, sobre todo en los casos de Lula y Correa.

Brasil

La fiscalía encargada del caso en la capital carioca han argumentado que, a través de su fundación, Lula habría recibido entre diciembre de 2013 y marzo de 2014 donaciones irregulares por valor de unos 760.000 dólares, por parte del gigante Odebrecht, en perjuicio de la petrolera estatal Petrobras.

Además del antiguo mandatario brasileño, también han sido denunciados el que fuera su ministro de Hacienda, Antonio Palocci, y el presidente del Instituto Lula, Paulo Okamotto.

Lula en brazos

De acuerdo con estas investigaciones, fueron los propios Lula y Okamotto quienes pidieron a la constructora brasileña que utilizaran la fundación del expresidente para "disfrazar" estos pagos ilegales, razón por la cual las autoridades solicitan que ambos sean condenados a devolver los recursos, así como a reparar los daños morales y económicos que habrían causado al Estado.

Esta sería la cuarta causa a la que el exmandatario tendría que hace frente. En dos de ellas relacionadas con el caso de un apartamento que habría sido financiado por Odebrecht a cambio de favorecer a estas dos empresas en futuros contratos con la estatal Petrobras fue sentenciado en noviembre de 2019 a 17 años de prisión, aunque sólo cumplió 600 días de cárcel pues recuperó la libertad al verse beneficiado por una decisión del Tribunal Supremo, que consideró que la prisión para una persona condenada antes de agotar todos sus recursos judiciales es inconstitucional.

La tercera denuncia, por la que todavía no ha sido juzgado, está relacionada con las irregularidades que se habrían cometido en la licitación de unos terrenos para la construcción de la sede del Instituto Lula.

México

Por su parte el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, remitió el día el lunes al congreso de su país una solicitud para la convocatoria de un referéndum a nivel nacional para que los ciudadanos se pronuncien sobre si quieren que los cinco anteriores mandatarios puedan ser llevados a juicio.

El mandatario explicó que la solicitud se refiere a la posibilidad de procesar a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Enrique Peña Nieto.

La convocatoria de un referéndum en México se puede conseguir mediante la recolección de firmas de los ciudadanos, por iniciativa de los parlamentarios o del propio presidente del país, elevando ante el Senado una solicitud para eliminar el fuero que protege a los mandatarios para que no puedan ser procesados.

El exdirector de la petrolera estatal Pemex Emilio Lozoya señaló al expresidente Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón por formar parte de la red de corrupción con la que se habría beneficiado a Odebrecht

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) del presidente mexicano ha desplegado desde el pasado 30 de agosto una campaña por todo el país para recabar las firmas necesarias y en las últimas horas ha redoblado sus esfuerzos para conseguir las firmas necesarias.

Hace unas semanas, López Obrador ya avanzó su propuesta después de las declaraciones del que fuera director de la petrolera estatal Pemex Emilio Lozoya, quien señaló al expresidente Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón por formar parte de la red de corrupción con la que se habría beneficiado a Odebrecht a cambio de sumas millonarias.

El presidente mexicano ha mencionado que los cargos por los que los exmandatarios deben rendir cuentas ante la justicia incluyen acusaciones tan variadas y vagas como la de traición a la democracia en su papel en la elección de 2006 a Vicente Fox; a Ernesto Zedillo, por convertir la deuda de unos en deuda pública; a Salinas de Gortari por entregar empresas públicas a particulares y finalmente a Peña Nieto y Calderón por corrupción y a este último, además, por haber utilizado la fuerza para convertir al país en un cementerio.

Ecuador

Asimismo y como informó este diario en días pasados, la justicia de Ecuador confirmó, en última instancia, la condena a ocho años de cárcel contra el expresidente Rafael Correa por corrupción relacionada con la trama de Odebrecht, lo que significó su muerte política justo cuando aspira a participar a la vicepresidencia en los comicios de febrero próximo.

El tribunal de la suprema Corte Nacional de Justicia rechazó los recursos interpuestos por el exmandatario y ratificó la sentencia por cohecho" dictada en abril contra Correa y una decena de excolaboradores.

La sentencia estableció que Correa, quien vive en Bélgica desde el 2017 y fue juzgado “en ausencia”, y varios de sus excolaboradores recibieron sobornos a cambio de contratos con diversas empresas, entre las que fue mencionada la brasileña Odebrecht.

Vale mencionar que los actos relacionados con delitos de peculado, cohecho, concusión y enriquecimiento ilícito son imprescriptibles en Ecuador.

La justicia de Ecuador confirmó, en última instancia, la condena a ocho años de cárcel contra el expresidente Rafael Correa por corrupción relacionada con la trama de Odebrecht

Correa, quien afronta una treintena de juicios en Ecuador, ha afirmado que se considera un perseguido político de Moreno, su exvicepresidente entre 2007 y 2013 pero de quien se distanció tras la posesión del segundo y llevó a Correa a separarse del movimiento socialista Alianza País, en el gobierno desde hace más de una década.

Como se recordará Ecuador rompió este año, la negociación que mantenía con Odebrecht para obtener una reparación integral por sus actos de corrupción en el país, considerando que la constructora condicionara la reparación al país a que se le devolvieran unos 100 millones de dólares retenidos por orden judicial en el país.

Perú

En el país el caso Lava Jato, que involucra actos de corrupción por miles de millones de dólares durante, al menos, los últimos 15 años, ha salpicado a cuatro expresidentes peruanos, así como a la líder opositora Keiko Fujimori, hija del exmandatario.

Como se recordará esta semana la opositora Fujimori sorprendió defendiendo al presidente Martín Vizcarra, mencionado que no hay razones suficientes para destituirlo por un caso de celebración indebida de contratos y ocultamiento.

Keiko Fujimori cumplió 3 meses de cárcel de una condena de 36 después de haber sido encontrada culpable de recibir dineros de la constructora brasilera para su campaña a la presidencia.

Por otra parte en el marco de las investigaciones, el expresidente Pedro Pablo Kuczynski cumple una condena de prisión, con arresto domiciliario, de 36 meses por el delito de lavado de activos y como se recordará en 2019 se produjo el suicidio del expresidente Alan García, cuando la justicia peruana se prestaba a detenerlo por averiguaciones de corrupción.

Keiko Fujimori cumplió 3 meses de cárcel de una condena de 36 después de haber sido encontrada culpable de recibir dineros de la constructora brasilera para su campaña a la presidencia

El exmandatario Alejandro Toledo sigue prófugo de la justicia en Estados Unidos y el poder judicial peruano está a la espera de una respuesta al pedido de extradición que solicitó desde hace más de un año. El exjefe de Odebrecht en el país, Jorge Barata, explicó que Toledo había recibido 27 millones de dólares.

Finalmente el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia siguen siendo investigados por su vinculación en el caso y han tenido condenas de prisión preventiva.